Demencia senil pasos para aminorar sus complicadas consecuencias

0
116
Adulto mayor
Adulto mayor

La demencia senil es un síndrome en el que el sujeto afectado va perdiendo sus capacidades cognitivas. Es un grupo de síntomas generados por diversas causas, todas ellas asociadas con cambios en el funcionamiento del sistema nervioso tal y como analizaremos más adelante.

El amor a su familiar aunado a vida saludable, harán que el paciente se sienta mucho mejor

 

CAUSAS

La demencia es causada por el daño o la pérdida de las células nerviosas y sus conexiones en el cerebro. En función del área del cerebro afectada por el daño, la demencia puede tener un impacto diferente en las personas y provocar diferentes síntomas.

Las demencias a menudo se agrupan por lo que tienen en común, como la proteína o proteínas depositadas en el cerebro o la parte del cerebro que se ve afectada. Algunas enfermedades se parecen a las demencias, como las que se producen por una reacción a medicamentos o deficiencias vitamínicas, y podrían mejorar con el tratamiento.

 

FACTORES DE RIESGO

Naturales:

Edad: El riesgo aumenta a medida que envejeces, especialmente después de los 65 años. Sin embargo, la demencia no es una parte normal del envejecimiento y puede ocurrir en personas más jóvenes.

Antecedentes familiares: Tener antecedentes familiares de demencia te pone en mayor riesgo de presentar la afección.

Por el estilo de vida que uno ha llevado:

  • No dieta y ejercicio
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Factores de riesgo cardiovascular.
  • Depresión
  • Diabetes
  • Apnea del sueño
  • Deficiencias vitamínicas y nutricionales

Le puede interesar [Comida entre los dientes: cómo librarte de forma segura y evitar el mal aliento]

SÍNTOMAS

Memoria: En una primera fase se puede confundir con pequeños despistes, pero poco a poco se van agravando. Por ejemplo, puede cocinar, pero luego se olvida de servir.

Lenguaje: se ve afectado, al principio por la dificultad de recordar el nombre de objetos, encontrar la palabra adecuada o mantener una conversación.

Pensamiento: se va dificultando con el tiempo, la capacidad de realizar cálculos o trabajar con situaciones complejas disminuye.

Cambios de personalidad: El paciente al principio tendrá cambios de conducta que en ocasiones serán inapropiadas, algunos rasgos de la personalidad se pueden agudizar llegando a causar problemas, como enfados, respuestas groseras, un afán desbordado por tener razón, etc.

Desorientación: Al principio, podrán tener la sensación de que se han perdido, pero enseguida reconocerán el lugar o recordarán donde van.

Tareas cotidianas: Son cada vez más complicadas de realizar. Necesitan ayuda para vestirse, calzarse, comer, ir al baño, etc.

Funciones motoras: La capacidad de moverse en el paciente con demencia se ve disminuida por la incapacidad de coordinar los movimientos que dificulta que se realicen y favorece la pérdida de musculatura y la atrofia.

Leer también [7 infusiones que ayudan a prevenir la demencia senil]

PREVENCIÓN

Mantén tu mente activa: Las actividades mentalmente estimulantes, como leer, resolver crucigramas o juegos de palabras, y la ejercitación de la memoria podrían retrasar la aparición de la demencia y disminuir sus efectos.

Realiza actividad física y social: La actividad física y la interacción social pueden retrasar la aparición de la demencia y reducir sus síntomas. Muévete más y procura hacer 150 minutos de ejercicio por semana.

Deja de fumar: Fumar en la edad madura o en la vejez aumenta el riesgo de padecer demencia y trastornos (vasculares) de los vasos sanguíneos. Dejar de fumar puede reducir los riesgos y mejorará la salud.

Consume la cantidad suficiente de vitaminas: Puedes obtener vitamina D a través de ciertos alimentos, ciertos suplementos y la exposición al sol. Se necesitan más estudios antes de recomendar un aumento en la ingesta de vitamina D para prevenir la demencia, pero es conveniente que te asegures de obtener la cantidad adecuada de vitamina D. También puede ser útil tomar diariamente una vitamina del complejo B y vitamina C.

Controla los factores de riesgo cardiovascular: Trata la presión arterial alta, el colesterol alto, la diabetes y el índice de masa corporal (IMC) alto. La presión arterial alta podría llevar a un mayor riesgo de padecer algunos tipos de demencia. Se necesita más investigación para determinar si el tratamiento de la hipertensión arterial puede reducir el riesgo de demencia.

Trata los trastornos de salud: Consulta al médico para recibir tratamiento si experimentas pérdida de audición, depresión o ansiedad.

Sigue una dieta saludable: Una dieta como la mediterránea, rica en frutas, verduras, granos enteros y ácidos grasos omega-3, que se encuentran comúnmente en ciertos pescados y en las nueces, podría promover la salud y reducir el riesgo de desarrollar demencia. Este tipo de dieta también mejora la salud cardiovascular, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de demencia.

Procura una buena calidad de sueño: Practica una buena higiene del sueño y consulta al médico si tienes ronquido fuerte o períodos en los que dejas de respirar o jadeas durante el sueño.