¿Puede convertirse la viruela del mono en pandemia?

0
532
viruela del mono
viruela del mono

Varias preguntas sin respuestas claras e inmediatas rodean a los brotes de viruela del mono que estamos viendo en más de una decena de países. Salvo pocas excepciones, este virus por lo general se había limitado a las regiones de África occidental y central, pero ahora estamos en una situación nueva que sorprende y genera preocupación.

La comunidad científica se ha puesto manos a la obra para definir rápido lo que está ocurriendo

Antes, la pequeña cantidad de casos que habían surgido en otras partes del mundo podían vincularse a personas que habían viajado a países afectados y lo habían traído a casa. Ahora no está claro de quién se está contagiando la gente. Aunque los pacientes están evolucionando de forma favorable, la comunidad científica se ha puesto manos a la obra para definir rápido lo que está ocurriendo.

 

  1. ¿Una nueva pandemia a la vista?

“Es bastante improbable”, dice el profesor Brian Ferguson, del departamento de patología de la Universidad de Cambridge en Reino Unido. Parece haber bastante consenso en la comunidad científica sobre lo lejos que estamos de que la viruela del mono se convierta en otra pandemia.

Sin embargo, es una pregunta válida después de ver cómo una misteriosa neumonía en China terminó convirtiéndose en una pandemia global que obligó a confinamientos totales y medidas sin precedentes para contenerla. ¿Y por qué se considera improbable que se convierta en pandemia?

El primer motivo es que es muy difícil de transmitir de persona a persona, a diferencia de un virus respiratorio como el Sars-Cov2. La transmisión de la viruela del mono ocurre cuando la persona entra en contacto con el virus a través de un animal, humano o materiales contaminados.

Aún se desconoce el huésped reservorio (portador principal de la enfermedad) de la viruela del mono, aunque se sospecha que roedores africanos participan en la transmisión, según las guías de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos.

Para contagiarse de otro humano se requiere sobre todo contactos estrechos, intercambio de fluidos temporales y roces directos o indirectos con material lesivo infectado. El segundo motivo es que los síntomas evidentes de la viruela del mono, especialmente la aparición de pústulas cutáneas, ayudan a identificar más rápido los casos y controlar con relativa facilidad los brotes.

Y por último, es una enfermedad que aunque muchos no hayan escuchado hablar de ella hasta ahora, se conoce desde 1958 y está más estudiada. Pero que los científicos estén descartando ahora mismo que la evolución en pandemia no implica relajarse. Estamos ante el mayor brote de viruela del mono fuera de África y eso requiere tomarse el asunto con seriedad y buscar respuestas científicas, lo cual nos lleva a la siguiente incógnita.

Leer también [Viruela del mono: Argentina detecta posible primer caso]

  1. ¿Por qué estamos viendo brotes simultáneos en varios países?

Responder a esta pregunta es la principal urgencia de los científicos, la clave para impedir que sigan apareciendo casos y descartar que los brotes puedan descontrolarse. De momento, la viruela del mono parece estarse propagando sobre todo durante actividades sexuales, lo cual no implica que sea una enfermedad de transmisión sexual.

“Pero la inusual aparición de varios brotes en varios países implica que debemos ser abiertos de mente sobre lo que pasó y no descartar nada inmediatamente”, apunta Ferguson. Es por eso que ahora mismo se investigan otras posibilidades de transmisión, como a través de aerosoles, “por si ha habido algún cambio en la forma en que el virus se transmite”, añade el experto de la Universidad de Cambridge.

Es demasiado pronto para sacar conclusiones, pero ahora mismo no hay evidencias de que estemos ante una variante desconocida del patógeno. Los primeros análisis genéticos sugieren que los casos actuales están muy estrechamente relacionados con formas del virus observadas en 2018 y 2019.

Una posibilidad es que simplemente el virus se encontró en el lugar y momento precisos para prosperar, como hemos visto en la última década con los virus del ébola y el zika, que sin cambios en su genética originaron brotes inesperados. El investigador médico Sir Jeremy James Farrar, director de Wellcome Trust, una organización benéfica de investigación biomédica con sede en Londres, habló sobre la posibilidad de un “evento súperpropagador” donde las personas se infectaron y se llevaron el virus a diferentes países.

 

  1. ¿Por qué estamos viendo más casos en hombres homosexuales?

¿Los comportamientos sexuales facilitan la propagación? ¿Es solo una coincidencia? ¿Es una comunidad más consciente de la salud sexual y de hacerse chequeos médicos que faciliten el diagnóstico? Son varias de las preguntas que cabe hacerse al ver que muchos de los afectados son jóvenes homosexuales y bisexuales, pero los científicos advierten que “no existe nada biológico en el virus que diga que esta comunidad sea más susceptible que otras”, apunta Ferguson, quien urge a no estigmatizar sin fundamentos a este colectivo.

“Todos somos igualmente susceptibles ante la viruela del mono de acuerdo con lo que sabemos. No depende de la preferencia sexual y tampoco es una enfermedad de transmisión sexual”, refuerza.

Por lo tanto, la razón de que estos brotes parezcan estar afectando más a esta demografía podría ser más una cuestión de suerte que una característica específica en la biología del virus. Los expertos señalan que los niños serían más susceptibles por contar con un sistema inmune menos desarrollado.

 

  1. ¿Veremos muchos más casos en las próximas semanas?

Es algo difícil de predecir porque todavía no se entiende completamente la magnitud de los contagios ni los motivos por lo que estamos viendo el mayor brote de esta enfermedad fuera de África. Sin embargo, los expertos insisten en que una vez se identifican los casos y se emiten las alertas sanitarias, debería ser “relativamente fácil controlar los brotes”.

loading...