12 de octubre: La historia de Cristóbal Colón

0
13
Cristóbal Colón
Cristóbal Colón

A 528 años de la llegada de los españoles a América, aún existen controversias, dudas y misterios sobre el gran protagonista de esta historia: Cristóbal Colón. Desde la larga polémica sobre el lugar de su nacimiento -aunque muchos historiadores sostienen que Colón era genovés- hasta dónde están realmente enterrados sus restos: si en España o en República Dominicana.

Conozca a las 6 mujeres claves que lo acompañaron a lo largo de su vida

Sin embargo, algunas cosas parecen estar claras: Cristóbal Colón era un gran navegante, hizo cuatro viajes a América y tuvo dos hijos: Diego y Hernando. Pero ¿quiénes fueron las madres de esos hijos?; ¿qué se sabe de las mujeres que rodearon la vida de esta figura clave de la historia tanto en el ámbito personal como en el profesional?

Se trata de un aspecto poco resaltado por los historiadores y que no escapa a contradicciones. Pero aquí resumimos lo que se conoce de sus relaciones con seis mujeres.

1.   Felipa Moniz

Cristóbal Colón conoce a Felipa Moniz, también conocida como Filipa Moniz de Perestrello, en Portugal en 1476.

Felipa era hija de Isabel Moniz, que fue dama de la duquesa de Viseu, y de Bartolomé de Perestrello, capitán donatario, una especie de gobernador, de la isla Porto Santo, un archipiélago de Madeira, frente a las costas de África.

Felipa MonizNo está claro cómo Cristóbal y Felipa se conocen, pero las crónicas hablan de que se encontraron varias veces en las misas del monasterio Dos Santos en Lisboa. Lo concreto es que se hicieron los acuerdos para arreglar la boda en 1477 entre Felipa, de 19 años, con el comerciante y el navegante genovés, de 25, que según parece no era un desconocido para la sociedad lisboeta de la época, según señala Montserrat León Guerrero, historiadora de la Universidad de Valladolid en su ensayo “Mujeres que ayudaron al plan descubridor de Colón”.

Tras la boda, ambos partieron hacia Porto Santo, y allí es donde habría nacido Diego, el único hijo de la pareja, entre finales de 1478 o principios del 1479. Pero qué pasó después en el matrimonio no está claro. “Colón se casó con Felipa y todo parece indicar que luego la abandonó”, describe Varela. Lo cierto es que no se sabe lo que sucedió con ella. Una teoría es que Colón quedó viudo siendo Diego muy pequeño.

2.   Isabel Moniz (la suegra)

Según el libro “Historia del Almirante”, la obra biográfica sobre la vida y viajes de Cristóbal Colón, escrita por su hijo menor, Hernando, entre 1537 y 1539, Isabel Moniz, madre de Felipa y suegra de Colón, fue otra mujer clave para el genovés.

No porque haya tenido un amorío con la suegra, sino porque le habría dado material perteneciente a su difunto marido sobre rutas secretas de navegación.

Si esta historia ofrecida por el hijo de Colón es veraz, la génesis del descubrimiento de América se encontraría en la información cuidadosamente guardada por la suegra del Almirante y traspasada posteriormente a las manos de su yerno y futuro descubridor oficial de América, analiza Juan Maura, investigador y profesor de la Universidad de Vermont, en el sitio web de la Real Academia de la Historia de España.

Pero también hay dudas sobre la veracidad de esta historia. “Es muy difícil que su suegra tuviera una documentación secreta. Creo que esto entra en todo lo novelesco de Colón para engrandecer su figura un poco después”, dice Varela a BBC Mundo.

3.   Briolanja Moniz (la cuñada)

Cristóbal Colón presenta al rey portugués João II la idea de navegar una ruta hacia Asia atravesando el Atlántico hacia el oeste. Pero no tiene éxito. Entonces, abandona Portugal y se dirige en 1485 a tierras castellanas con su hijo Diego.

El genovés decide probar suerte con su idea en el reino de Castilla y llega a Huelva, suroeste de España, para visitar el monasterio de La Rábida, de la orden de los monjes franciscanos que tenía mucha relación con Marruecos y se ocupaban de cuidar a los marineros.

Pero no era el único propósito. En Huelva también vivía Briolanja Moniz, su cuñada, la hermana de Felipa.

Así, diferentes historiadores indican que Briolanja se transforma en otra mujer clave para Colón ya que habría ejercido la función de madre de Diego mientras Colón efectúa la primera expedición al “nuevo mundo”.

4. Beatriz Enríquez de Arana

En plenas negociaciones de Colón con la corte del reino de Castilla para “vender” su idea del viaje por el Atlántico, el genovés hace una parada en Córdoba en 1487.

Allí conoce a Diego de Arana, un marino que más tarde acompaña a Colón en su primer viaje de descubrimiento de América. Diego le presenta a su prima, Beatriz Enríquez de Arana, una joven de unos 20 años y de origen humilde con quien Colón congenia muy bien y tiene un hijo en 1488: Hernando. Pero nunca llegan a casarse y al poco tiempo la abandona.

“Él la abandona porque Colón utilizaba a la gente y luego los abandonaba cuando ya no le servían. Era terrible. Lo mismo pasa con las distintas órdenes religiosas

6. Isabel I de Castilla

Isabel la Católica fue una mujer clave para que Cristóbal Colón pueda llevar a cabo su sueño. Sin dudas, la gran mujer en la vida de Cristóbal Colón fue la reina Isabel de Castilla, que gobernó el reino desde 1474 a 1504. Cristóbal Colón presentó en 1486 su proyecto a los reyes Católicos para crear una nueva ruta hacia las Indias por el océano Atlántico.

El Almirante supo seducir a la reina con tres promesas que a ella le interesaban: convertir al cristianismo a mucha gente, engrandecer sus tierras y conseguir muchas riquezas. Isabel fue indudablemente la mujer clave que impulsó y apoyó a Colón en su aventura. El resto ya es historia conocida.