Mujeres consumen más vino tras la pandemia y son las que más gastan

0
146

El vino se ha convertido en una de los licores más consumidos en el mundo y el Perú no podía ser la excepción; no en vano su consumo se ha incrementado durante y tras la pandemia siendo las mujeres quienes registran el mayor porcentaje de adquisición en sus distintas presentaciones.

Un atributo interesante que depende del consumo, es la situación en la que se encuentran las mujeres y hombres en el momento de tomar un vino; es decir, el lugar y la hora en que se consume este producto. Las mujeres prefieren vino para las comidas en casa, mientras que los hombres prefieren vino solamente en ocasiones especiales.

El rango de edad corresponde a otro atributo el cual clasifica la sociedad según el consumo de vino. El 65% de los consumidores habituales de vino tienen 45 años o más, tanto en mujeres y hombres. Además con el aumento de la edad, hasta los 55 años, aumenta el consumo de vino, aunque después disminuye.

Las mujeres dan más importancia a valores como la marca, el maridaje en el momento en el que se toma el vino, los premios obtenidos, el precio de la botella y además, el perfil sensorial del vino. Son más detallistas al elegir. En cambio, el hombre sigue buscando el vino más rankeado.

“El mercado de vinos en la pandemia se ha fortalecido y hoy en nuestro país se expenden con éxito algunos vinos de España, ya que alguna clientela se está volviendo más exploradora en vinos de Europa. Zonas especiales como Yecla en Murcia, la clásica mezcla de quince por ciento Garnacha Tintorera, 25 por ciento Syrah y 60 por ciento Monastrell, vinos tintos de antaño que se ponen de moda y que maridan con la cocina peruana”, señala Jose Bracamonte, reconocido sommelier de La Bottega, especializados en la línea de licores.

Vino para todos

Actualmente el consumo del vino en el Perú ha experimentado un proceso de democratización. De esta manera, mientras en la década de los 90 y primeros años de los 2000 el consumo de vino estaba exclusivamente asociado a los hogares de los A y B (que representaban en torno al 9 % del total del país); actualmente existe ya una cierta demanda para este tipo de productos en el nivel C (el cual representa en torno al 30 % de la población total del país).

“A la par de esta evolución en el perfil del consumidor peruano, se ha producido también una variación en el volumen y el tipo de demanda de vino en el país. Mientras que, hasta hace unos 15 años, la mayor parte de los vinos consumidos en el país eran de una calidad baja, en su mayoría dulces y de producción local, en los últimos años se han venido importando vinos extranjeros, principalmente de mercados como Argentina, Chile y España, de un alto valor añadido y con un precio medio-alto”, explicó el conocido Rey del Vino.

“Actualmente el grueso de las importaciones se dirige a un segmento de población con nivel socioeconómico medio-alto. Al existir una mayor demanda de vino, se han ensanchado sus canales de distribución y se ha hecho más asequible el acceso al producto, tanto en disponibilidad y variedad como en precio”, detalló el reconocido sommelier peruano.

Tips para comprar y conservar buen vino

Para Bracamonte el conservar el producto es fundamental y por ello el uso de la cava es prioritario, pues es un lugar especial donde se guarda el vino ya que puede influir considerablemente en su personalidad, sabor y aroma al momento de guardarlo para una ocasión especial.

Este ambiente aporta la protección contra luz, ruido y vibraciones, además de ofrecer la humedad exacta para que se mantenga en óptimas condiciones. Aquí algunas recomendaciones para conservar bien el vino en casa.

*Al comprar hay que analizar si el vino está hecho de la uva o variedad de cepa que más nos gusta. Ahí radica mucho el sentido del gusto.

*Detalle. Al comprar vino es la bodega, normalmente tiene el nombre de la familia y con ellos una historia; es ahí donde radica el éxito de ese vino.

*Lugar. Donde nace, el microclima nos relata las condiciones atmosféricas donde ese vino evolucionó.

*Premios. Muchas veces no son un referente, debemos tener cuidado.

*Precio. Los más frescos y frutales son más económicos, porque no se han añejado en barricas de roble, a más trabajo e inversión en el vino, más cremoso y áspero se pone. El mejor vino es el que a ti más te gusta.

“Los vinos de guarda. Son para momentos muy especiales. Se compran, se guardan y uno espera mínimo 6 meses a que descansen y modelen para luego beberlo”, finalizó el Rey del Vino.