Starship de Space X: el cohete más potente del mundo explotó poco después de su lanzamiento

0
1260
Starship de SpaceX
Starship de SpaceX

El Starship de SpaceX, el cohete más grande y más potente que se ha creado, explotó poco después de despegar de su plataforma de lanzamiento en Boca Chica, Texas.

SI BIEN A SIMPLE VISTA EL LANZAMIENTO PUEDE CONSIDERARSE UN FRACASO, HAY VARIAS RAZONES QUE PUEDEN EXPLICAR QUE NO LO FUE.

Antes de desintegrarse, el primer vuelo de la nave de la empresa de Elon Musk logró pasar un punto clave: despejar la torre de lanzamiento y despegar hacia el cielo.

Fue en el punto en que el propulsor Super Heavy debía separarse de la nave cuando las cosas salieron mal. El propulsor comenzó a dar vueltas y luego hubo una explosión.

SpaceX dijo que lo sucedido fue una “desintegración rápida no programada”.

Pero como señala la editora de ciencia de la BBC Rebecca Morelle, a pesar de que la compañía quería que esta prueba fuera más allá, no dirán que se trató de un fracaso.

El hecho de que el cohete haya despegado es un buen comienzo: la empresa de Elon Musk ahora evaluará qué salió bien y qué salió mal, y luego lo intentarán de nuevo.

Starship de Space X el cohete más potente del mundo explotó poco después de su lanzamiento
Starship de Space X el cohete más potente del mundo explotó poco después de su lanzamiento

¡Felicitaciones al equipo de SpaceX por un emocionante lanzamiento de prueba del Starship! Aprendí mucho para el próximo lanzamiento de prueba en unos meses“, tuiteó Elon Musk minutos después de que explotara el cohete.

Leer también [Ucrania desata persecución contra Iglesia Ortodoxa prorrusa]

El momento clave

El cohete explotó en lo que se considera el momento clave del vuelo: cuando se suponía que la mitad inferior del cohete, el propulsor Super Heavy, debía separarse de la mitad superior de la nave para que esta continuara sola hacia el espacio.

En ese momento las computadoras probablemente activaron el sistema de finalización de vuelo.

“Parecía que cuando el cohete ascendía hacia el cielo, algunos de los motores en la base del propulsor Super Heavy no estaban encendidos. Yo conté 6, de 33″, señaló Jonathan Amos, corresponsal de ciencia de la BBC.”Es posible que los ingenieros hayan tomado la decisión de apagarlos”, agregó.

El hecho es que aunque el Starship haya explotado, se ha cumplido uno de los principales objetivos que SpaceX estableció para este primer vuelo: no destruir la plataforma de lanzamiento.

La enorme nave despegó con éxito y se desintegró una vez que iba rumbo al espacio.

El propio Elon Musk dijo antes del vuelo que “si el cohete se aleja lo suficiente de la plataforma de lanzamiento antes de que algo salga mal, entonces creo que lo consideraría un éxito”.

“Simplemente no destruyas la plataforma de lanzamiento”, subrayó.

Además, como señala el corresponsal de la BBC, con este primer vuelo, por corto que fuera, obtuvieron una enorme cantidad de datos.”Creo que por primera vez, se sorprenderán de lo que lograron”, asegura el corresponsal. “Ya tienen otro cohete virtualmente listo para despegar, y ese cohete tiene una gran variedad de mejoras con lo que aprendieron al construir este”.

En un comunicado antes de que iniciara el despegue la empresa dijo que “con una prueba como esta, el éxito se mide por cuánto podemos aprender, lo que informará y mejorará la probabilidad de éxito en el futuro a medida que SpaceX avanza rápidamente en el desarrollo del Starship”.

SpaceX no ha dicho qué fue lo que causó la desintegreación del cohete pero la empresa indicó que los equipos “continúan revisando los datos y trabajando hacia nuestro próximo vuelo de prueba”.

Inicialmente, el Starship debía lanzarse el lunes, pero se postergó el lanzamiento debido a que se encontró una válvula congelada.

El cohete se está poniendo a prueba con el objetivo de que eventualmente pueda marcar el comienzo de una era de viajes interplanetarios.

 

FUE UN ÉXITO O UN FRACASO

 

Si bien a simple vista el lanzamiento de hoy puede considerarse un fracaso, hay varias razones que pueden explicar que no lo fue. Fue fracaso porque el cohete comenzó a girar pasados tres minutos de su despegue, y a los 3.59 minutos explotó en el aire. Porque no logró separarse el propulsor principal de la nave que debía semi orbitar la Tierra. Y porque el vuelo no duró los 90 minutos programados.

Al alcanzar la marca de tres minutos después del lanzamiento, se le debía ordenar al propulsor Super Heavy separarse de la nave principal y caer en el Golfo de México, aproximadamente 8 minutos después de iniciado el vuelo. Pero eso no ocurrió. Starship debía continuar hacia el este, sobrevolando los océanos Atlántico, Índico y Pacífico antes de amerizar cerca de Hawai. El vehículo gigante alcanzó una altitud máxima de unas 39 kilómetros, según los datos del webcast de lanzamiento de SpaceX.

El objetivo final era llevar a Starship a una altitud máxima de aproximadamente de 233 km, luego traerlo de regreso a la atmósfera de la Tierra para una reentrada de prueba de fuego, terminando con un fuerte amerizaje en el Océano Pacífico, no muy lejos de la isla de Kauai, en Hawai, unos 90 minutos después del despegue.

Pero muchos piensan que sí fue un éxito, ya que el cohete logró despegar y no explotó en la base de lanzamiento, lo que hubiera sido un fracaso total, además de generar muchos daños en la estructura de despegue. Los motores se encendieron correctamente y la propulsión fue nominal (normal, en lenguaje espacial) hasta momentos antes de la explosión.

Además, el cohete en esos casi cuatro minutos de vuelo alcanzó la marca de MAXQ que es cuando la nave llega a la velocidad supersónica (velocidad del sonido a 331.6 metros por segundo) y su estructura alcanza la máxima presión aerodinámica. Esa marca la alcanzó y superó, por lo que su estructura no sufrió ninguna falla.

Los registros de vuelo de esos casi cuatro minutos fueron correctos en cuanto a velocidad, dirección y potencia. Pero luego todo falló. El cohete comenzó a dar vueltas en el aire y hasta ahora SpaceX comunicó que está revisando las causas de la incorrecta dirección del cohete que servirá en los próximos años para misiones a la Luna y Marte.

“La prueba de lanzamiento fue un éxito. Si bien el cohete no se separó, pudo elevarse correctamente hasta cierto punto. La nave cumplió en varias etapas críticas. El despegue, la salida de la plataforma, la trayectoria inicial, el haber soportado la máxima presión aerodinámica, que es el resultante entre la velocidad que lleva el cohete y la resistencia que genera la atmósfera. Todo eso lo realizó con éxito”, afirmó a Infobae el ingeniero aeronáutico Marcos Actis, director del Centro Tecnológico Aeroespacial de la Universidad de La Plata (CTA-UNLP).