Sepa el tratamiento para el cáncer de estómago

0
176
Cáncer de estomago
Cáncer de estomago

El cáncer de estómago es una enfermedad que se produce debido al crecimiento incontrolado de las células del estómago. Los tumores se pueden originar en cualquiera de las capas de este órgano: mucosa, muscular o serosa.

Las causas y los síntomas de esta enfermedad

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el tipo más frecuente es el adenocarcinoma, un tumor que se origina en las glándulas y que supone el 95 por ciento de los diagnósticos en cáncer de estómago.

Los sarcomas, melanomas y linfomas no suelen producirse en este área del cuerpo.

 

CAUSAS

Al igual que en otro tipo de cánceres, como los tumores cerebrales o el osteosarcoma, por ejemplo, se desconocen las causas exactas del cáncer gástrico.

Sin embargo, sí se saben algunos de los factores de riesgo que favorecen la aparición del cáncer:

  • Factores nutricionales: Seguir una dieta muy rica en productos salazonados y ahumados, frecuente en Japón y China, baja en frutas y verduras frescas o con altas concentraciones de nitratos en los alimentos puede incrementar el riesgo de tener cáncer gástrico.
  • Factores ambientales: Preparar mal los alimentos, la falta de refrigeración o el agua en mal estado, también aumentan las oportunidades de que aparezca esta patología.
  • Algunas enfermedades: Existen determinadas patologías y circunstancias que aumentan el riesgo de desarrollar este cáncer. Las personas que han tenido previamente una cirugía gástrica podrían desarrollarlo si han transcurrido entre 10 y 15 años desde que se operó el paciente; una gastritis crónica atrófica puede ir degenerando hasta formar un cáncer; la anemia perniciosa, los pólipos gástricos o la infección por H. Pylori. No obstante, aunque esta la infección por H. Pylori aumenta el riesgo, la mayoría de los pacientes infectados no desarrollarán cáncer.
  • Factores familiares: Un paciente con varios familiares con cáncer gástrico tiene entre 2 y 3 veces más riesgo de padecerlo.

Leer también:

Qué es el infarto y cómo prevenirlo

SÍNTOMAS

En la mayoría de los casos, el cáncer gástrico permanece asintomático hasta que el paciente está en una fase avanzada de la enfermedad.

Según SEOM, los síntomas que refiere el paciente al médico suelen ser vagos e inespecíficos y coincidir con síntomas de otras patologías como la úlcera gástrica. Las manifestaciones más frecuentes son pérdida de peso y de apetito, dolor abdominal, cambios del ritmo intestinal o hemorragias que pueden llegar a provocar anemia. Además, algunos pacientes también pueden tener náuseas y vómitos, sensación de estar lleno después de comer muy poco, cansancio

Durante la exploración física el médico puede notar síntomas como nódulos palpables, masas, empastamiento en el abdomen o el aumento del tamaño de algún órgano, entre otros.

 

PREVENCIÓN

A día de hoy no existe evidencia científica suficiente para recomendar el cribado mediante endoscopias en la población sana de los países occidentales, donde el cáncer gástrico no es muy frecuente. Entre las estrategias para evitar que se produzca el cáncer de estómago SEOM insiste en la importancia de:

  • Consumir gran cantidad de vegetales y frutas frescas, pilares de la dieta mediterránea, y reducir los salazones y ahumados.
  • Conservar correctamente los alimentos.
  • No fumar.
  • Evitar la obesidad, mantener un peso corporal normal y practicar ejercicio físico disminuye el riesgo de cáncer.

 

TRATAMIENTOS

Según señalan desde SEOM, la elección de la terapia adecuada depende de diferentes factores: edad, estado general del paciente, situación nutricional y la existencia de otras patologías importantes, como enfermedades del corazón.

Además, los médicos deben tener en cuenta las circunstancias del tumor: zona del estómago donde está localizado el cáncer, estadio de la enfermedad y el tipo de tumor, así como a eficacia del tratamiento.

En la mayoría de los casos el tratamiento requiere un abordaje multidisciplinar en el que participen profesionales de diferentes especialidades.

Las tres terapias fundamentales son la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia. En algunos pacientes el tratamiento consistirá únicamente manifestaciones como el dolor.

Aunque depende del paciente, el protocolo que se suele seguir es, en primer lugar, extirpar el tumor primario si no existen metástasis a distancia. Dependiendo de la extensión del tumor, el especialista administrará quimioterapia complementaria con o sin radioterapia.