Joven rapero es el asesino de tiroteo en desfile de EE.UU. en Chicago

0
99
Robert E. Crimo III
Robert E. Crimo III

Tras interminables horas a la fuga, fue finalmente capturado. La policía de Chicago informó en la tarde del último lunes que detuvo a Robert E. Crimo III, un joven rapero de 22 años sospechoso por el tiroteo que dejó al menos 6 muertos y más de 30 heridos durante una celebración del 4 de julio en las afueras de Chicago.

El chico de 22 años trató de escapar, pero poco después fue detenido “sin incidentes” cerca de Lake Forest, en Illinois

Se desconocen de momento las motivaciones detrás del ataque. Según informaron en una conferencia de prensa, fue capturado en el norte de Chicago luego de que un policía intentara detenerlo infructuosamente durante una parada de tráfico.

El joven trató de escapar otra vez, pero poco después fue detenido “sin incidentes” cerca de Lake Forest, en Illinois.

En varias plataformas y redes sociales aparecen varios videos musicales con su nombre que muestran a un joven con características físicas similares a las fotografías que mostró la policía. En varios de los videos, Crimo parece hacer apología de las armas y de los tiroteos en las escuelas.

De hecho, en uno de ellos llamado On my Mind (En mi mente) se le ve vestido con un chaleco y un casco de operaciones militares en un salón de clases.

Leer también [Protestas por muerte de afroestadounidense de 60 balazos durante persecución policial]

LOS HECHOS

Resumiendo los hechos, un tiroteo dejó al menos seis muertos y 24 heridos durante un desfile por el Día de la Independencia de Estados Unidos (4 de Julio) en una ciudad al norte de Chicago.

Las celebraciones del 4 de Julio se suspendieron tanto en Highland Park, donde tuvo lugar el ataque, como en varias localidades de la zona. Un testigo identificado como Michael, entrevistado por el canal WGN, dijo haber visto a un único tirador armado con un rifle “agachado y avanzando de manera metódica, casi militar”.

Los tiros sembraron el pánico en las calles de este pueblo acomodado a orillas del lago Michigan, donde cientos de personas se habían concentrado en la mañana para las celebraciones del 4 de julio. Brad Schneider, representante por Illinois en la Cámara baja del Congreso, se encontraba allí cuando sonaron los disparos.

“Mi equipo de campaña y yo acabábamos de reunirnos para el inicio del desfile cuando comenzó el tiroteo”, tuiteó Schneider tras ponerse a cubierto.

Christopher Covelli, portavoz de la Fuerza Especial contra Crímenes Graves del Condado Lake, dijo que el hombre armado aparentemente abrió fuego contra los asistentes al desfile desde un techo con un fusil que las autoridades ya recuperaron en el lugar. Covelli no sabía desde cuál edificio se realizaron los disparos.

La policía de Highland Park indicó en un comunicado emitido por la mañana que al menos seis personas murieron y 24 fueron trasladadas a hospitales. Un video grabado por un periodista del Sun-Times tras los disparos muestra a una banda en una carro alegórico que sigue tocando mientras la gente pasa corriendo y gritando. Una fotografía publicada en las redes sociales parece mostrar charcos de sangre cerca de sillas volcadas en el centro de Highland Park.

Gina Troiani y su hijo estaban en fila con su clase de la guardería, listos para entrar en la ruta del desfile, cuando ella escuchó un fuerte sonido que creyó que eran fuegos artificiales, hasta que escuchó a la gente gritar sobre un tirador.

“Empezamos a correr en dirección contraria”, comentó a The Associated Press.

Su hijo, de cinco años, iba en su bicicleta decorada con cintas rojas y azules rizadas. Él y otros niños del grupo sostenían pequeñas banderas estadounidenses. Las autoridades municipales señalaron en su sitio web que las festividades iban a incluir un desfile de bicicletas y mascotas para niños.

Troiani dijo que empujó la bicicleta de su hijo, corriendo por el barrio para volver a su auto. En un video que Troiani grabó con su teléfono, algunos de los niños se asustan visiblemente al oír el fuerte ruido y luego se apartan a un lado de la calle al tiempo que suena una sirena.

“Fue una especie de caos”, comentó. “Hubo gente que se separó de sus familias, buscándolas. Otros simplemente soltaron lo que traían, tomaron a sus hijos y empezaron a correr”.

El gobernador de Illinois, J.B. Pritzker, dijo que estuvo supervisando de cerca la situación en Highland Park y que la policía estatal de Illinois brindó ayuda.