Hombres no quieren que las mujeres tengan más de una pareja, a pesar que ellos sí la tienen

0
333
De pequeña, Muvumbi Ndzalama a menudo cuestionaba la tradición de la monogamia. Recuerda haberle preguntado a sus padres si se quedarían juntos por el resto de sus vidas.

El conflicto surge porque se estaría pensando en que las mujeres también puedan compartir su vida con más de una persona, así como los hombres tienen esa oportunidad

Cuando Muvumbi Ndzalama era pequeña debatía internamente acerca de la monogamia. Incluso le viene un pasaje a la mente donde le pregunta a sus padres si se quedarían juntos para siempre. Tener hombres en lugar de uno se ha vuelto un tabú en la sociedad, Ndzalama quita los prejuicios acerca de esa práctica.

“Sentía que la gente está destinada a ser estacional en nuestras vidas. Pero todo lo que me rodeaba, desde las películas hasta la iglesia local, predicaba la monogamia y nunca entendí el concepto”, cuenta a la BBC.

Sin embargo, Muvumbi, que ahora cuenta con 33 años se reconoce como una mujer poliamorosa y pansexual. Además, manifiesta que está creando un lugar seguro en Sudáfrica para las personas que no se sientan identificadas con la monogamia.

“Tengo una pareja ancla con la que estoy comprometida actualmente y con la que tengo hijos, y mi otra pareja está feliz por nosotros”, añade.

“No quiere casarse… pero en el futuro, imagino un matrimonio con más de una persona. Y como pansexual, me atraen las personas, sin importar su género”, explica.

¿Cuál es el problema?

Cabe recordar que Sudáfrica posee una de las constituciones más liberales del planeta. Abarca desde los matrimonios entre personas del mismo sexo hasta la poligamia para los hombres.

Sin embargo, ha surgido un conflicto debido a que se está pensando actualizar las leyes sobre el matrimonio, donde legalizarían la poliandria. Es decir, las mujeres podrían tener más de un marido al mismo tiempo.

Por esa razón, ha generado un estallido de protesta entre los sectores más conservadores.

“Esto destruirá la cultura africana. ¿Qué pasa con los hijos de esas personas? ¿Cómo sabrán su identidad?”, preguntó el empresario Musa Mseleku, quien tiene cuatro esposas.

“La mujer no puede ahora asumir el papel del hombre. Es inaudito. ¿Pagará ahora la mujer la lobola [el precio por una novia] por el hombre? ¿Se esperará que el hombre adopte su apellido?”.

En ese sentido, el líder del opositor Partido Demócrata Cristiano Africano (ACDP), el reverendo Kenneth Meshoe, dijo que “destruiría la sociedad”.

“Llegará un momento en que uno de los hombres dirá: ‘Pasas la mayor parte del tiempo con ese hombre y no conmigo’, y habrá un conflicto entre los dos hombres”, mencionó.