¿Qué olores perciben después del contagio COVID-19?

0
37
Los olores COVID son esos aromas que los pacientes perciben de manera diferente a lo que conocían antes de enfermarse, como una rosa con olor a limón (Getty)

Descubre qué olores se experimentan después de haber sufrido un contagio por la COVID-19

Luego de sufrir la COVID-19 se reduce el olfato, por esa razón los pacientes perciben olores extraños. Esta afección puede distorsionar la realidad, convirtiendo un buen aroma en uno que no se puede tolerar.

Este mal es conocido como disosmia, la cual dificulta la percepción de los olores. Se da comúnmente meses después de recibir el alta. Dentro de este padecimiento se encuentra la fantosmia, esto provoca olores imaginarios. Es por ello, que los pacientes han manifestado sentir un olor químico a quemado, a pesar de que no haya elementos inflamables alrededor. También dicen notar olor a humo sin que haya un fumador cerca.

¿Cuáles son las consecuencias?

Si las personas sufren disosmia, fantosmia o algún tipo de alteración del olfato, pueden verse indefensos ante algunas situaciones. Es por ello, que al no poder fiarse de su nariz, se compromete su salud, ya que no pueden detectar una fuga de gas, la comida quemada o incluso el humo si ocurre un cortocircuito.

Otro tormento es el momento de la ducha, ya que el olor del agua puede convertirse en desagradable. Los pacientes han declarado que deben dejar de respirar mientras se bañan, ya que el olor es “horrendo”.

¿Cómo pueden comer?

Expresaron que no pueden tomar café en las mañanas, pues les sabe a huevo podrido. Pero eso no es todo, ya que siendo el sentido del olfato el responsable del 80% de la percepción se ven obligados a aumentar el consumo de sal, especias y azúcar. Como consecuencia su salud se ve afectada, tanto que pueden sufrir de diabetes, hipertensión, entre otros.

Los alimentos que casi les son imposibles de pasar son las proteínas, como las carnes y el huevo. Esto se debe a que sabe como podrido o a heces. Los vegetales tampoco están exentos, ya que algunos dijeron que la lechuga tiene un olor tan desagradable que no lo pueden comer. Ni las frutas se salvan, limitando la dieta de las personas que sufren esos males.