Llamado de ayuda

0
981
El Rincon Veneco
El Rincon Veneco

EL RINCÓN VENECO

Por: Alma Llanera

¡Epa mis panas venezolanos y peruanos, qué más! Aquí reencontrándonos en este Rincón Veneco.

En estos momentos el “Barrio Chamo”, albergue para venezolanos recién llegados al Perú, ubicado en la urbanización Canto Bello (San Juan de Lurigancho), 300 m2 donde se da comida, atención médica y lo que es mejor, esperanza, las 24 horas del día, ya no se da abasto.

La inmensa generosidad del empresario textil peruano René Cobeña, cuya iniciativa dio vida a este refugio temporal para mis compatriotas en situación más desesperada, ya no puede crecer más por la cantidad de casi 80 venezolanos por semana que duermen en el piso sobre colchones de aire, otros comparten un camarote con toda una familia, y hasta convierten la sala por las noches en un campo de refugiados.

“La cocina sí es sagrada: esta es una fábrica a tiempo completo de bombas, arepas y tizanas que luego sus cocineros venderán en las esquinas de Lima.

“Si esto se sigue llenando, algunos deberán dormir a la intemperie. Necesitamos ayuda para estas familias. Cualquier espacio libre, un garaje, un piso o una terraza es útil para ayudar a estas personas. He tenido que dejar de pagar la universidad de mi hija para seguir abonando el alquiler de este lugar, pero la recompensa es ver cómo estas personas vuelven a nacer”, declaró Cobeña al diario El Comercio.

Las condiciones son como las de cualquier hogar: todos deben apoyar con la limpieza, mantener el orden y respetar las políticas de convivencia.
La estancia promedio de un extranjero refugiado aquí es de unos 20 días, mientras se adaptan a esta ciudad y consiguen un empleo que les permita independizarse. Luego de eso, aquí todo es solidaridad y optimismo.

Ya es pedir mucho a la gran generosidad de los peruanos, pero les imploro que si estuviera a su alcance poder apoyar al señor Cobeña en esta labor humanitaria, Venezuela entera, toda su nación, no podría saldar la deuda que hemos contraído con ustedes.

Si algo les sobra, si algo ya no usan, si les sobra S/.2 o S/.5 por favor ayuden a mi gente, pues la recompensa vendrá del Cielo no de los hombres.
Rezo a Nuestra Señora de Coromoto porque el enorme corazón de los peruanos nos salve una vez más.