Boris Johnson prefirió no destruir la economía

0
152
Boris Johnson
Boris Johnson

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, estaba reacio a endurecer las restricciones por covid a media que los casos aumentaban el otoño pasado porque creía que la gente que se estaba muriendo a causa de la enfermedad eran “todos esencialmente mayores de 80”, según declaraciones de su exasesor Dominic Cummings.

Primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, siempre estuvo reacio a endurecer las restricciones por el covid-19

Quien fuera uno de los aliados más cercanos de Johnson y el cerebro detrás de la campaña del Brexit reveló también que el primer ministro le envió un mensaje para que dijera. “Yo ya no me trago todo este asunto del NHS (el Servicio Nacional de Salud Pública) estando abrumado”.

Johnson quería dejar que la covid “pasara como una ola por el país” en lugar de destruir la economía, dijo Cummings. Estas afirmaciones sucedieron durante una entrevista con la editora política de la BBC Laura Kuenssberg. Es la primera vez que Cummings ha otorgado una entrevista exclusiva de televisión en toda su carrera en la política.

En respuesta, Downing Street aseguró que el primer ministro había tomado “toda la acción necesaria para proteger las vidas y el sustento, guiado por la mejor asesoría científica” durante la pandemia.

Y que el gobierno había evitado que el NHS “quedara abrumado a lo largo de tres órdenes de confinamiento nacional”, añadió un portavoz.

En una entrevista que abarcó amplios temas, Cumming también contó que, cerca del inicio de la pandemia el año pasado, Johnson había querido seguir teniendo sus reuniones semanales cara a cara con la reina -pero que tuvo que advertirle a su antiguo jefe que ella podría morir si se contagiaba del virus.

También defendió su polémica decisión de conducir hasta la granja de sus padres en el condado de Durham después del inicio del primer confinamiento, pero reconoció que no había sido “sincero” con respecto a todas las razones que tuvo, incluyendo “asuntos de seguridad” en torno a su casa de familia en Londres.

Esta es la más entrevista más completa que Cummings ha dado, aunque ya compareció en una audiencia parlamentaria que investiga la respuesta del gobierno a la covid.

Leer también [Brasil tiene 110 casos de la variante Delta]

“SI TE DA COVID, VIVES MÁS”

Los casos de covid disminuyeron el verano pasado, pero empezaron a subir rápidamente al inicio del otoño, generando un debate interno del gobierno sobre qué medidas serían necesarias.

Cummings le dijo a la BBC que él, el principal asesor científico, Sir Patrick Vallance y el principal directivo médico, profesor Chris Whitty, habían abogado por más estrictas restricciones a partir de mediados de septiembre -Sir Patrick y el profesor Whitty se abstuvieron de comentar al respecto-.

Cummings continuó afirmando que Johnson había dicho: “No, no, no, no, no, no lo voy a hacer”.

El primer ministro tenía a “parte de los medios y el partido Conservador gritándole” que no aumentara las restricciones y “siempre se refería” al diario Daily Telegraph, para el que antes escribía una columna, como “mi jefe verdadero”, según Cummings.

El 13 de octubre, con las muertes por covid llegando a más de 100 diarias, el líder del opositor Partido Laborista, Sir Keir Starmer, instó a un confinamiento “interruptor” de dos o tres semanas, pero el gobierno se opuso.

En un mensaje de WhatsApp enviado el 15 de octubre, y que Cummings compartió con la BBC, Johnson parece haberse descrito a sí mismo como “ligeramente sacudido por los datos de fatalidades de covid”.

La “edad media” de los que morían era entre 81 y 82 años para hombres y de 85 para mujeres, supuestamente escribió Johnson, añadiendo: “Eso es por encima de la expectativa de vida. Así que si te da covid, vives más”.

“Casi nadie menor de 60 entra al hospital… y de esos virtualmente todos sobreviven. Y yo ya no me trago todo este asunto del NHS estando abrumado. Gente, creo que necesitamos recalibrar… Hay máximo 3 millones mayores de 80 en este país”.

Supuestamente pasó a escribir: “Eso demuestra que no optaremos por un encierro a nivel nacional”.

Pero el 31 de octubre el primer ministro anunció un confinamiento de cuatro semanas para Inglaterra a partir del 5 de noviembre, indicando que era necesario para proteger al NHS ya que las cifras sugerían que la muertes podrían llegar a “varios miles al día” sin tomar “fuertes medidas”.

En declaraciones este martes, el ministro de Empresas Paul Scully defendió las medidas del primer ministro durante el otoño, añadiendo que las restricciones económicas también impactaban la salud y las vidas del pueblo y “hay que tomar en cuenta todos esos factores”.

Señaló que el llamado confinamiento cortafuegos de 17 días en Gales, aplicado unas dos semanas antes del confinamiento de otoño en Inglaterra, “no tuvo un efecto particularmente grande en ese momento”.

“Las decisiones no son tan en blanco y negro como necesariamente las interpretamos ahora”, comentó al programa Today de la Radio 4 de la BBC.