La importancia de dormir bien para la buena salud

0
546
dormir bien
dormir bien

Gracias a la actividad que se produce mientras dormimos, nuestro cuerpo es capaz de reparar nuestro organismo, procesar la información y organizar los recuerdos obtenidos durante el día. Por eso, no dormir bien tiene efectos negativos sobre nuestra salud tanto física como mental, convirtiendo el sueño en un componente vital para el bienestar de las personas.

Reducir la tensión y estrés nos hará fortalecer nuestro sistema inmune

FASES

Cada fase se encarga de un descanso específico, ya sea mental, emocional, físico, etc. Por lo que, si alguna de estas fases se rompe, tu descanso no estará completo y tu día no será igual de productivo. Las fases por las que está compuesto el sueño son las siguientes:

  • Fase 1 y 2: comienza el ciclo del sueño donde se pierde la consciencia y el control del cuerpo. Tu cuerpo baja la guardia, se reduce la actividad cerebral y los ojos se mueven lentamente.
  • Fase 3 y 4: sueño profundo y eficaz.
  • Fase 5: más conocida como la fase REM, es cuando el cerebro se encuentra en su máxima actividad y los ojos se mueven en todas las direcciones.

BENEFICIOS DE DORMIR BIEN

Te hace estar más sano:

Nuestro sistema inmunitario emplea el tiempo de sueño para regenerarse, lo que le permite luchar con eficacia contra contra las toxinas y los gérmenes que de forma continua nos amenazan. Con un sistema inmunitario débil tenemos muchas menos posibilidades de superar con éxito las infecciones.

Reduce la depresión:

Cuando dormimos, el cuerpo se relaja y eso facilita la producción de melatonina y serotonina. Estas hormonas contrarrestan los efectos de las hormonas del estrés (adrenalina y cortisol) y nos ayudan a ser más felices y emocionalmente más fuertes. La falta de sueño provoca una liberación aumentada y sostenida de las hormonas del estrés.

Ayuda a perder peso:

La falta de sueño hace que los adipocitos (células grasas) liberen menos leptina, la hormona supresora del apetito. El insomnio provoca, además, que el estómago libere más grelina (la hormona del apetito). Ambas acciones hacen que dormir poco se asocie a la obesidad.

Incrementa la creatividad:

Cuando el cerebro está descansado y la producción de hormonas está equilibrada, la memoria funciona a la perfección. Eso hace que la imaginación sea más potente y nosotros, más creativos.

Mejora la memoria:

Dormir fortalece las conexiones neuronales. Durante la fase REM del sueño, el hipocampo, el almacén de nuestra memoria, se restaura, transformando la memoria a corto plazo en memoria a largo plazo.

Protege el corazón:

El insomnio aumenta los niveles en sangre de las hormonas del estrés, lo que aumenta la tensión arterial y la frecuencia cardíaca. Otros estudios también ligan el insomnio a tener el colesterol más alto.

CONSECUENCIAS DE DORMIR MAL

La falta de sueño o dormir mal puede convertirse en el mayor enemigo de la salud de las personas. Al margen de efectos negativos como el agotamiento, cambios de humor, irritación, estrés, ansiedad, desánimo o la falta de energía, la evidencia científica ha demostrado que la falta de sueño también afecta a las hormonas de crecimiento y del estrés, el sistema inmunológico, el apetito, la respiración, la presión arterial y la salud cardiovascular.

Una mala calidad del sueño también afecta los procesos cognitivos activos como la planificación, el afrontamiento y la resolución de problemas. Además, puede causar pérdidas de tejido cerebral, envejecimiento prematuro, debilitar el sistema de defensas del cuerpo e incluso podría estar relacionado con un mayor riesgo de formación de tumores cancerosos.

CÓMO DORMIR BIEN

Controlar el dolor:

Controlar los dolores menores con productos de venta libre puede ayudar a eliminar una de las dificultades para tener una buena noche de descanso al aliviar tu malestar y ayudarte a conciliar el sueño.

Descansa y relájate:

Trata de tomarte un tiempo para relajar la mente y resolver tus preocupaciones antes de irte a dormir por la noche. Podrías intentar anotar tus pensamientos en un diario o tomarte un tiempo para meditar.

Algunas personas descubren que prepararse para el día siguiente y establecer sus prioridades con anticipación también las ayuda a aliviar el estrés y la ansiedad. Esto es especialmente útil si la falta de sueño contribuye a la depresión u otros problemas de salud mental.

Establece un horario de sueño:

Esto significa acostarte y levantarte a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana. Si necesitas hacer alguna variación, trata de que no sea de más de una hora, tanto para acostarte como para levantarte. Si todavía estás despierto 20 minutos después de acostarte, intenta levantarte y hacer algo relajante como meditar, leer o escuchar música suave o un podcast especial para dormir. Vuelve a la cama cuando comiences a sentirte cansado de nuevo.

Controla tu dieta:

Es mejor que evites comer una comida demasiado abundante un par de horas antes de acostarte, ya que esto podría causarte malestar e indigestión y mantenerte despierto. Evita la cafeína, la nicotina y el alcohol en las horas anteriores a acostarte, ya que todas estas sustancias pueden estimular el cerebro y dificultar el sueño.

Ejercicio:

Realizar actividad física con regularidad puede ayudarte a dormir mejor, por lo que caminar, correr o andar en bicicleta todos los días, incluso si no vas al gimnasio, puede ser de gran ayuda.

Le puede interesar:

Conoce los tips para despertar temprano