Chía: Reduce los niveles de colesterol y triglicéridos

0
71
Chía
Chía

La Chía (Salvia Hispanica L.) es una planta originaria de las zonas montañosas de Sur América de la que consumimos las semillas. Las semillas de Chía podemos decir que “están de moda”, aun así se sabe que hace 3500 años a.C. ya se utilizaban como alimento / medicamento.

Para una vida con calidad puedes consumir este producto natural muy beneficioso

PROPIEDADES Y BENEFICIOS

  • Como aporte importante de ácidos Omega 3, destaca por su valor como protector cardiovascular. Estos ácidos contribuyen a disminuir la viscosidad sanguínea y la agregación plaquetaria.
  • Se destina a reducir los niveles de colesterol LDL y de triglicéridos en sangre y a prevenir los accidentes vasculares. Disminuye las lipoproteínas LDL (colesterol malo) y aumenta las HDL (colesterol bueno).
  • La chía supone un apoyo para controlar la tensión arterial y para mantenerla en niveles normales.
  • Se le atribuye un ligero efecto hipoglucemiante y se ha indicado como complemento dietético para diabéticos.
  • Por su efecto demulcente y antiinflamatorio, se indica en caso de irritación gástrica, gastritis y cólicos.
  • Ejerce un suave efecto diurético y depurativo, ayuda a prevenir la retención de líquidos y las infecciones en las vías urinarias, como la cistitis.
  • Se considera coadyuvante en tratamientos para perder peso. La toma de semillas de chía, dejadas en reposo en agua, te aportan una clara sensación de saciedad al ingerirlas, que te invitará a dejar de comer.
  • Por su valor proteico, comparable al de algunas legumbres, se ha destinado a dar apoyo en dietas vegetarianas.
  • Gracias a su aporte vitamínico la salvia hispánica es útil en situaciones de fatiga y debilidad.
  • Es también un buen aporte de calcio en la dieta, lo que favorece el fortalecimiento de los huesos y las articulaciones, y se ha señalado como un agente válido para prevenir la osteoporosis.
  • A nivel externo, por su efecto antiinflamatorio y demulcente, se muestra útil en el tratamiento de dermatitis y reacciones alérgicas en la piel.
  • Actúa como un agente antiinflamatorio notable, útil como apoyo adicional para aliviar el dolor artrítico en enfermedades inflamatorias crónicas como la artritis reumatoide y la artrosis.
  • Se asocia a plantas digestivas y carminativas para favorecer la digestión y eliminar la sensación de empache.
  • La harina de las semillas de chía, al no contener gluten, es apta para personas celíacas.
  • Las hojas, por vía tópica, se han usado como analgésico local, sobre golpes, contusiones, calambres, dolores musculares y neurálgicos.

Leer también:

CHÍA contra la diabetes

CONSUMO

La forma más habitual de comer las semillas de chía es mezclándolas con agua o zumo. Se pueden añadir de 1 a 3 cucharadas según los gustos, se remueven y se dejan reposar un mínimo de 15 minutos hasta que forman un gel, el cual puede añadirse a la comida.

La ración habitual es de 10 a 20 gramos y suele consumirse como un ingrediente complementario en otros platos principales (ensaladas, batidos, yogures, panes, galletas, zumos, etc.) o incluso como suplemento. Aunque, ahora se cataloga como un nuevo alimento, pudiendo utilizarse como ingrediente en otras preparaciones.

PROPIEDADES DE LA CHÍA 

  • Estas semillas son altas en Omega 3 y fibra, por lo que ayudan a estabilizar el azúcar en sangre, mejoran la digestión y reducen el colesterol.
  • También son ricas en antioxidantes que nos protegen de los radicales libres, el envejecimiento y el cáncer, sin olvidar que tienen una fuente importante de calcio, manganeso y fósforo.
  • El Omega 3 que posee es benéfico para la salud del cerebro así como para prevenir la artritis y las enfermedades del corazón.
  • Si las consumes de manera cotidiana te ayudarán a mejorar tu digestión, pues regulan la función intestinal ya que tienen gran cantidad de fibra.
  • No contienen gluten, así que son ideales para las personas celíacas.
  • Son muy recomendables para diabéticos porque previenen los picos de azúcar en sangre.
  • Son una gran fuente de proteínas para los vegetarianos, ricas en triptófano – un aminoácido que regula el apetito, el sueño y mejora el estado de ánimo.
  • Disminuye la inflamación crónica en un 40% aproximadamente.

La chía era uno de los alimentos básicos en las culturas prehispánicas.