Reflexologia: Puntos que revelan las enfermedades

0
65
reflexología
reflexología

La reflexología podal es una técnica de masaje específico, que se aplica en ciertas zonas de los pies que se corresponden con otras partes del cuerpo. Este método permite al organismo estar en las mejores condiciones posibles tanto físicas como mentales para luchar o prevenir los distintos síntomas o dolencias.

Método que permite al organismo estar en mejores condiciones físicas y mentales

Al hablar de la parte terapéutica del masaje debe quedar muy claro desde el principio que la reflexoterapia no sustituye al médico, sino que lo acompaña. Nunca debemos retrasar o posponer una visita médica por el hecho de estar realizando terapia podal.

La reflexología podal divide el cuerpo en 10 zonas verticales y 4 horizontales. Estas zonas también las encontramos en los pies dividiéndolos de forma longitudinal-transversal, en el cual se pueden situar las partes del organismo y los órganos según su emplazamiento real, creando así un mapa del cuerpo en los pies.

BENEFICIOS

Gracias a esta técnica terapéutica ancestral, podemos obtener múltiples beneficios sobre nuestra salud ya que el conjunto de patologías y enfermedades que puede tratar la reflexología es muy amplio.

Hay que decir que los estudios científicos realizados hasta ahora no son concluyentes en cuanto a la efectividad de la reflexología, pero el hecho de que sea una técnica milenaria con orígenes en la antigua China, las tribus de los Estados Unidos y Egipto, donde se han encontrado papiros que datan del año 2000 a. de C., en los que se muestra la aplicación de masajes en plantas de pies y en manos, hace pensar en su efectividad más que demostrable.

  • Produce un efecto relajante que ayuda a eliminar el estrés y facilita la relajación física y mental.
  • Estimula la circulación sanguínea y linfática.
  • Potencia el sistema inmunológico y el potencial de auto sanación del cuerpo.
  • Regula el funcionamiento de los órganos de cuerpo.
  • Equilibra y restituye los niveles de energía.
  • Ayuda a la eliminación de toxinas.
  • Tiene efectos de terapia preventiva.
  • Posee un efecto antiálgico (alivia el dolor)
  • No está contraindicada en adolescentes, niños, embarazadas y ancianos.
  • Estimula la creatividad, eleva el nivel de vitalidad y mejora el humor.

Leer también:

Acupuntura: técnica china que calma los dolores

 

SESIONES

Una sesión de reflexología podal puede variar en función del paciente, pero por lo general dura entorno a una hora. En primer lugar, el reflexólogo hará preguntas sobre la historia médica de los pacientes, qué enfermedades le han sido diagnosticadas previamente y los medicamentos, homeopatía o suplementos nutricionales que estén tomando, ya que pueden afectar a la forma en que se lleve a cabo la sesión.

Existen una serie de contraindicaciones al tratamiento que será preciso conocer antes de comenzar, como son embarazadas antes del tercer mes, casos de flebotrombosis, trombosis, flebitis, o tromboflebitis o cualquier otra enfermedad de la que el paciente no tenga un diagnóstico preciso de su médico.

La sesión se lleva a cabo mientras el cliente está sentando en una hamaca especial de reflexología. El terapeuta relajará los pies a través de la flexión y otros movimientos similares (desbloqueos y movilizaciones). Para después comenzar con el tratamiento más específico en función de la patología y motivo de la consulta.

El paciente puede sentir pequeñas sensaciones o incluso nada en absoluto. La sesión suele ser muy relajante y en ocasiones las personas tratadas llegan a dormirse. El número de sesiones variará en función de cada paciente y la frecuencia suele ser semanal.

REACCIONES

Por lo general, entre el 2º y la 6º sesión de tratamiento pueden aparecer una serie de reacciones específicas en cada paciente. Estas reacciones aparecen como señal del efecto del tratamiento, y por lo tanto el especialista debe tener conocimiento de ellas.

Su desaparición se lleva a cabo aplicando una técnica de masaje más suave, o simplemente dejando un intervalo de tiempo mayor entre ambas sesiones.

Las reacciones más típicas son:

  • Aumento de la cantidad de orina, que puede ser de olor fuerte.
  • Aumento de la frecuencia y del volumen de las deposiciones.
  • Aumento de la sudoración. Pueden aparecer hasta erupciones.
  • Aumento de las secreciones de nariz, garganta y bronquios.
  • Aumento de la secreción y de la acidez de las secreciones vaginales.
  • Disminución de la fatiga.
  • Puede aparecer fiebre después de una sesión de reflexología. Esto es un síntoma de curación.
  • Puede haber reactivación de enfermedades crónicas como amigdalitis, sinusitis, focos dentarios, etc.
  • Reacciones psíquicas que van desde la relajación hasta la inquietud emocional.