Dolor y desesperación tras terremoto que dejó al menos 56 muertos y cientos de heridos

0
48
Dolor y desesperación tras terremoto que dejó al menos 56 muertos y cientos de heridos
Dolor y desesperación tras terremoto que dejó al menos 56 muertos y cientos de heridos

Tragedia. Al menos 56 personas han muerto y 700 han resultado heridas después de que un terremoto de magnitud 5,6 sacudiera el pasado lunes la ciudad indonesia de Cianjur, en la isla de Java, según ha informado el gobernador de la provincia de Java Occidental (50 millones de habitantes), Ridwan Kamil. El sismo ha dejado en desesperación y con mucho dolor a todo el país.

El sismo de magnitud 5,6 sacudió la ciudad de Cianjur, al sudeste de la capital de Indonesia

Las autoridades trabajan para determinar el alcance de lo ocurrido y el gobernador ha advertido que el número de muertos podría aumentar. De momento hay cientos de víctimas que están siendo atendidas en hospitales. Herman Suherman, jefe de la administración de Cianjur (170.000 habitantes), ha declarado al canal de noticias MetroTV: “La mayoría tienen fracturas tras haber sido encontradas atrapadas en los escombros de los edificios”.

El epicentro del terremoto se ha registrado cerca de la localidad de Cianjur, situada a unos 75 kilómetros al sudeste de Yakarta, la capital. La agencia meteorológica y geofísica de Indonesia (BMKG) ha explicado que el seísmo ocurrió a las 13.21 hora local, a una profundidad relativamente baja de 10 kilómetros, y que se sucedieron hasta 25 réplicas en tan solo dos horas. El BMKG añadió que no hubo riesgo de que se produjera un tsunami. En Yakarta también se sintió la sacudida pero no se registraron ni víctimas ni daños importantes.

Leer también [Corte Suprema determinó que el presidente sí puede ser investigado por Fiscalía]

El portavoz de la agencia nacional de desastres (BNPB), Abdul Muhari, ha dicho que 23 personas probablemente seguían atrapadas bajo los escombros de los edificios derrumbados y cifra en 3.900 las personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares.

Terremoto de magnitud 5,6 en la ciudad indonesia de Cianjur, en la isla de Java
Terremoto de magnitud 5,6 en la ciudad indonesia de Cianjur, en la isla de Java

El portavoz ha aclarado que más de 1.770 casas, varios comercios, cuatro edificios gubernamentales, tres escuelas, un hospital, una iglesia y un internado islámico han resultado dañados en la ciudad de Cianjur. Las imágenes de Metro TV han mostrado algunos edificios de la ciudad reducidos casi por completo a escombros mientras los residentes preocupados permanecían fuera de ellos.

Mayadita Waluyo, abogada de 22 años, describió el pánico de los trabajadores, corriendo a las salidas de emergencia de los inmuebles afectados. Waluyo ha declarado a la agencia France Presse: “Estaba trabajando cuando el suelo tembló. Pude sentir claramente la sacudida. Hay muchas familias en los pueblos que no pudieron ser evacuadas”.

El terremoto ha provocado el cierre de muchas vías y carreteras de la región y el corte del servicio eléctrico que ha afectado a la ciudad, según BMKG. Las autoridades están trabajando para intentar “restaurar la electricidad rápidamente”. Suherman ha explicado: “Una vez se ha comprobado que no había réplicas, los oficiales se han trasladado sobre el terreno para normalizar las condiciones de la red eléctrica”.

Leer también [México suspende cumbre de la Alianza del Pacífico]

CENTENARES DE EDIFICIOS DESTRUIDOS

Los cimientos de las casas, de muy baja calidad de fabricación, se han venido abajo en otras ocasiones con seísmos de menor intensidad. El del lunes derrumbó o dañó más de 300 edificios, como un hospital, un internado o una mezquita. Las imágenes de la televisión local mostraban a los residentes que habían perdido sus casas acurrucados entre los escombros.

“Sentí un gran temblor. Las paredes de mi oficina se vinieron abajo. Me impactó mucho y estaba preocupado porque hubiera otro terremoto”, dijo un superviviente llamado Muchlis a la cadena Metro TV.

El gobernador de Java Occidental, Ridwan Kamil, dio una rueda de prensa en la que explicó que la situación era caótica y que había una seria posibilidad de que continuaran nuevas réplicas. “Las autoridades están levantando tiendas de campaña y refugios para las víctimas mientras atienden sus necesidades básicas”, agregó Kamil.

Hace apenas una semana, en la paradisíaca isla indonesia de Bali se celebró la trascendente reunión del G20, que acogió a los líderes mundiales durante un par de días. Indonesia, donde viven más de 270 millones de habitantes, es azotada con frecuencia por terremotos, erupciones volcánicas y tsunamis debido a su ubicación en el llamado “anillo de fuego”, un arco de volcanes y fallas con fuerte actividad tectónica en la cuenca del Pacífico.

El país asiático tiene un historial devastador de tragedias: en 2018, un terremoto de magnitud 7,4 golpeó la isla de Sulawesi y dejó más de 2.000 muertos y más de 200.000 desplazados. El año pasado, 109 personas murieron en cuatro seísmos que se volvieron a cebar de nuevo con Sulawesi, isla famosa por sus arrecifes de coral que cada año acoge a miles de turistas que van a hacer buceo.

El peor desastre que se recuerda fue en 2004, cuando un terremoto de magnitud 9,1 frente a la isla de Sumatra, en el norte del archipiélago, desencadenó un tsunami que mató a 226.000 personas a lo largo de la costa del Océano Índico, más de la mitad de ellas en Indonesia.