Enfermero salvaje grabó abusos sexuales a pacientes que estaban inconscientes

0
125
Enfermero salvaje grabó abusos sexuales a pacientes que estaban inconscientes
Enfermero salvaje grabó abusos sexuales a pacientes que estaban inconscientes

¡DURO CASTIGO PARA EL MONSTRUO! El pasado mes de julio, una empleada de un hospital de Colorado comprobó que las luces de la habitación de la UCI estaban apagadas y que la cortina que rodeaba la cama estaba corrida. Corrió la cortina y se encontró con una imagen espeluznante.

Los hechos ocurrieron en una ciudad de unos 65.000 habitantes cercana a la frontera con Utah

La paciente estaba inconsciente, con la bata levantada para dejar al descubierto sus pechos y genitales, según declaró posteriormente la empleada a las autoridades. Un enfermero, Christopher Lambros, apoyaba la cabeza en el estómago de la mujer y sostenía un teléfono móvil como si se estuviera haciendo un selfie.

Una investigación policial iniciada ese mismo día descubrió fotos y vídeos borrados que mostraban al enfermero de 61 años agrediendo sexualmente a la paciente inconsciente y al menos a otras dos personas, según un informe de arresto del Departamento de Policía de Grand Junction. En un video, según la policía, Lambros se susurraba a sí mismo: “No te deshagas nunca de estos vídeos”.

Leer también [Tormenta gigante Elliot deja 28 muertos y apagones en EE. UU.]

ABOMINABLE

“Tienes que guardarlos para siempre, esta es tu colección de Dexter”, dijo supuestamente, refiriéndose a la serie de televisión sobre un experto en manchas de sangre que tiene una doble vida como asesino en serie.

Aún se desconoce el alcance de los abusos cometidos en el Centro Médico St. Mary de Grand Junction, Colorado, una ciudad de unos 65.000 habitantes cercana a la frontera con Utah. Cinco meses después del encuentro de la empleada con Lambros el 9 de julio en la sala de la UCI, las autoridades afirman que la investigación sigue su curso. El fiscal de distrito del condado de Mesa, Daniel Rubinstein, dijo durante una audiencia en noviembre que los investigadores creen haber descubierto una cuarta víctima cuya agresión tuvo lugar en 2016.

Señalando en parte a los comentarios de Dexter, dijo a un juez que las autoridades están preocupadas de que podrían encontrar un “gran número de víctimas.”

Los pacientes que presuntamente sufrieron abusos por parte del ex enfermero dijeron que sus vidas han quedado destrozadas. Describieron su conmoción por haber sido violados en su momento de mayor vulnerabilidad: en un hospital, a veces con respiradores.

“Ha destrozado mi vida, me ha destrozado a mí”, declaró una de las víctimas ante el tribunal. “Pensaba que estaba a salvo en el hospital y un enfermero me hace esto”.

Mary’s y las empresas matrices SCL Health e Intermountain Healthcare. Propuesta como una demanda colectiva, argumenta que las empresas sabían o deberían haber sabido de las malas acciones de su empleado, que comenzó a trabajar para el hospital en 2012.

“Mary’s puso al monstruo en la habitación”, dijo el abogado de las víctimas, Siddhartha Rathod, a The Washington Post. “Y St. Mary’s no supervisó al monstruo cuando estaba en la habitación. Sí, la responsabilidad recae en Lambros por su conducta. Pero la responsabilidad también es del St. Mary’s”.

Mary’s y sus pacientes lo denunció a las fuerzas de seguridad después de que la compañera que lo vio informara a su supervisor de lo que había visto. Fue despedido tras su detención en octubre. El presidente del St. Mary’s Medical Center, Bryan Johnson, dijo que el hospital está cooperando con la investigación policial.

“De lo que se acusa a este ex enfermero es reprobable y va en contra de todo lo que creemos y valoramos en St. Mary’s Medical Center”, dijo en un comunicado. “Los pacientes depositan su confianza en nosotros y deberían sentirse seguros con nuestros cuidados. Estamos trabajando estrechamente con las fuerzas del orden para proteger a nuestros pacientes de quienes pretenden causar daño.”

Lambros está detenido en el Centro de Detención del Condado de Mesa por tres cargos de agresión sexual contra una víctima indefensa o incapaz de dar su consentimiento; cada cargo conlleva una pena de cuatro a 12 años de prisión, con un potencial de hasta 32 años en circunstancias extraordinarias. Rubinstein dijo durante la vista de noviembre que los cargos a los que se enfrenta Lambros podrían encerrarle más años de los que le quedan de vida.

Su fianza se fijó en un millón de dólares durante la vista. Una de las mujeres a las que se acusa de agredir habló en la sala, según una transcripción, diciendo entre sollozos que Lambros “¡no debería salir nunca de ningún sitio!”. Dijo que estaba con respiración asistida cuando fue abusada.

 Leer también:

Masacre de Covina: Asesinó a 9 miembros de su familia vestido de Papá Noel

MÁS VÍCTIMAS

Otra presunta víctima, una ganadera de 45 años que forma parte de la demanda, declaró al Post que estaba intubada cuando llegó al St. Mary procedente de otro centro sanitario el pasado mes de junio. Sus vías respiratorias estaban inflamadas y pasó varios días inconsciente en la UCI, donde Lambros trabajaba como enfermera.

Cuando volvió en sí, contó, le dijo a su madre que sentía que algo “no iba bien”.

“No paraba de decirle: ‘Algo no va bien’”, recordó la mujer, a la que The Post identifica por sus iniciales, J.V. “No sabía qué, pero sabía que no iba bien. Y odio el hecho de que ésta sea la respuesta”.

Dijo que había sido agredida sexualmente de niña, y cuando la policía le dijo el otoño pasado que creían que había sido víctima en el hospital, “todo ese trauma del pasado volvió a la palestra”. Luchaba con la sensación de “que alguien puede usar tu cuerpo como quiera y tú no tienes nada que decir al respecto”.

Desde que se enteró de la presunta agresión, J.V. dijo que había empezado a hacer terapia y a tomar medicación para la ansiedad y la depresión. Sigue pagando las facturas de su estancia en el hospital: 905 dólares al mes. Recibe un extracto en papel y un mensaje de texto cada vez que se retira dinero de su cuenta.

“No puedo creer que me sigan cobrando”, dice. “Es un recordatorio cada mes”.