Arteterapia eleva la autoestima y reduce el estrés

0
598
Arteterapia
Arteterapia

La arteterapia es una forma de terapia expresiva que usa el proceso creativo del arte para mejorar el bienestar físico y psicológico del paciente. La expresión de las propias emociones a través del arte puede ayudar a resolver problemas del pasado y puede ayudar a mejorar el autoconocimiento, la autoestima, el control emocional, reducir el estrés y la ansiedad, mejorar el estado de conciencia, la atención o la creatividad.

Plasmar en el mundo externo aquello que nos preocupa a nivel interno contribuirá a disminuir los problemas

Para que alguien pueda beneficiarse de los aspectos positivos de la arteterapia no es necesario que sea un artista con talento, ya que el objetivo de este tipo de terapia es la mejora del bienestar y la calidad de vida.

 

¿PARA QUIÉN ESTÁ INDICADA LA ARTETERAPIA?

La arteterapia es beneficiosa prácticamente para cualquier persona, pero las que recurren con más frecuencia a esta disciplina son aquellas que padecen estrés postraumático o depresión.

También resulta útil en casos de autismo para poder visualizar el mundo interior del paciente; en los individuos con demencia senil o alzhéimer, para trabajar y externalizar cosas olvidadas en la parte consciente del cerebro, pero no en el inconsciente; en personas con traumas infantiles, que hayan vivido diferentes catástrofes naturales o humanas en su entorno, o en cualquiera que sufra alguna fobia.

 

BENEFICIOS

Expresión de los sentimientos que son difíciles de verbalizar

A veces nos cuesta expresar aquello que sentimos o aquello que pensamos por las vías más tradicionales. Por eso, la arteterapia, al ser una herramienta que utiliza y desarrolla la expresión, puede ayudarte a darle forma a aquellos pensamientos y sentimientos que más cuesta dejar salir.

Exploración de la imaginación y la creatividad

Utilizar este tipo de terapia hace la persona potencie su capacidad para poder crear e imaginar, así como potenciar dichas capacidades al trabajarlas de forma centrada y con ayuda del terapeuta.

Mejorar la autoestima y la confianza

Comprobar que podemos realizar algo por nosotros mismos nos lleva a conseguir una mayor estabilidad emocional. De la misma forma, conseguir los objetivos propuestos nos hace aumentar la seguridad nosotros mismos y alimentar el pensamiento de que lo estamos haciendo bien.

Identificación y aclaración de las preocupaciones

El hecho de plasmar en el mundo externo aquello que nos preocupa a nivel interno hace que veamos de una forma más práctica y accesible aquellos conceptos que no podemos entender. Ideas abstractas que solo observándonos desde una perspectiva exterior se podrán integrar en nuestro conocimiento.

Aumento de la capacidad de comunicación

Utilizar la modalidad artística para expresarse hace que la persona adquiera nuevas herramientas para tener una buena comunicación, tanto con los demás como con ellos mismos. El hecho de poder expresar aquello que cuesta verbalizar entrena la habilidad de expresión de una forma más clara y acorde a lo que se quiere comunicar.

El arte disminuye los niveles de estrés y de ansiedad

Realizar actividades relacionadas con el arte y con la creatividad ofrece a la persona una experiencia en la que tanto el nivel de estrés como el de ansiedad se reducen. Las personas que realizan este tipo de terapia encuentran dichas actividades relajantes.

Mejora de la concentración, la atención y la memoria 

Para nuestra vida diaria es importante aprender a concentrarnos. Tener una buena capacidad de concentración nos ayuda enormemente a ser más efectivos a la hora de realizar cualquier tarea. Las bondades de tener una buena concentración son muchas: aumentan nuestra memoria, nuestra efectividad en la toma de decisiones, nuestra precisión y nuestra agilidad en el reto que tengamos entre manos.

Leer también:

Aprende a despertar temprano de forma efectiva

SESIONES

Antes de asistir a una sesión de arteterapia se deben conocer las opciones artísticas de las que dispone el centro terapéutico, y comprobar si son las más adecuadas para las necesidades del paciente. El arte es muy amplio, y aunque inicialmente esta terapia se centró en la pintura, actualmente se trabaja con la escultura, el teatro, la danza, la música…