Emoliente: La bebida ancestral que cura a los peruanos

0
379
Emoliente
Emoliente

Desde tiempos muy antiguos se acostumbraba tomar agua de cebada. En Grecia tenían una bebida ceremonial preparada con agua, cebada y un tipo de menta, a la cual llamaban ‘kykeon’.

En España también se hizo popular. Alberto Sánchez Alvarez-Insúa, en su artículo “El agua de cebada. Noticia del inicio de su consumo en Madrid a través de un curioso impreso del siglo XVIII” comenta que esta era una bebida económica y refrescante, muy popular en Madrid. “En algunos casos, esta bebida se solía aromatizar con canela y zumo de limón”.

Con el Virreinato, el emoliente llegó al Perú y su fama medicinal se esparció rápidamente. Hermilio Valdizán cuenta que la preparación “fue muy empleada en la época Colonial, tanto que llegó a construir base de una verdadera industria en Lima, donde había pequeños establecimientos dedicados exclusivamente al expendio de emoliente y por cuyas calles deambulaban unos súbditos chinos que vendían la bebida. Esto ya en plena época republicana”.

Con el pasar de los años en el Perú, las calles se empezaron a llenar de emolienteros. Así, encontrar una carretilla en las esquinas era cosa común.

Emolinka

Emolinka es el emoliente tradicional peruano presentado como nunca antes lo viste. Se trata de una bebida instantánea a base de hierbas naturales sin colorantes, persevantes ni saborizantes, beneficioso para la salud y de fácil preparación. Solo se necesita verter un poco de agua caliente.

Este producto innovador y saludable está logrando gran aceptación en el  mercado limeño y de provincias como Cusco, por su versatilidad, presentándola como una bebida caliente o fría. Asimismo, en alianza con el  pisco peruano han creado un trago llamado  “La Bebida del Inca”, para disfrutar de la mezcla entre la bebida espirituosa y aquel viejo amigo que convierte los inviernos más fríos en un momento de calma y calidez.

La Empresa Ferreyros Productora & Catering creadora  del  Emolinka, fue recibida por la agregaduría comercial de la embajada de Perú en España, donde les recomendaron visitar el conocido restaurante Kena.

Luis Arévalo, chef y dueño de este local, considerado embajador de la cocina peruana, quedó muy sorprendido por la novedad del producto, enfatizando su buen sabor, textura y presentación.

El Emolinka será introducido con gran expectativa a través de distribuidores de alimentos en el sector turismo, hotelero, líneas aéreas, tiendas naturistas y servicios de catering tanto en Europa como en Estados Unidos, llegando a las comunidades peruanas para quienes el Emoliente tiene un valor sentimental significativo por sus vivencias, costumbres y cultura.