Evita las deudas para poder alcanzar tus metas

0
371
Deudas
Deudas

Las deudas no son necesariamente malas. Cuando están bien manejadas, nos permiten darle un impulso a nuestro bienestar económico y acercarnos a nuestras metas y sueños. Por ejemplo, cuando pides un crédito para la compra de una casa, esa deuda es una buena decisión porque la casa es un activo que se valoriza a lo largo del tiempo.

Existen tips para liquidar tus cuentas y liberarte al fin de tus pesadillas

Muchas veces la falta de liquidez nos hace caer en endeudamiento, esto puede tener diferentes causas: la falta de empleo, escasez de dinero, o porque nuestras deudas han rebasado nuestro salario, por eso es muy importante analizar cuánto se debe, salir de deudas se vuelve un tema complicado. Sin embargo, existen tips para liquidar tus cuentas y liberarte al fin de tus pesadillas.

RECOMENDACIONES

Tranquilízate:

Hay personas que acumulan grandes deudas y eso puede convertirse en una situación muy agobiante, pero si lo que quieres es salir de deudas, lo primero que debes hacer es tranquilizarte. Permanecer calmado te dará la claridad necesaria para pensar en la manera más efectiva de reducir tus deudas; así que, en lugar de preocuparte, arma un plan para eliminarlas.

Deja de acumular deudas:

Ya que se sabe la cantidad que se debe, es muy importante dejar de acumular más deudas. La eliminación de tarjetas de crédito y gastos innecesarios ayuda mucho, pero aun así es importante siempre tener en mente este fundamental concepto.

Busca un ingreso extra:

Hay varias formas de obtener dinero extra que te ayude a saldar las deudas. Puedes reunir las cosas que ya no usas para realizar una venta de garaje o por Internet, o puedes hacer una recaudación de fondos personales, es decir, busca a tus familiares y amigos para explicarles tu situación y solicita su ayuda para superar tus problemas. Si tienes la posibilidad, también puedes conseguir un trabajo de medio tiempo que te genere un ingreso extra.

Aceptar que se tienen deudas y dejar de evadirlas:

El primer paso para comenzar a pagar tus deudas es aceptar que las tienes y que debes salir de ellas. Parece obvio, pero hay muchas personas que evaden la realidad y quieren pretender que no pasa nada, que su situación económica es normal y las deudas no existen, cuando la realidad es todo lo contrario. El primer paso es aceptar que hay un problema, para después abrirse a nuevas posibilidades y tomar acción hacia la eliminación de deudas.

Mucha precaución con el uso de tarjetas de crédito:

Cuando se tienen tarjetas de crédito, es mucho más fácil estar expuesto a un gasto compulsivo e innecesario. El mejor consejo que podemos dar es intentar utilizarlas solo para cosas realmente necesarias. No olvidemos que el objetivo principal es eliminar deudas y no aumentarlas. Limitar la cantidad de dinero disponible es otra opción para no caer en una tentación que podría llevarnos a un callejón sin salida.

Anota todos tus gastos:

Ahora que ya sabes en qué vas a usar tu dinero del mes, es hora de empezar a gastarlo y de apuntar qué cosas o servicios estás adquiriendo con él. Esto te permitirá reconocer cuáles son tus ingresos y egresos mensuales, a fin de identificar qué gastos no eran realmente necesarios y cuáles podrías evitar el próximo mes.

Para hacer esto puedes usar uno de los tantos aplicativos de finanzas y hogar que se encuentran en las tiendas de descarga. De esta manera podrás tener esta información siempre al alcance de tu celular.

Establece un fondo de emergencias:

Una parte de tus ingresos dedícala a iniciar un fondo de emergencias, el cual te ayudará mucho cuando se presente algún tipo de situación inesperada. Ya sea un accidente, un choque automovilístico, un viaje inesperado o cualquier otra cosa que implique un fuerte gasto inesperado.

Cuando no tenemos fondo de emergencia, es muy normal que acumulemos deudas porque no tenemos dinero para pagar directamente. Es fundamental contar con un fondo de emergencias, no dudes en poco a poco ir acumulando parte de tus ingresos para dedicarlo a este fondo.

Aplica el efecto bola de nieve:

Una vez que ya no uses tus tarjetas de crédito y que tengas tu fondo de emergencias, es momento de atacar tu deuda. Para hacer esto, puedes seguir los siguientes pasos:

  • Ordena tus deudas de menor a mayor.
  • Asigna una cantidad de dinero al mes para pagar a cada una de ellas
  • Paga el mínimo para cada deuda excepto la menor de todas, a esta paga un poco más para ir saliendo de la menor a la mayor deuda.
  • Cualquier dinero que tengas disponible, utilízalo para seguir pagando la que menos balance tenga.
  • Cuando esa deuda se haya ido, sigue pagando las otras deudas con la misma cantidad y dedica más tu dinero a la que menos balance tenga, y así sucesivamente hasta quedar sin deuda.

Nunca pidas prestado para pagar deudas:

Muchas personas cometen este error y caen en un círculo vicioso difícil de romper. La mejor manera es alejarte lo que más puedas de nuevas deudas, y mucho más sin es con el fin de pagar otras.