El riesgo de la extinción humana por una catástrofe climática

0
50
extinción humana
extinción humana

Los posibles resultados catastróficos del cambio climático, incluyendo la extinción humana, no están recibiendo la atención debida por parte de los científicos, según un nuevo análisis. Los autores del artículo, publicado en la revista de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, PNAS por sus siglas en inglés, señalan que si no se toman medidas adecuadas, un calentamiento extremo podría ser una realidad.

Esta es la advertencia científica que han lanzado los especialistas

Sin embargo, este escenario es poco estudiado.

Hay muchas razones para creer que el cambio climático podría volverse catastrófico, incluso con niveles modestos de calentamiento“, afirmó Luke Kemp, investigador del Centro para el Estudio del Riesgo Existencial de la Universidad de Cambridge en Inglaterra y autor principal del artículo.

“El cambio climático ha jugado un papel en cada evento de extinción masiva. Ha ayudado a derribar imperios y ha dado forma a la historia”. Los autores se preguntan: “¿Podría el cambio climático antropogénico resultar en el colapso de la sociedad mundial o incluso en la eventual extinción humana?”. “En la actualidad, este es un tema peligrosamente poco explorado”, agregan.

Leer también:

Cuáles son las consecuencias del cambio climático en la salud en América Latina

“UNA GESTIÓN DE RIESGOS SENSATA”

Los intentos recientes de abordar las consecuencias más extremas del calentamiento global provienen sobre todo de libros de divulgación como “La tierra inhabitable” y no de la investigación científica convencional. Los autores del nuevo estudio argumentan que es hora de investigar más extensamente la posibilidad de lo que denominan “la jugada final del cambio climático”.

Sequia
Sequia

También instan al Panel Internacional de Cambio Climático de Naciones Unidas, IPCC por sus siglas en inglés, a publicar un informe específicamente sobre el riesgo de cambios catastróficos. Los informes del IPCC se han enfocado en los impactos de un calentamiento de 1,5 °C o 2 °C por encima de las temperaturas observadas en 1850, antes del inicio de la industrialización global.

Esas temperaturas han sido el foco principal de los esfuerzos internacionales por combatir el cambio climático. En el acuerdo de París de 2015, casi todas las naciones del planeta se comprometieron a mantener el aumento de las temperaturas globales “muy por debajo” de 2 °C este siglo y hacer esfuerzos para mantenerlo por debajo de 1,5 °C.

Mantener esos límites este siglo supondrá una pesada carga para las economías mundiales, pero los estudios del IPCC no mencionan consecuencias catastróficas como la extinción de la humanidad.

Creo que es una gestión de riesgos sensata pensar en los peores escenarios plausibles. Si lo hacemos cuando se trata de cualquier otra situación de riesgo definitivamente deberíamos hacerlo cuando se trata del destino del planeta y las especies“, señaló Kemp.

Leer también [Tensión entre EE.UU. y China por visita de Nancy Pelosi a Taiwán]

EN QUÉ TRAYECTORIA ESTAMOS

Las estimaciones de los impactos de un aumento de temperatura de 3 °C están subrepresentadas en comparación con su probabilidad, de acuerdo a los autores del análisis. ¿Cuán factible es que se llegue a ese incremento? La temperatura del planeta ya ha aumentado en promedio cerca de 1,1 y posiblemente hasta 1,2, según el informe del IPCC de agosto de 2021.

En cuanto a incrementos futuros, un estudio publicado en abril en la revista Nature señaló que si se cumplieran todos los objetivos a largo plazo anunciados por los países en la COP 26, la cumbre de cambio climático de Glasgow en 2021, el calentamiento podría contenerse en 2 °C.

Sin embargo, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, recordó en marzo de este año que mantener el incremento de temperatura por debajo de 1,5 °C sigue requiriendo una reducción drástica del 45% en las emisiones de CO2 o dióxido de carbono de 45% para 2030.

Guterres advirtió que los planes actuales de los gobiernos llevarán a un aumento de casi el 14% en las emisiones de CO2 en esta década. “Estamos caminando sonámbulos hacia una catástrofe climática. En nuestro mundo conectado globalmente, ningún país ni corporación puede aislarse de estos niveles de caos”, afirmó Guterres.

Usando modelos climáticos, el nuevo análisis dirigido por Kemp muestra que con un incremento de temperatura de 3 °C para 2070 alrededor de 2 mil millones de personas que viven en algunas de las áreas políticamente más frágiles del mundo soportarían temperaturas promedio anuales de 29 ° C.

“Las temperaturas anuales promedio de 29 ° C afectan actualmente a alrededor de 30 millones de personas en el Sahara y la costa del Golfo”, afirmó Chi Xu, invstigador de la Universidad de Nanjing en China y otro de los autores del nuevo estudio.

“Para 2070, estas temperaturas y las consecuencias sociales y políticas afectarán directamente a dos potencias nucleares y siete laboratorios de máxima contención que albergan los patógenos más peligrosos. Existe un serio potencial de efectos colaterales desastrosos”, agregó.

Es vital estudiar posibles efectos combinados y colaterales del calentamiento global.

“Los caminos hacia el desastre no se limitan a los impactos directos de las altas temperaturas, como los fenómenos meteorológicos extremos.

Los efectos secundarios, como las crisis financieras, los conflictos y los nuevos brotes de enfermedades, podrían desencadenar otras calamidades”, afirman los autores.

“Así es como se desarrolla el riesgo en el mundo real. Por ejemplo, un ciclón destruye la infraestructura eléctrica, dejando a la población vulnerable a una ola de calor mortal”.

Y también debe haber más estudios para identificar posibles puntos de inflexión o puntos de no retorno que pueden generar reacciones en cadena.

Esos puntos de inflexión serían, por ejemplo, que las emisiones de metano aumenten drásticamente por el derretimiento del permafrost o que los bosques comiencen a emitir carbono en lugar de absorberlo.