El papa Francisco lamentó el intento de golpe de Estado en Brasil

0
55
papa Francisco
papa Francisco

El papa Francisco lamentó “las tensiones” y “violencias” en varios países del continente americano atenazados por crisis políticas, entre ellos Brasil, donde bolsonaristas invadieron el domingo sedes del poder.

El sumo pontífice tachó de “preocupante” el “debilitamiento de la democracia en muchas partes del mundo

Pienso en las numerosas crisis políticas en diversos países del continente americano, con su carga de tensiones y formas de violencia que agudizan los conflictos sociales”, declaró Francisco en un discurso ante el cuerpo diplomático.

“Pienso especialmente en lo que sucedió recientemente en Perú y en las últimas horas en Brasil”, añadió, palabras que no estaban en el discurso difundido con anterioridad.

El sumo pontífice tachó de “preocupante” el “debilitamiento, en muchas partes del mundo, de la democracia”.

El domingo, miles de bolsonaristas traspasaron las barreras policiales y asaltaron en Brasilia el Congreso, el palacio presidencial y la corte suprema, destrozando ventanas y vandalizando oficinas.

Las autoridades brasileñas iniciaron rápidamente sus investigaciones, y el presidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, que asumió el cargo el 1 de enero, prometió que “los golpistas” serán “castigados”.

miles de bolsonaristas traspasaron las barreras policiales y asaltaron en Brasilia el Congreso

CONDENA INTERNACIONAL

Desde Estados Unidos a China, pasando por la Unión Europea, Rusia y América Latina, numerosos países condenaron el asalto de simpatizantes del expresidente ultraderechista brasileño Jair Bolsonaro al Congreso, el Tribunal Supremo y el palacio presidencial, que algunos consideran un “intento de golpe de Estado” y “fascista”, y expresaron su apoyo inquebrantable al mandatario Luiz Inácio Lula da Silva.

 

3 ERRORES

 Alertas subestimadas, retraso en la movilización de tropas e indulgencia con el campamento de los bolsonaristas en Brasilia. Estos fueron los tres principales errores que expertos en seguridad pública señalaron y que, según ellos, habrían llevado a la invasión del Palacio del Planalto, el Congreso Nacional y el Supremo Tribunal Federal (STF). Los edificios son sede de los tres Poderes de la República.

El domingo, miles de simpatizantes del expresidente Jair Bolsonaro ocuparon la Explanada de los Ministerios, en la zona central de Brasilia y, desde allí, invadieron y destrozaron las instalaciones del Palacio del Planalto, el Congreso y el STF.

La invasión se produjo luego de varios llamamientos en redes sociales, como grupos de Whatsapp. Los invasores pedían el cierre del Congreso Nacional, la intervención militar y se mostraban en contra de la elección del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

 

  1. Alertas subestimadas

La posibilidad de invadir edificios públicos en la Explanada de los Ministerios y Plaza de los Tres Poderes, en la zona central de Brasilia, ya circulaba en los grupos de Whatsapp bolsonaristas desde hace al menos cuatro días.

Se hicieron varias llamadas en las redes sociales y la expectativa era que decenas de autobuses con simpatizantes de Bolsonaro llegaran a Brasilia el fin de semana.

Para el exsecretario de Seguridad Pública del Distrito Federal Arthur Rodrigues, hubo negligencia por parte de las fuerzas de seguridad locales en relación a la magnitud de las manifestaciones.

“Esta manifestación estaba prevista y era de conocimiento público. Desde hace mucho tiempo se sabía sobre la posibilidad de un motín. Claramente, el personal desplegado para atender esta manifestación no era compatible con el tamaño de la movilización”, dice el exsecretario.

 

  1. Retraso en el uso de la Fuerza Nacional

Otro elemento destacado por los especialistas fue el retraso en la movilización de efectivos de la Fuerza Nacional. El sábado, el ministro de Justicia, Flávio Dino, anunció que autorizó el uso de la fuerza para garantizar la seguridad en el área de la Explanada de los Ministerios debido a las protestas convocadas por los bolsonaristas.

“Además de todas las fuerzas federales disponibles en Brasilia, y la acción constitucional del Gobierno del Distrito Federal, en los próximos días contaremos con la ayuda de la Fuerza Nacional”, escribió Dino en Twitter. “Ahora he firmado una orden que autoriza la acción, ante las amenazas contra la democracia”, agregó.

El pronóstico inicial era que la manifestación más fuerte tendría lugar el lunes 9 de enero. La autorización que dio Dino preveía el despliegue de efectivos de la Fuerza Nacional entre el sábado y el lunes.

En opinión del expolicía civil, politólogo y miembro del FBSP, Guaracy Mingardi, hubo un retraso en el uso de la Fuerza. “El gobierno federal tardó en movilizar a la Fuerza Nacional. Los agentes de esta fuerza, que está integrada por policías militares de todo el país, deberían haber sido reunidos antes y puestos en espera. Todavía es muy temprano para evaluar, pero creo que pudo haber faltado agilidad en esta movilización”, indicó Mingardi.

Arthur Rodrigues, a su vez, considera que la convocatoria de la Fuerza Nacional puede haber tenido un efecto colateral en relación al objetivo final del gobierno federal, que era garantizar la seguridad de la Explanada de los Ministerios.

“El uso de la Fuerza Nacional fue inocuo porque alivió, en cierta medida, la responsabilidad del gobierno del Distrito Federal de garantizar la seguridad en la región, y la colocó en el regazo del gobierno federal. La policía militar está acostumbrada a actuar en esa región”, señaló Rodrigues.

 

  1. Indulgencia con el campamento y militantes bolsonaristas

Otro punto señalado por especialistas que pudo haber contribuido a la magnitud de los hechos de el domingo fue la supuesta indulgencia de las autoridades con el campamento de los bolsonaristas frente al Cuartel General del Ejército y con los militantes violentos que participaron en actos de vandalismo en las últimas semanas.