Cártel de Sinaloa recluta profesores universitarios

0
567
Por qué el Cártel de Sinaloa recluta a profesores universitarios en sus filas
Por qué el Cártel de Sinaloa recluta a profesores universitarios en sus filas

El narco asedia a los especialistas para afianzar su negocio criminal en los cinco continentes del planeta y las represalias por negarse a colaborar han sido fatales

La pandemia de COVID-19 llevó a que el Cártel de Sinaloa implementará estrategias para asegurar su economía criminal de la mano de personal especializado, por lo cual se ha identificado que recluta a profesores universitarios profesionalizados en Química.

El narco asedia a los especialistas para afianzar su negocio criminal en los cinco continentes

Eso se afirma en un informe de inteligencia de la Guardia Nacional, cuyo documento se localizó entre los miles de correos hackeados a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) por el colectivo Guacamaya.

El análisis

Además, el análisis indica que el Cártel de Sinaloa es responsable de mezclar el mortal opioide sintético con otras sustancias como heroína, cocaína y metanfetaminas. La combinación es altamente peligrosa porque refuerza el nivel de toxicidad y riesgo de muertes por sobredosis.

Cártel de Sinaloa recluta a profesores
Cártel de Sinaloa recluta a profesores

En otros reportes, la Administración del Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos ha reiterado que eso es para generar adicción y atraer compradores habituales. Además, los cárteles mexicanos también ampliaron su inventario de productos ilegales para vender fentanilo de colores.

Las dependencia militar mexicana dijo que el Cártel de Sinaloa

una de las mayores amenazas a la seguridad nacional de México y de Estados Unidos. Pues la misma agencia antidrogas norteamericana ha reportado que esta organización del crimen transnacional se expande por la mayoría de los cinco continentes del planeta.

Pero cuando comenzó la crisis de la pandemia de coronavirus en 2020, se registró un desabasto de precursores químicos para sintetizar fentanilo. Así fue como los líderes del grupo criminal buscaron opciones para no registrar caídas en su producción.

Cártel de Sinaloa
Cártel de Sinaloa

En esa época

los embarques marítimos por diversas rutas que llegan a México fueron suspendidos temporalmente o registraron algunas dificultades para el intercambio comercial. Pero eso no frenó a la facción liderada por Ismael Zambada García, el Mayo, y los Chapitos, hijos de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo.

Lo anterior, derivó en la búsqueda de alternativas de producción para disminuir la dependencia de los químicos procedentes de China”, señala el documento revelado por el colectivo Guacamaya.

Entonces:

Cártel de Sinaloa utilizó sus alcances operativos para innovar en la ingeniería química y así obtener precursores para lograr un producto más puro y con la calidad de laboratorios chinos.

Como consecuencia de estas acciones, al parecer reclutan profesores universitarios especializados en química para lograr dicho fin”, señaló el informe de la Guardia Nacional. Y así, las primeras pruebas de los experimientos fueron enviadas a Japón, Australia, Canadá, así como Estados Unidos.

El uso de especialistas en el área de síntesis de drogas para el crimen organizado ya ha sido registrado por autoridades mexicanas, pero hasta la fecha no se había indicado su vínculo con el Cártel de Sinaloa ni los intereses que llevaron a esa estrategia.

 

DESARTICUALAN RED del Cártel de Sinaloa

En octubre de 2020, cuando se vivía la pandemia del COVID-19, la Fiscalía General de la República (FGR) desarticuló a una red de supuestos traficantes de fentanilo que eran encabezados por Salvador C., ingeniero químico egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Salvador C. fue identificado con una serie de propiedades en Durango, Estado de México y la capital del país, donde también fueron incautados volúmenes considerables de precursores químicos, entre ellos reactores de 5 mil kilos de capacidad.

Hong Kong

Además, se supo que tenía contactos en Hong Kong, pues se detectó un envío desde ese punto a través de la ruta de Yokohama, Japón, con destino final a Ensenada, Baja California. La Operación blue fue un precedente para la propia FGR por la cantidad de maquinaria implicada.

Mientras que en mayo de 2021, reportes locales señalaron que un estudiante de Química fue asesinado en la ciudad fronteriza de Tijuana. El joven de 24 años asistía a la Universidad Autónoma de Baja California y presuntamente, se negó a trabajar para el narco empleando sus conocimientos.

Reclutaban a especialistas

En aquel entonces se informó que los grupos criminales reclutaban a especialistas para elaborar drogas sintéticas y para ello ofrecían salarios de 10 a 18 mil dólares americanos, equivalentes a 200 mil 700 y 361 mil 300 pesos mexicanos, respectivamente, por el tipo de cambio de 20 pesos pór dólar.

Leer también [Terroristas ucranianos mueren abatidos tras matar a 11 rusos]

Aunque el informe de la Guardia Nacional señala la táctica específica del Cártel de Sinaloa por la crisis de coronavirus, la DEA ya había informado que los cárteles mexicanos no se vieron afectados durante la pandemia. En un inicio disminuyeron el transporte y procesamiento para obtener precursores químicos y dinero ilícito en sistemas de blanqueo capital.

Precio de la metanfetamina

Sin embargo, compensaron las pérdidas inflando el precio de la metanfetamina y reteniendo cargamentos que anteriormente enviaban de forma regular. Eso generó sustituciones económicas cuando había limitaciones de comercio o circulación de transporte.

La documentación hackeada justifica que no es posible detectar las entradas de fentanilo desde China por puertos aduaneros y de revisión fronteriza porque llegan en forma de pastillas con permisos legales.

Apenas el 13 de octubre de reciente, cuando se reunieron altos funcionarios de Seguridad de México y Estados Unidos, ambos países informaron que en lo que va de 2022 se han contabilizado decomisos históricos de fentanilo, incluido un aseguramiento de 800 mil pastillas en Sonora en agosto pasado.