EE.UU. acelera autorización de vacunas contra la variante Ómicron

0
350
Ómicron
Ómicron

Un estudio preliminar realizado en Sudáfrica, donde se detectó la nueva variante del SARS-CoV-2, sugiere que, aunque su propagación sea más rápida, podría causar una enfermedad menos grave que sus predecesoras. Sin embargo, la administración de Joe Biden ya se prepara para acelerar la autorización de las vacunas COVID-19 renovadas y actualizadas para combatirla.

La FDA se prepara para evaluar rápidamente la seguridad y eficacia de los cambios en las actuales formulaciones

Los reguladores federales informaron que ya identificaron casos en 16 estados y que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ya está en conversaciones para la autorización para las vacunas renovadas, informó The Wall Street Journal.

Según se supo, los funcionarios de la agencia se reunieron con los fabricantes de vacunas y están trabajando para establecer pautas para el tipo de datos que se necesitarán para evaluar rápidamente la seguridad y eficacia de los cambios en las vacunas actuales.

La FDA actuará con rapidez y los CDC lo harán con rapidez”, dijo la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Rochelle Walensky, en el programa de ABC Esta semana con George Stephanopoulos, y agregó: “Todos los días escuchamos sobre más y más casos”.

En este contexto, se espera que la FDA autorice las formulaciones adicionales de COVID-19 de Pfizer Inc. y BioNTech SE para su uso en jóvenes de 16 y 17 años tan pronto como esta semana.

 

NUEVA VERSIÓN DE VACUNAS

Es que los laboratorios Pfizer y Johnson & Johnson (J&J) habían informado la semana pasada que comenzaron a trabajar en una nueva versión de sus vacunas anticovid dirigida específicamente a la variante ómicron, en caso de que las actuales no sean lo suficientemente eficaces.

Aún hay muchas cosas que se desconocen” en torno a la nueva variante, detectada por primera vez en Sudáfrica y considerada “preocupante”, había asegurado el director ejecutivo de la farmacéutica estadounidense Pfizer, Albert Bourla.

Sin embargo, los datos sobre la virulencia Ómicron aún son escasos: un pequeño estudio de personas hospitalizadas durante el brote actual de la variante en Sudáfrica encontró un patrón de enfermedad más leve que en oleadas anteriores de COVID-19.

Y aunque los autores y los científicos en general advirtieron que es demasiado pronto para decirlo, creen que la nueva cepa de rápida propagación es menos virulenta que sus predecesoras.

Sin embargo, algunos líderes de salud pública dicen que la aparente mayor transmisibilidad de la variante es preocupante porque sólo alrededor del 60% de la población de los EEUU está vacunada y hay algunos signos de que las vacunas actuales podrían no funcionar tan bien contra Ómicron.

Leer también [Finlandia: Ministra se disculpa por ir a discoteca pese a ser contacto de caso Covid-19]

BIDEN ANUNCIÓ MEDIDAS

Los funcionarios de la administración de Biden anunciaron la semana pasada una serie de medidas para combatir Ómicron, incluida una extensión del requisito de que los viajeros usen máscaras hasta mediados de marzo en aviones, autobuses y trenes, y en centros de transporte nacional como aeropuertos y terminales de autobuses interiores, en lugar de permitiendo que el requisito expire el 18 de enero como estaba previsto.

Asimismo, las multas seguirán duplicando sus niveles iniciales, con una multa mínima de 500 dólares por incumplimiento y hasta 3.000 por reincidencia.

Así las cosas, los funcionarios estadounidenses esperan saber más en la próxima semana o dos sobre la gravedad de los casos de Ómicron, ya que los datos disponibles hasta el momento proporcionaron una imagen aún incompleta de la variante.

Lo que está menos claro, dicen los científicos, es qué tan bien protegen las vacunas contra la infección y las enfermedades graves con Ómicron y si la variante es similar a las variantes anteriores en cuanto a la gravedad de la enfermedad que tiende a causar. Los científicos están trabajando para responder a esas preguntas en decenas de estudios en curso en todo el mundo.

Según consta en un informe publicado por el Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica, los médicos de un complejo hospitalario en Tshwane, en el centro del brote de Ómicron en la provincia sudafricana de Gauteng, dijeron que de 42 personas que recibieron tratamiento por COVID-19 el 2 de diciembre, el 70% no lo hizo. No necesitaron oxígeno para respirar normalmente y de los que lo hicieron, nueve sufrían de neumonía inducida por COVID-19 y los cuatro restantes estaban en oxígeno suplementario para condiciones subyacentes no relacionadas con COVID-19.

“Esta es una imagen que no se ha visto en oleadas anteriores”, dijo Fareed Abdullah, director de la Oficina de Investigación del SIDA y la TB del Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica y autor principal del informe. A lo largo de las oleadas anteriores en Sudáfrica, la mayoría de los que estaban en el hospital necesitaban oxígeno, tal como reconoció el especialista.

El informe mostró que, en general, el número relativamente bajo de casos graves y muertes por la nueva variante del SARS-CoV-2 “constituye una imagen muy diferente en comparación con el comienzo de las oleadas anteriores”, aunque dijo que tomaría más tiempo responder completamente a las preguntas sobre la gravedad de la enfermedad que causa Ómicron.