Tratamiento para la teniasis

0
42
La teniasis
La teniasis

Las tenias son gusanos parásitos, y algunos afectan a los seres humanos, produciendo una infestación intestinal, que habitualmente no da muchos problemas. En otras ocasiones, Taenia solium sí puede producir cuadros graves si se ingieren sus huevos, por mala higiene fundamentalmente. Pensar en tener un organismo completo, un animal a fin de cuentas, viviendo en nuestro interior, resulta profundamente desagradable.

La Taenia saginata, que se adquiere comiendo carne de ganado vacuno infestada, mide entre 4 y 12 metros de largo, aunque se han llegado a encontrar gusanos de 25 metros. Cada tenia adulta tiene 1.000-2.000 proglótides o segmentos, rellenos de huevos. La tenia porcina o Taenia solium mide entre 2 y 8 metros. Taenia asiatica es una especie que se encuentra en algunos países asiáticos, y que mide entre 4 y 8 metros de largo.

Leer también [5 alimentos que sanan tu intestino]

A la tenia intestinal también se le llama solitaria porque es hermafrodita y no necesita estar en contacto con otros individuos de su especie para reproducirse. En el intestino, cuando hay infestación por una tenia, suele haber un único gusano adulto.

CAUSAS

Una infección por tenia comienza después de la ingestión de los huevos o larvas de la tenia.

  • Ingestión de huevos. Si comes alimentos contaminados o bebes agua contaminada con heces de una persona o animal con tenia, ingieres los huevos microscópicos. Por ejemplo, un cerdo infectado con tenia pasará los huevos de la tenia a las heces que ingresan al suelo.

Si ese mismo suelo entra en contacto con un alimento o con una fuente de agua, se contamina. Por lo tanto, puedes infectarte cuando comes o bebes algo de la fuente contaminada.

Una vez en el interior de los intestinos, los huevos se convierten en larvas. En esta etapa, las larvas se vuelven móviles. Si emigran de los intestinos, forman quistes en otros tejidos, como los pulmones, el sistema nervioso central o el hígado.

  • Ingestión de los quistes de larvas en la carne o en el tejido muscular.Cuando un animal tiene una infección por tenia, contiene sus larvas en el tejido muscular. Si comes carne cruda o poco cocida de un animal infectado, ingieres las larvas que después se convierten en tenias adultas en los intestinos.

Las tenias adultas pueden medir más de 80 pies (25 m) de largo y pueden sobrevivir hasta 30 años en un huésped. Algunas tenias se adhieren a las paredes de los intestinos, donde causan irritación o inflamación leve, mientras que otras pueden pasar a las heces y salir del organismo.

Leer también [Recomiendan consumo de alimentos ricos en Omega 3 para pacientes con covid]

TRATAMIENTO

Afortunadamente, la teniasis intestinal, una vez que se ha diagnosticado, se puede tratar con un fármaco que mata al gusano; luego se debe expulsar por el ano. En esta fase de expulsión hay que ser muy cuidadoso para no ingerir los huevos.

El tratamiento de la teniasis intestinal es bastante sencillo. Se hace habitualmente con un fármaco antiparasitario que se llama praziquantel. Otro fármaco que se podría utilizar frente a la tenia o solitaria es la niclosamida. Ambos se utilizan en dosis única, de 5-10 mg/kg de peso en el caso del praziquantel, y 2 gramos en el caso de la niclosamida (la dosis es distinta para los niños y depende de su peso).

Con los fármacos lo que se consigue es alterar la entrada del calcio en sus células, lo que hace que el gusano tenga contracciones musculares y acabe paralizado; además se le hace susceptible al sistema de defensa del huésped. Finalmente, lo que se consigue es que se suelte de la pared del intestino y se expulse por el ano. Hay que administrar un laxante después del fármaco antiparasitario para que no se queden proglótides o huevos retenidos.

Como se muere el gusano adulto, pero no los huevos, hay que tener mucho cuidado para que no se produzca, cuando se expulsa, una infección o diseminación por esos huevos. Después de administrar el tratamiento para la teniasis, habría que examinar las heces hasta tres meses después para confirmar la curación y la eliminación de todos los proglótides y, por lo tanto, de todos los huevos.