Alivia el dolor de cabeza con plantas efectivas

0
66
Dolor de cabeza
Dolor de cabeza

Los siguientes remedios para dolores de cabeza pueden ser efectivos para aliviar parte del dolor o del malestar causados por los dolores de cabeza:

  • Un baño caliente puede ayudar a relajarte y también puede disminuir algún dolor muscular que pueda estar contribuyendo a un dolor de cabeza por tensión.
  • Bebe agua para mantenerte hidratado. Además, puede ser útil agregar a tu dieta alimentos con alto contenido de agua.
  • La meditación, que incluye sentarse en una posición cómoda y regular tu respiración hasta que te relajes, puede ayudar a disminuir la tensión causada por un dolor de cabeza.
  • La relajación muscular progresiva también puede ofrecer algo de alivio.
  • Escucha sonidos relajantes, incluso música o sonidos grabados de la naturaleza.

La meditación, relajación muscular y baños calientes también ayudan

PLANTAS PARA EL DOLOR DE CABEZA

Manzanilla

Se caracteriza por tener efecto antinflamatorio y sedante, a su vez contiene sustancias amargas que facilitan la digestión. De modo preventivo puedes tomar 2 o 3 infusiones diarias.

Lavanda 

Lavanda 
Lavanda

Muy eficaz en cefaleas tensionales. En su composición se encuentra un aceite esencial, rico en linalol, alcanfor y cineol, además de ácido rosmarínico, flavonoides, fitosteroles y taninos. Gracias a ellos, se le atribuyen beneficios como planta sedante y antinflamatoria, además de digestiva, antibacteriana, diurética, antiséptica y cicatrizante. Con 2 gotas de aceite esencial en los dedos masajear las sienes, las órbitas oculares, la nuca y tras las orejas.

Menta y poleo

Las infusiones de menta (Mentha piperita) y poleo (Mentha pulegium) son eficaces en la cefalea de componente digestivo. El mentol también es analgésico, puedes aspirar el aceite esencial ayuda a regular el flujo sanguíneo, lo que alivia el dolor. En la migraña, se puede usar la menta como aceite esencial para masajear las sienes, las órbitas oculares, la nuca y la zona detrás de las orejas.

Albahaca

Albahaca
Albahaca

Prepara una infusión de albahaca añadiendo 1 cucharada de hierba seca a una taza de agua hirviendo, deja reposar un cuarto de hora, cuela el líquido y bebe lentamente a sorbos. La albahaca, en particular los componentes presentes en las hojas y tallos, tiene notables efectos sedantes, relajantes y ligeramente analgésicos.

Berenjena

Prepara una infusión calentando medio litro de agua en una cazuela, añade una berenjena mediana en rodajas y 3 cucharadas de azúcar. Calienta a fuego lento durante media hora, deja reposar 5-10 minutos y cuela el líquido. Cuando te duela la cabeza bebe el equivalente a medio vaso, lentamente. La berenjena tiene como finalidad rehidratar el organismo.

Leer también:

Dolor de cabeza y mal humor pueden ser signos de hipertensión

Jazmín

Prepara una infusión añadiendo una cucharada de jazmín seco a una taza de agua hirviendo, deja reposar durante 10 minutos, cuela el líquido y bebe. Por consecuencia, al igual que la albahaca, el jazmín tiene efectos sedantes y calmantes que alivian las cefaleas y dolores de cabeza.

Hiedra

Hiedra
Hiedra

Cuece 4-5 hojas de hiedra en un litro de agua hirviendo durante 10 minutos. Unta un paño en el agua y pásalo por la frente. Cuando se enfríe el paño vuelve a sumergirlo en agua caliente y a ponerlo en la frente hasta que remita el dolor.

 

OTROS REMEDIOS PARA EL DOLOR DE CABEZA:

Masticar perejil: Masticar unas ramitas de perejil crudo te ayudará a aliviar el dolor de cabeza.

Limón + aceite de oliva: Por la mañana en ayunas toma una mezcla una cucharada de zumo de limón con 1 cucharada de aceite de oliva. Si tienes tendencia a las jaquecas o migrañas se recomienda tomar este remedio todas las mañanas.

Compresas de agua fría: Cuando te duela la cabeza moja una o varias gasas en agua muy fría, colócalas sobre la frente y las sienes, fíjalas a la cabeza con un pañuelo y mantenlas durante 20-30 minutos. Por lo tanto, el agua fría muestra cierta acción calmante o analgésica, además de disminuir la dilatación de los vasos sanguíneos que se distribuyen por la cabeza, origen a veces del dolor de cabeza e incluso de la jaqueca.