La advertencia de Velasco a Bolivia

0
1998
Juan Velasco Alvarado
‘El Perú no se resignará jamás a la desmembración territorial que sufrió por la guerra de 1879 y lamentaría tener que recobrar de Bolivia lo que tenía que recobrar de Chile’”, advirtió Velasco a Bolivia.

Informe chileno de la previa y desarrollo de la operación peruana de recuperar Tarapacá

Crónicas de la frustrada invasión peruana de Chile hace 43 años

“Chile-Perú: una década de tensión. 1970-1979”, es un informe detallado escrito por la periodista chilena Patricia Arancibia sobre el episodio histórico que pudo cambiar el rumbo de nuestros días para 2 naciones que en 1879-1883 pelearon una guerra y en 1975 estuvieron a punto de retomarla.

“Paralelamente, la invitación a mediados de marzo a la asunción del mando presidencial del general Ernesto Geisel, en Brasil, permitió a Pinochet reunirse con su colega boliviano, Hugo Banzer.

“Arellano había dejado pavimentado el camino para este encuentro y hubo entendimiento y cordialidad entre ambos mandatarios, quienes emitieron una declaración que hacía constar la intención de reanudar las relaciones diplomáticas, interrumpidas desde 1962.
“El tema marítimo se puso sobre la mesa y se crearon las comisiones de estudio para abordar el problema con seriedad.

“El gobierno peruano no vio con buenos ojos este acercamiento y adelantándose a un posible arreglo, el presidente del Perú, general Juan Velasco, declaró que ‘Perú no podrá aceptar una salida al mar para Bolivia a través de territorios que le fueron arrebatados…
“‘El Perú no se resignará jamás a la desmembración territorial que sufrió por la guerra de 1879 y lamentaría tener que recobrar de Bolivia lo que tenía que recobrar de Chile’”.
“A pesar de esta notificación, las negociaciones siguieron adelante, mientras las Fuerzas Armadas aceleraban los aprestos militares.

“De hecho, en mayo de 1974 el general Pinochet aprobó, en primera instancia, un plan preparado por el Ejército para un ataque preventivo contra Perú.
“Era el general Forestier quien estaba más convencido de que debía atacarse primero, al estilo de los israelitas en 1967, porque de lo contrario ‘los huesos de nuestros soldados blanquearían el desierto’”.