El camino de Argentina en el Mundial y la primera Copa del Mundo de Messi

0
113

A pesar de que muchos países sudamericanos en esta ocasión se quedaron sin ir al mundial, una gran parte de los habitantes del continente apoyaron durante todo el torneo a los equipos del continente americano. Este año, la CONCACAF solo llevó 4 equipos al mundial: Estados Unidos, Costa Rica, México y Canadá, y de la CONMEBOL, solo estaban Argentina, Brasil, Ecuador y Uruguay. De todos ellos, Argentina no era el principal favorito. Ese puesto lo ocupaba Brasil, y después de Brasil estaba Argentina.

Durante el desarrollo del torneo, las tornas cambiaron rápidamente, gracias a que, aunque todos los equipos dieron lo mejor de sí en el campo de juego, Argentina destacó desde el principio.

Partidos de Argentina en el mundial

El primer partido que jugó la selección fue realmente una decepción para la hinchada. Se enfrentaron contra una Arabia Saudita que jugaba en un terreno para ellos conocido, mientras que para los albicelestes el terreno era nuevo. Además de esto, los saudís jugaron con fuerza y determinación y terminaron llevándose el primer partido con 2 a 1. Posteriormente, la selección se enfrentaría a México, un rival grandemente conocido para la selección y vencieron con 2 a 0; la hinchada empezaba a recuperar la fe.

Con la victoria contra Polonia la selección aseguraría su puesto en octavos de final. Unos octavos en los que se enfrentaron a Australia, y lograron vencer con 2 a 1. Los ánimos en alto, y la confianza crecía. Las apuestas se pusieron también a su favor, incluso en las casas de apuestas deportivas en Perú y el resto de Latinoamérica los apoyos crecían a favor de Argentina. En cuartos se extinguieron los equipos de la CONMEBOL tras la eliminación de Brasil. Marruecos venció a Portugal: historia, primer país africano en llegar a semifinales.

Francia venció a Inglaterra, Croacia venció a Brasil: llegaron las semifinales. Tras un intenso partido, la Francia de Mbappe logró superar a Marruecos, quedándose con el 2 a 0, y Argentina vencía 3 a 0 a Croacia. Los finalistas estaban decididos: Francia contra Argentina.

La gran final

El equipo de Llorís se enfrentó contra el equipo de Messi, para muchos la final más emocionante de la historia de la FIFA, un verdadero choque de titanes. Messi abriría el marcador, al cobrar un penal, el 5.º cobrado por Argentina en la Copa. Poco después, Di María marcaría su primer gol en el torneo. Durante todo el primer tiempo, la superioridad de Argentina era evidente, los franceses se guardaban sus fuerzas. Mano de Montier, cobra Mbappé, primer gol para Francia en el segundo tiempo. Apenas unos segundos después, el Astro anotaría otro gol para Francia, el 2 a 2 se materializaba. Finalizó así el segundo tiempo.

Durante la primera mitad del tiempo extra Argentina flaqueó, pero Messi, como acostumbra, resucitó inesperadamente, disparando al arco en un aparente “Outside” que el VAR desacreditó. El 3 a 2 de Argentina. Otro Penalti para Francia, cobra Mbappé, otra vez empate. La selección atacaba ferozmente la puerta francesa, pero la defensa era infranqueable y Llorís era una muralla. Nadie se esperó un disparo sorpresivo al arco de los franceses, pero el “Dibu” Martínez, quien entregó el corazón en el arco, realizó una doble parada asombrosa, solo él vio la pelota volando a su arco. Si Dibu no hubiera parado ese disparo, Francia habría repetido su campeonato y Messi no habría tenido su copa mundial previa al posible retiro.

A penales. La tensión se sentía en el aire: iniciaba pateando Francia, anota Mbappé. 1 a 0 en penales. Cobra Messi, 1 a 1. El duelo de arqueros se recrudecía, y el verdadero héroe de Argentina mostró de qué estaba hecho. Dibu paró el penal de Coman y Tchouameni botó el balón a la derecha del arco. El resultado: 4 a 2 a favor de Argentina. El campeón del mundo.

Un mundial que dejó marca

Una copa del mundo es un evento único para los futbolistas, y quienes lo viven, y ganan, no son capaces de contener la emoción, y quienes lo pierden, no pueden contener la frustración. La gloria futbolística, la copa, y los premios en efectivo fueron para los sonrientes jugadores de la selección argentina, tras 36 años sin haber saboreado tal victoria.