Cusco: Un paraíso del turismo comunitario

0
524
Cusco: Un paraíso del turismo comunitario
Cusco: Un paraíso del turismo comunitario

El turismo comunitario en el Cusco ofrece experiencias únicas y beneficia a las comunidades locales.

El Cusco, conocido por su rica herencia histórica, majestuosos sitios arqueológicos y la famosa ciudadela de Machu Picchu, es uno de los destinos turísticos más emblemáticos del Perú. Sin embargo, en medio de la impresionante belleza de esta región se encuentra una historia aún más fascinante: la del turismo comunitario.

En un esfuerzo por revitalizar el turismo en la región del Cusco, más de 100 agentes de viaje de diversos mercados internacionales y 50 ‘influencers’ en redes sociales se han congregado en la Cumbre Mundial del Turismo Comunitario, celebrada en el centro de convenciones del palacio municipal de Cusco. Su misión: explorar y promover el potencial del turismo vivencial comunitario que se desarrolla en el Valle Sagrado de la región.

El turismo comunitario como motor de desarrollo local

El turismo comunitario se ha convertido en un enfoque importante para promover el desarrollo local y empoderar a las comunidades. El especialista en productos digitales, Robinson Makiya, señala que esta iniciativa no solo busca resaltar la belleza natural y cultural del Cusco, sino también crear oportunidades económicas y sociales para las familias campesinas del Valle Sagrado. Este modelo de turismo se basa en la idea de que las comunidades locales pueden forjar y ofrecer experiencias únicas a los visitantes. En lugar de depender únicamente de los hoteles de lujo y las grandes cadenas internacionales, los turistas pueden utilizar servicios proporcionados por las propias comunidades. Esto incluye hospedaje en casas locales, comidas preparadas por residentes, artesanías auténticas y experiencias culturales genuinas.

También puedes leer:

Chancay: se multiplica valor de terrenos

La elección del Cusco como sede de la cumbre

Sara Miginiac, gerenta de la trasnacional G Adventures en Latinoamérica, compartió que eligieron el Cusco debido a la necesidad de reactivar el turismo en la región después de las dificultades experimentadas a fines del año pasado e inicios del 2023. La convulsión social y la pandemia dejaron una marca en la industria turística, y el turismo comunitario se destaca como una forma de revitalizar la economía local.

“El objetivo es demostrar el poder y potencial del turismo comunitario, del turismo que puede beneficiar a las comunidades locales”, aseguró Miginiac. Destacó que los viajeros no solo pueden visitar hoteles de cinco estrellas, sino también utilizar servicios que ofrecen las comunidades locales. Esta iniciativa no solo enriquece las experiencias de los visitantes, sino que también beneficia directamente a las comunidades.

En colaboración con la Fundación Planeterra, G Adventures trabaja en la promoción del turismo vivencial comunitario en comunidades como Ccaccaccollo Taray, Huchuy Qosqo y Cuyo Chico, ubicadas en la provincia de Calca. La Fundación brinda capacitación a las comunidades para mejorar la calidad de los servicios y productos que ofrecen a los visitantes. Esto incluye la formación en cómo tratar a los pasajeros y la integración de productos locales en los tours que se venden.

Miginiac enfatizó que las experiencias del turismo vivencial son excepcionales, y muchos de los asistentes a la cumbre tuvieron la oportunidad de visitar las comunidades locales para experimentar directamente los servicios que ofrecen. Esto incluye restaurantes gestionados por comunidades, la observación de cómo trabajan las comunidades en el Parque de la Papa y la adquisición de artesanías directamente de los productores.

Turismo Comunitario a Nivel Mundial

El modelo de turismo comunitario vivencial no se limita al Cusco; se replica en países como Costa Rica, Colombia, Ecuador y en varios continentes alrededor del mundo. En el Cusco, una región rica en atractivos arqueológicos, históricos y culturales, el turismo comunitario se promueve en varias provincias, ofreciendo alimentación, hospedaje, artesanía, recorridos turísticos, rituales y ceremonias ancestrales para brindar a los visitantes experiencias únicas.

Los turistas norteamericanos, europeos y latinoamericanos son los principales consumidores de estas experiencias y servicios que ofrece el turismo vivencial comunitario en el Cusco. Esta iniciativa no solo ofrece una perspectiva auténtica de la cultura local sino que también contribuye al crecimiento económico de las comunidades y al desarrollo sostenible de la región.