¡Chúpate los dedos con ravioles de calabaza!

0
236
ravioles de calabaza
ravioles de calabaza

PRUEBA ESTA VARIACIÓN PARA SORPRENDER A TU FAMILIA UN FIN DE SEMANA

Los ravioles, típicos en Italia, son un tipo de pasta rellena en su interior de carne, pescado, verduras o queso. Normalmente, su forma es cuadrada, pero hay diversas formas de prepararla. Los raviolis suelen acompañarse con salsas, como una salsa pomodoro, pesto, mantequilla, nata, e infinidad de salsas que darán el toque final a los raviolis. En esta oportunidad, vamos a preparar una receta de raviolis de calabaza, con un punto dulce y delicioso. ¡Una receta que te va a encantar!

 

Ingredientes:

  •  1 hoja de masa fresca para cocer (debe estar fría)
  •  150 gramos de queso ricotta
  •  300 gramos de calabaza pelada y limpia
  •  200 mililitros de crema de coco para cocinar o nata
  •  100 gramos de queso parmesano rallado
  •  50 gramos de quesos variados (4 quesos)
  •  1 pizca de orégano
  •  1 pizca de pimienta negra molida
  •  1 rama de albahaca fresca
  •  1 pellizco de nuez moscada en polvo
  •  1 pellizco de cebolla en polvo
  •  1 chorro de aceite de oliva
  •  sal al gusto

 

Preparación:

1 Ralla el queso parmesano y aplasta un poco el queso ricotta con un tenedor. Pica las hojas de la albahaca fresca. Asa en el horno la calabaza a pequeños trozos. Ponles un poco de aceite y sal y deja cocinar durante 25 minutos a 180 ºC. Remueve cada 10 minutos para que se haga bien por todos los lados.

2 Añade en una sartén un poco de aceite para rehogar la ricotta. Añade pimienta, parte de la albahaca y orégano, remueve a fuego bajo y forma una pasta espesa. Cuando veas que todos los ingredientes están integrados, retira del fuego.

3 Cuando esté asada la calabaza, este será el aspecto que obtendrá. Debe de estar tierna para poder aplastarla con facilidad, por eso no conviene que el horno tenga una temperatura demasiado alta, o quedará seca. Reserva, porque ahora vas a preparar la salsa para los raviolis de calabaza.

4 Vierte en una sartén la crema de coco o nata si lo deseas. Baja el fuego y añade nuez moscada, cebolla en polvo y el resto de albahaca fresca y picada que te queda, dale un punto de sal a la salsa. Si no tienes nata, puedes preparar la tuya propia siguiendo nuestra receta de crema de leche casera.

5 Remueve y, pasados tres minutos y con los ingredientes fusionados, añade los quesos. Continúa removiendo hasta que se funda y quede la crema lista, no conviene dejar cocer más tiempo del indicado para que no quede demasiado pastosa al entibiarse. ¡Reserva y ya tendrás la salsa para acompañar los raviolis de calabaza lista!

6 Prepara la pasta fresca para ir formando los raviolis. Intenta cortar la masa a cuadrados iguales y, sobre un papel de horno, déjalos de un tamaño de, aproximadamente, 5×5 cm. Ve rellenando con pequeñas raciones de queso y de calabaza. Ayúdate con un tenedor, pues será más sencillo agarrar las raciones. Deposita justo en el centro de la masa formando pequeños montículos.

7 Con sumo cuidado, deposita justo encima la capa de masa vacía para que empareje y puedas cerrar el ravioli, sella los bordes con un tenedor si no tienes otro tipo de utensilio dentado.

Una vez hayas terminado de montar cada pieza de ravioli, lleva al congelador por media hora, ten cuidado de que no queden muy juntos para evitar que se peguen unos con otros.

8 Mientras tanto, pon una olla amplia con abundante agua a hervir. Retira los raviolis y ve echando raciones pequeñas, deja cocer la pasta 6 minutos cada tanda sin tocarlos y saca para que escurran.

9 Vierte la salsa de crema en una fuente y deposita los raviolis de calabaza encima, será toda una delicia degustar este magnífico plato con unos sabores y aromas increíbles, además de sanos y caseros.

Leer también

¡A disfrutar de estos ravioles de pollo!