Hiel de cuy: Un milagro para la salud de todos

0
1385
Hiel de cuy
Hiel de cuy

El cuy no solo sirve para la crianza comercial y el negocio, también se utiliza para sanar enfermedades

Cuando una persona tiene dolores o ardor en la región de abdomen, hipo, vómitos o simplemente después de ingerir alimentos desea ir al baño rápidamente, son síntomas que podrían indicar un problema de gastritis o de úlceras gastrointestinales.

Generalmente los gastroenterólogos le recomiendan al paciente realizarse exámenes gastrointestinales diversos, siendo algunos de ellos muy dolorosos e incómodos. Para luego recomendar un tratamiento a base de laxantes u otros medicamentos que solo alivian el dolor pero no tiene un efecto más directo para cicatrizar las llagas y úlceras que están apareciendo en las paredes del sistema gastrointestinal, que por su misma formación están en lugares inaccesibles para estos fármacos.

Ante ello, aparece milagrosamente una solución que la encontramos en nuestro bendito cuy, un roedor milenario de los andes. Todos sabemos que los animales tienen, junto al hígado, una bolsita de color verdoso (vesícula biliar) que contiene una sustancia extremadamente amarga (llamada comúnmente hiel ó bilis), la misma que tiene un poder curativo extraordinario. Créanme que la hiel del cuy es fabulosa y tiene poderes nunca antes vistos.

LA HIEL: UNA SUSTANCIA SANADORA

La hiel es una sustancia  que  tiene  las  siguientes  propiedades curativas:

  • No es tóxico.
  • Se adhiere RAPIDAMENTE a las paredes del organismo que tienen heridas, y llega a las partes más inaccesibles.
  • Su capacidad de cubrimiento en las heridas, es prolongado y eficaz, de mayor duración a ciertas medicinas pero efectivo.
  • Su poder es más amplio que la Violeta Genciana,  que si es tóxica, motivo por el cual, la violeta  es de uso externo.
  • Su recubrimiento permite protección a las heridas durante el proceso de ebullición y tratamiento de los alimentos dentro del tracto estomacal.
  • Se desprende de las heridas cuando están cicatrizadas totalmente. Evita que las heridas tengan contacto con el jugo gástrico durante su proceso de formación, permitiendo así que su cicatrización sea más rápida y eficaz, reduciendo el dolor y molestias que estas causan.
  • Al ingerir diariamente una o dos hieles,  una a dos  horas antes de ingerir nuestros alimentos, va a renovar el recubrimiento en las heridas o úlceras estomacales, lo que va a permitir su cicatrización definitiva.

MODO DE EMPLEO DE LA HIEL

Al principio quizás se sienta un temor de que se pueden reventar al tomarlas, cosa que no va a suceder si lo hace con cuidado (hay que tomarlo con agua como si fuese una pastilla), y en la medida que avance el tratamiento se hace más fácil tomarlas.

Al inicio del tratamiento se toman dos o tres hieles, en ayunas y una a dos horas  antes  del  almuerzo, durante  dos  o  tres  semanas. En la cuarta semana se  baja la dosis a una hiel en ayunas y antes del almuerzo respectivamente.

Se recomienda mantener esta dosis hasta sentirse bien y comprobar el total restablecimiento. Posteriormente se debe  tomar como costumbre la ingesta de hieles, pues es muy bueno y ya varios testimonios lo demuestran.

ADVERTENCIAS IMPORTANTES

Al inicio del tratamiento, se va a originar una diarrea frecuente, fétida, color verdosa, lo que no debe alarmar al paciente, ya que esto va a desaparecer conforme se avance el tratamiento.

Tener presente que esto es debido a que la sustancia verdosa de la hiel va a limpiar todo el estómago, eliminando parásitos, amebas y otros microorganismos que están anidados en el sistema digestivo, posiblemente durante mucho tiempo.

Información proporcionada por la RED DE MULTISERVICIOS REGIONALES SAC. Si deseas aprender sobre el negocio del cuy y su rentabilidad, te invitamos a comunicarte con los especialistas de esta Red. Celular: 997312573