Acéptalo Alianza…, Binacional CAMPEÓN

0
547
Deportivo Binacional el justo Campeón
Deportivo Binacional el justo Campeón

El Vendaval puneño se defendió con uñas y dientes, enmudeció Matute y es el justo Campeón

Alianza estuvo muy cerca, pero los nervios apagaron dos goles casi cantados

En las apuestas, Alianza pagaba 10 por 1. En la balanza, el peso de la experiencia ponía a los íntimos de La Victoria como los favoritos por un amplio margen.

En la cancha, Binacional salió a defenderse con uñas y dientes, a dejar el corazón, el último aliento y la misma vida para regresar a su Juliaca amada con el título y el trofeo de Campeón del fútbol peruano.

Nadie, en lo que va de nuestra historia deportiva, un equipo de la segunda había logrado una hazaña de esta magnitud.

Nunca un equipo considerado chico le había jugado de igual al campeón del descentralizado y se había el lujo de meter un gol en su propia valla, y vivir para contarlo.

Binacional salió con un esquema ultra defensiva.

En Juliaca sacaron una ventaja de tres goles, y llegaron a Lima dispuestos a levantan muros en el medio campo y la defensa ante cada avance victoriano, y el esfuerzo, la disciplina, los premió con la victoria.

Binacional no atacó con la vehemencia de Alianza, porque la tarea ya la había hecho en casa.

A los 34 minutos del primer tiempo, un tiro libre ejecutado casi desde el borde del área grande agarró mal parada a la zaga puneña,

Luís “Cachito Ramirez”, aprovechó la indecisión defensiva para meter un frentazo contra el piso y clavar la pelota en el fondo de las redes.

Va uno, se escuchaba cantar en las tribunas, en clara referencia a la diferencia de tres goles a favor que había sacado Binacional en Juliaca.

Hasta entonces el partido era una sinfonía de ataque y defensa. Hacía imponía su fuerza y su experiencia, ante un Binacional que se multiplicaba con fiereza.

Alianza perdió entre 3 y 4 goles cantados, por la precipitación de sus atacantes.

Binacional probó algunos remates que tampoco tuvieron fortuna.

En el segundo tiempo, tanto Alianza como Binacional hicieron cambios para oxigenar su medio campo.

En el minuto 78, el zaguero del conjunto puneño John Fajardo intenta rechaza un balón y termina clavándolo en su propia valla.

A 12 minutos del final. El 2-0 renovó la fe aliancista, pero el minuto 95 los llevó al llanto. Les faltó un gol para el empate y 2 para llevarse el trofeo. Así es el fútbol. Así es la vida. Así será pues.