Hablando de homosexualidad en familia

0
444
Hablando con los hijos
Hablando con los hijos

El hecho de que un hijo o nieto se declare abiertamente homosexual puede ser demoledor para muchos, especialmente para quienes han recibido una educación conservadora y tradicional. Ante la noticia, puede que sea difícil controlar la primera reacción, pero la prueba mayor viene después, cuando se acepta el hecho pero no se sabe cómo conciliarlo con los valores de una familia.

No siempre es fácil aceptar la homosexualidad de un hijo o de una hija. Algunos padres no logran entender ni aceptar la homosexualidad y no vuelven a ver jamás a sus hijos. Otras parejas se separan porque la madre respalda a su hijo o hija y el padre no, o porque se culpan entre sí. Otros van a grupos de apoyo durante un tiempo, hasta que optan por amar incondicionalmente a ese ser al que le han dado vida.

La primera pregunta que suelen hacerse los papás al llegar al grupo es por qué, qué hicieron mal, si lo mimaron mucho, en el caso de los hombres; o si le exigieron demasiado, en el caso de las mujeres. Es fundamental dejar de formularse la siguiente pregunta: ¿si se hace o se nace homosexual?, y no buscar culpables.

Los padres se confrontan con sus creencias religiosas, sienten presión social, porque, ellos también tienen que salir del clóset y asumir que su hijo es homosexual, y eso no es sencillo y puede tener costos.

Qué hacer cuando un hijo se declara gay

¿Cómo enfrentar esta situación? Especialistas dan cinco consejos que pueden aplicarse dentro del marco de respeto a la individualidad y la unión familiar.

1. Evita el rechazo y apoya a tu hijo: Para quienes vienen de hogares con valores conservadores muy arraigados —e incluso machistas— se recomienda que valoren la valentía y la confianza que tuvo tu hijo al contarte de su orientación sexual y conversar con él o ella sobre el tema. Si aun así es difícil lograr cierto grado de aceptación, lo mejor es acudir a una terapia familiar.
2. No prestes atención al qué dirán: si bien muchas familias latinas apoyan a sus hijos gays, también tienen un temor permanente a que sean víctimas de estereotipos, estigmas, discriminación, acoso y hasta violencia, debido a su sexualidad.
En estos casos, antes de detenerte a pensar en lo que piensan los demás de tu hijo o nieto gay, entrégale todo el amor y la aceptación posible como familia. Hay suficiente incomprensión en el mundo de hoy, agrega, así que lo que realmente importa es poner en práctica ese amor que se tiene por los hijos, para evitar futuras reacciones negativas, como aislamiento o depresión.
3. Defiende la igualdad de condiciones: Como algunas puertas todavía se mantienen cerradas para los que tienen una orientación sexual distinta, la tarea es defender la equidad y la igualdad, Por eso es tan importante la búsqueda de un mundo donde los jóvenes de todas las orientaciones sexuales, expresiones e identidades de género reciban un trato igualitario.
4. Busca apoyo: Como padre o abuelo, puedes promover el bienestar del joven, así como mejorar su autoestima, dar un soporte social, y contribuir a un mejor estado de salud.
Howard aconseja que, luego de la impresión inicial, te propongas evolucionar en tu entendimiento de la situación y busques herramientas para ayudar al joven y cuidar de su salud física y emocional.
5. En tus manos está generar aceptación y respeto: Luego de que el hijo ha revelado a su familia que es gay, no hay razón para cambiar las rutinas. La inclinación sexual de la persona viene de tiempo atrás y haberla hecho pública no lo cambia en nada. De ahora en adelante la familia debe evitar cuestionar al joven, y en cambio apoyarlo en su búsqueda de igualdad en los distintos grupos sociales.