4 antigripales naturales y cómo prepararlos

0
129
jarabes antigripales
jarabes antigripales

Estos jarabes tienen acción antiinflamatoria, antibacteriana, antiviral y expectorante

Algunos jarabes antigripales, como el de cebolla y ajo, o el de jengibre con limón, miel y propóleo, contienen sustancias con acción antiinflamatoria, antibacteriana, antiviral y expectorante, que ayudan a aliviar los síntomas de la gripe, además de reforzar el sistema inmunológico, acelerando la recuperación.

Para que sean más efectivos, estos jarabes caseros deben prepararse con miel, lo que ayuda a hacer las flemas más líquidas, aliviar la tos y lubricar la garganta, además de ayudar a conservar los jarabes.

Los jarabes caseros son una buena opción natural para la gripe, y aunque no pueden sustituir el tratamiento médico, pueden utilizarse para aliviar los síntomas de la gripe más rápidamente y acelerar la recuperación. Sepa identificar todos los síntomas de la gripe.

 

Algunas opciones de jarabes antigripales caseros son:

 

  1. Almíbar de cebolla y ajo

El sirope de cebolla y ajo tiene propiedades expectorantes y antisépticas que, además de ayudar a soltar las flemas, fortalecen el sistema inmunológico y reducen la inflamación de las vías respiratorias, ayudando a aliviar los síntomas gripales, como la tos o la congestión nasal.

 

Ingredientes

  • 1 cebolla mediana rallada;
  • 1 diente de ajo machacado;
  • Miel.

 

Preparación

Coloca la cebolla y el ajo en un recipiente de vidrio y agrega suficiente miel para cubrir la cebolla y el ajo. Revuelva los ingredientes y guárdelos en el refrigerador durante la noche.

A niños mayores de 2 años se les puede dar 2,5 ml. de almíbar, lo que equivale aproximadamente a media cucharadita de almíbar, hasta 3 veces al día. Para los adultos, se pueden tomar 5 ml o 1 cucharadita de jarabe, hasta 3 veces al día.

El almíbar de cebolla y ajo se debe conservar en un recipiente de vidrio limpio y seco en el frigorífico. Deseche cualquier cantidad no utilizada de este jarabe después de 1 semana. Consulte otras formas de utilizar el ajo para combatir la gripe.

 

  1. Jarabe de tomillo, regaliz y anís estrellado

El jarabe de tomillo, raíz de regaliz y semillas de anís estrellado es rico en sustancias como carvacrol, γ-terpineno, glicirricina y compuestos fenólicos, con acción antioxidante, antiinflamatoria, antibacteriana y expectorante, que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, aflojar las flemas y relajar. las vías respiratorias, aliviando los síntomas de la gripe como malestar, tos, dolor corporal y congestión nasal.

Además, el anís estrellado tiene actividad antiviral debido al ácido shikímico, una sustancia natural que se utiliza para combatir el virus de la gripe. Ver otros beneficios del anís estrellado.

 

Ingredientes

  • 1 cucharada de semillas de anís estrellado;
  • 1 cucharada de raíz de regaliz seca;
  • 1 cucharada de corteza de cerezo americano;
  • 1 cucharada de tomillo seco;
  • 500 ml. de agua filtrada;
  • 250 ml de miel.

 

Preparación:

Hervir las semillas de anís estrellado, la raíz de regaliz y la corteza de cereza americana en agua, en una cacerola tapada, durante 15 minutos. Luego apaga el fuego, agrega el tomillo, tapa y deja infusionar hasta que se enfríe. Colar, añadir la miel y calentar un poco para disolver la miel. Puedes tomar 1 cucharadita hasta 3 veces al día para aliviar la tos y reducir la irritación de garganta.

 

Este almíbar se debe conservar en un frasco de vidrio, en el frigorífico, durante tres meses.

 

Leer también [El 9% de las Personas que Sufren un Primer Ictus Leve Sufrirá un Segundo]

 

  1. Jarabe de saúco y menta

El jarabe de saúco y menta tiene propiedades antibacterianas, antivirales y antiinflamatorias, debido a la presencia de mentol, flavonoides, triterpenos y ácidos fenólicos, que ayudan a mejorar los síntomas de tos con flema, secreción o congestión nasal y dolor de cabeza, comunes en la salud, casos de gripe o resfriado.

Además, este jarabe tiene propiedades antibacterianas, antivirales y antiinflamatorias, que ayudan al organismo a combatir el resfriado y recuperarse más rápido.

 

Ingredientes

  • 1 cucharadita de menta seca.
  • 1 cucharadita de flores secas de saúco;
  • 500 ml de agua;
  • 250 ml de miel.

 

Preparación:

Agrega la hierbabuena, la flor de saúco y el agua a un recipiente y deja hervir durante 15 minutos. Luego apaga el fuego, cuela y agrega la miel hasta que se disuelva por completo. Puedes tomar 1 cucharadita de jarabe hasta 3 veces al día para aliviar la tos y la irritación de garganta.

Este almíbar se debe conservar en una botella de vidrio, en el frigorífico, hasta tres meses. Después de este período, deseche la cantidad no utilizada.

 

  1. Jarabe de jengibre con limón, miel y propóleo

El sirope de jengibre con limón, miel y propóleo es un excelente remedio casero para la gripe, el resfriado o el dolor de garganta, ya que contiene sustancias como el gingerol y la vitamina C, con potentes efectos antiinflamatorios, analgésicos, antipiréticos y expectorantes.

Además, este jarabe tiene una acción antioxidante que reduce el daño celular y ayuda a mejorar el funcionamiento del sistema inmunológico, aumentando la inmunidad y mejorando la respuesta del organismo ante las infecciones.

 

Ingredientes

  • 25 g de jengibre fresco pelado, en rodajas o 1 cucharada de jengibre en polvo;
  • 1 taza de miel;
  • 3 cucharadas de agua;
  • 3 cucharadas de jugo de limón;
  • 5 gotas de extracto de propóleo.

 

Preparación:

Hervir el agua y, una vez hervida, añadir el jengibre. Tapar, dejar reposar 10 minutos, agregar la miel, el jugo de limón y el propóleo, y mezclar hasta obtener una mezcla homogénea y de consistencia viscosa similar al almíbar.

Tomar 1 cucharada, 3 veces al día, hasta que desaparezcan los síntomas de la gripe. Los niños mayores de 2 años pueden tomar 1 cucharadita de sirope de jengibre, hasta 3 veces al día.

Leer también:

Así evitas el hormigueo en las manos