Periodistas fueron detenidos durante una protesta en Rusia

0
172
Los manifestantes sostenían pequeñas pancartas en las que se leía: "No hay agentes extranjeros, hay periodistas" (https://www.rferl.org/)

Los periodistas acusan al Kremlin de limitar la libertad de prensa y se manifestaron frente al ministerio de Justicia

Este miércoles varios periodistas fueron detenidos mientras protestaban contra la ley sobre “agentes extranjeros” promovida por Vladimir Putin, la cual ha sido condenada por los medios independientes y Occidente por restringir la libertad de prensa.

“No hay agentes extranjeros, hay periodistas”, fue el lema de la protesta, que se produjo frente a la sede del ministerio de Justicia ruso.

Los reporteros, que portaban pancartas, fueron detenidos y trasladados a una comisaría pese a que guardaban la distancia reglamentaria de 50 metros. Entre ellos se encuentran Irina Dolinina, Alesya Marokhovskaya y Polina Uzhvak, del medio noticioso Vazhniye Istorii.

“El hecho de que se nos está calificando como ‘agentes extranjeros’ es meramente una prohibición del trabajo periodístico honesto, nada más”, dijo Dolinina, de acuerdo con el canal “Dozhd”. Ella y Marokhovskaya han sido designadas también “agentes extranjeras”.

Casi medio centenar de medios se sumaron a la protesta, entre los que figuran el periódico opositor “Nóvaya Gazeta”, el diario digital “Meduza” y el canal “Dozhd”.

En total, 47 medios y periodistas han sido incluidos en la lista de “agentes extranjeros”, lo que les obliga a etiquetar todas sus noticias con esa nueva condición legal.

Hace poco un grupo de 23 redactores y directores de medios de comunicación rusos enviaron una carta al Kremlin y al Ministerio de Justicia con la demanda de revisar a fondo dicha ley.

La ley, promulgada el 30 de diciembre de 2020 por el presidente Putin, permite declarar “agente extranjero” a personas físicas que se dediquen a actividades políticas en interés de otros países y reciban financiación desde el exterior, en algún caso incluidos periodistas.

El Kremlin prometió estudiar la propuesta, aunque Putin mantiene que la ley rusa es “mucho más suave” que la versión estadounidense.

Los autores de la ley, diputados del partido del Kremlin, Rusia Unida, sostienen que limita la injerencia extranjera en los asuntos internos del país.

Sin embargo, Occidente considera que esta ley, junto a otras, como las leyes sobre “organizaciones extremistas” y “organizaciones indeseables”, refuerza “el ataque sistemático contra la democracia, los derechos humanos y las libertades” en Rusia, especialmente de cara a las elecciones legislativas del 19 de septiembre.

La prensa independiente, los opositores y los activistas de derechos humanos en Rusia han sido objetos de presión previo a las elecciones, que son consideradas una parte clave de los esfuerzos de Putin para fijar su gobierno antes de los comicios presidenciales de 2024.

El mandatario ruso, que ha estado en el poder por más de dos décadas, implementó una serie de cambios a la Constitución que pudieran permitirle seguir al mando hasta 2036.

Durante estos meses el gobierno ha designado a varios medios noticiosos independientes y periodistas como ‘agentes extranjeros’ y allanado las viviendas de varios reporteros prominentes. Un medio que publicó reportajes sobre corrupción y abusos de altos funcionarios y magnates cercanos a Putin fue tachado de organización “indeseable”.