Pfizer anuncia que su medicamento oral contra el COVID-19 podría estar disponible este año

0
355
Medicamento oral de Pfizer
Medicamento oral de Pfizer

El medicamento oral para tratar el COVID-19 elaborado por el laboratorio estadounidense Pfizer podría estar disponible este año si obtiene la autorización, así lo dieron a conocer el último martes fuentes de la compañía. Dicho medicamento oral podría usarse para tratar a pacientes ya infectados o como medida preventiva para evitar que el virus se expanda en un hogar, después de que un miembro de la familia contraiga el virus.

El laboratorio tiene previsto suministrar 2.300 millones de vacunas en todo el mundo

Los ejecutivos de Pfizer dijeron que el tratamiento potencial muestra signos de ser efectivo contra varias variantes del virus, y se mostraron optimistas a la espera de los datos de investigación que se esperan para finales de este año. “Es un medicamento realmente importante para el mundo, crucemos los dedos mientras esperamos los resultados”, dijo el director científico de Pfizer, Mikael Dolsten.

En caso de que los estudios y el análisis por parte de los entes sanitarios resulten positivos, la compañía podría aumentar la producción del medicamento para el año que viene. Actualmente, el laboratorio estadounidense Merck se encuentra a la espera de que los entes estadounidenses y europeos den la autorización de emergencia a su píldora contra el covid-19, un remedio fácil de administrar.

El tratamiento de molnupiravir, administrado a los pacientes a los pocos días de dar positivo, reduce a la mitad el riesgo de hospitalización y muerte, según un ensayo clínico realizado por Merck, también conocido como MSD fuera de los Estados Unidos.

Pfizer, mientras tanto, elevó el martes sus estimaciones de ingresos anuales por su vacuna contra el covid Comirnaty, que desarrolla junto a la biotecnológica alemana BioNTech, gracias a la fuerte demanda fuera de Estados Unidos. Ahora la empresa espera vender la vacuna este año por 36.000 millones de dólares, cuando la anterior previsión era de 33.500 millones.

Más del 75% del aumento de los ingresos de Comirnaty en el tercer trimestre de 2021 proviene de países fuera de Estados Unidos”, dijo el director general de Pfizer, Albert Bourla, en el comunicado de los resultados trimestrales de la empresa.

“Estamos en camino de cumplir nuestro objetivo de suministrar al menos 2.000 millones de dosis a los países de ingresos bajos y medios para finales de 2022″, añadió, y señaló que la mitad de estas dosis se venderían al gobierno estadounidense a precio de coste para su distribución en los países más pobres del mundo.

En el conjunto del año, Pfizer tiene previsto suministrar 2.300 millones de vacunas en todo el mundo. A finales de octubre, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) aprobó Comirnaty para niños de 5 a 11 años, allanando el camino para una nueva e importante campaña de vacunación en el país.

Un grupo de expertos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) se reunió  el martes para decidir si se recomienda la vacuna para los niños más pequeños. De julio a septiembre, Pfizer registró ventas de 24.100 millones de dólares, más de los 22.700 millones esperados por Wall Street.

Controlar el nivel de insulina reduce el riesgo de padecer COVID-19 grave

Hace 100 años se descubrió la insulina, una hormona producida por el páncreas del ser humano que juega un papel clave en el mantenimiento de niveles correctos de glucosa en la sangre. Cuando una persona tiene diabetes, sus niveles de glucosa están alterados. Al no estar controlada, puede ser un factor de riesgo para desarrollar COVID-19 grave si la persona se contagia el coronavirus y por eso es prioritario hoy que reciba el esquema completo de vacunación cuanto antes. En Japón, encontraron un mecanismo que contribuye a que las personas con diabetes sufran esos cuadros más severos.

Lo describieron investigadores de la Universidad de Osaka de Japón: el coronavirus que causa la enfermedad COVID-19 se une a una proteína de la superficie celular cuya expresión se ve favorecida por los altos niveles de insulina en sangre en personas mayores, con obesidad y con diabetes.

Antes de la pandemia, se sabía que mantener los niveles de insulina en sangre dentro parámetros estrictos y saludables debía ser un objetivo diario para las personas con diabetes. Pero ahora, investigadores de Japón han descubierto que regular los niveles de insulina en sangre puede incluso ayudar a reducir el riesgo de padecer COVID-19.

La GRP78 es una proteína que se encuentra en el tejido adiposo (es decir, en la grasa). Las personas mayores, obesas y diabéticas son más vulnerables al COVID-19 y, aunque las razones de ello aún no están del todo claras, el equipo de la Universidad de Osaka aportó luz sobre esta cuestión.

“Recientemente se sugirió que el tejido adiposo podría ser un importante reservorio del coronavirus SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19″, afirmó el autor principal del estudio, Jihoon Shin. “Por eso, quisimos investigar si existe alguna relación entre el exceso de tejido adiposo en pacientes mayores, obesos y diabéticos y su vulnerabilidad al COVID-19″.

Con ese objetivo, los investigadores se fijaron en el GRP78, que recientemente se ha sugerido que está implicado en la interacción del coronavirus con las células humanas. La vía principal por la que el virus entra en las células humanas es mediante una proteína de la Espiga en la superficie viral que se une a una proteína de la superficie celular humana llamada enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2).

Shin y sus colegas descubrieron que la proteína Espiga también puede unirse directamente a GRP78. También encontraron que la presencia de GRP78 aumenta la unión con ACE2. Para hacerse una idea de la implicancia de GRP78 en la vulnerabilidad de COVID-19, investigaron la cantidad de proteína GRP78 presente en los tejidos de pacientes mayores, con obesidad y con diabetes.