Mindfulness incrementa las emociones positivas

0
163
Mindfulness
Mindfulness

El Mindfulness puede considerarse una filosofía de vida que incluye la práctica de la meditación. Juntamente a varias técnicas de relajación, su apogeo es reciente. A pesar de que muchas personas dicen que realizan meditación, es en ocasiones un concepto equívoco, por tanto, antes de hablar del Mindfulness se debe saber qué es la meditación.

Terapia de filosofía de vida que incluye la meditación

La meditación es una actividad intelectual en la que se busca lograr un estado de atención centralizada en un pensamiento o sentimiento, un objeto, la concentración propiamente dicha, o algún elemento de la percepción. Este estado se recrea en el momento presente y pretende liberar la mente de pensamientos nocivos.

Como el Mindfulness tiene tanto que ver con el modo en el que manejamos nuestro foco atencional, también llamado atención plena.

 

BENEFICIOS

  • Para nuestro cuerpo: tras solo ocho semanas de entrenamiento, practicar mindfulness fortalece el sistema inmune.
  • Varios estudios han encontrado que incrementa las emociones positivas mientras que reduce las negativas y el estrés. De hecho, en un estudio se mostró que podría ser tan buena como los antidepresivos en combatir la depresión y prevenir la recaída.
  • Cambia nuestro cerebro: incrementa la densidad de la materia gris de nuestro cerebro relacionada con el aprendizaje, memoria, regulación emocional y empatía.
  • Concentración: ayuda a evitar las distracciones y mejora la memoria y atención. Lee este artículo si quieres aprender a mejorar tu concentración.
  • Fomenta la compasión y altruismo: la investigación sugiere que su entrenamiento nos hace más proclives a ayudar a los demás e incrementar la actividad neuronal relacionada con la empatía y regulación emocional. También mejora la autocompasión.
  • Mejora las relaciones personales: el entrenamiento en mindfulness hace que las parejas estén más satisfechas con sus relaciones, hace que cada persona sea más optimista y se encuentre más relajada y hace que se sientan más aceptados y cercanos el uno con el otro.
  • Bueno para padres y futuros padres: reduce la ansiedad del embarazo, el estrés y la depresión. Los padres que practican mindfulness afirman que son más felices con sus hijos y estos tienen mejores habilidades sociales.
  • Ayuda a los niños en la escuela: reduce los problemas de comportamiento y la agresión en estudiantes. Mejora la felicidad y la habilidad de prestar atención. Las maestras que lo practican muestran menor presión arterial, menos emociones negativas y menos síntomas de depresión.
  • Ayuda a los profesionales de la salud a afrontar el estrés, conectar con sus pacientes y mejorar su calidad de vida.
  • Cárceles: reduce el odio, la hostilidad y cambios de humor en los presos al aumentar la consciencia de sus pensamientos y emociones. Ayuda a la rehabilitación y a reintegrarse en la sociedad.
  • Ayuda a veteranos de guerra: reduce los síntomas del trastorno de estrés postraumático en veteranos que sufren secuelas de la guerra.
  • Obesidad: practicar mindfulness mientras se come anima a tener mejores hábitos alimenticios.
  • Ayuda a mejorar tu autoestima.
  • Reconocer y parar reacciones automáticas y habituales.
  • Responder de forma más efectiva a situaciones difíciles y complejas.
  • Ver las situaciones más claramente.
  • Ser más creativo.
  • Lograr un balance en trabajo y hogar.

Leer también:

Aprenda a combatir la tensión del día a día

¿CÓMO SE PRACTICA?

  • En relación al tiempo, es recomendable empezar practicando varios minutos al día e ir ampliando en función vayas adquiriendo la rutina hasta llegar al ritmo ideal de 30 minutos diarios. Hay que ser perseverante, no abandonar si no notamos cambios al principio e intentar no avanzar demasiado rápido. Ten paciencia.
  • Encuentra tu momento tranquilo del día, por la mañana justo después de despertarte, antes de acostarte al terminar la jornada, después de comer al medio día, etc.
  • Escoge un ambiente o sitio relajado, libre de ruidos y/o distractores externos, con una temperatura adecuada y en el que nos sintamos muy a gusto: en tu cuarto, en la oficina, en un parque al aire libre, en el jardín, etc.
Practica de Mindfulness
  • Ponte ropa cómoda y colócate también en una postura cómoda. Sentado en el suelo con la espalda recta para no obstaculizar la respiración o tumbado sobre una esterilla.
  • Céntrate en tu respiración, concéntrate en cómo el aire entre por tus fosas nasales hacia tus pulmones, cómo nutre de oxígeno todo tu cuerpo y cómo sale de nuevo por la nariz, llevándose con él todo lo malo y lo negativo. En cuanto tu mente se distraiga llévala de nuevo a la atención de tu respiración. Con la práctica, poco a poco irás mejorando la técnica y cada vez te llevará menos tiempo alcanzarlo.
  • Deja que aparezcan libremente los pensamientos y mociones que vayan surgiendo. Es imprescindible mantener una actitud neutral ante ellos, no juzgarlos como buenos o malos, simplemente percibirlos y observarlos de manera impersonal.