‘Monstruo de Satipo’ confesó que torturó a niña por celos

0
712
Yeison Lucano Leyva
Yeison Lucano Leyva

El centro poblado Oventeni, ubicado en el distrito de Raimondi, provincia de Atalaya, en la región Ucayali, en los últimos días se convirtió en el centro de atención de todo el Perú y el mundo debido al salvaje ataque perpetrado por Yeison Lucano Leyva (25) contra la menor de 11 años de iniciales J.M.L.C. quien se defendió de un intento de violacion sexual.

Sujeto que clavó dos estacas en la cabeza a su prima permanecerá en prisión preventiva

El repudiable sujeto, lejos de mostrar arrepentimiento, en la audiencia judicial tuvo confesiones que dejó frío a más de uno. Lucano Leyva acosó a la víctima -quien es su prima- en su propia escuela, luego la siguió hasta su casa, la cercó en una habitación y, después de cometer la tortura cuando ella se resistió a la violación sexual, planeó darse a la fuga.

Le sentía un afecto, un cariño, desde que ella tenía nueve años.  La he visto conversando con un chico en su colegio, eso no me ha gustado para nada, por eso he cometido esto. Es algo que no debería haber ocurrido. Si es de mí, ¿por qué tiene que estar con otros?”, dijo, sin inmutarse. En todo momento se mostró impenitente, incluso cuando admitió abusos sexuales contra otras tres menores de 14 años.

La víctima fue atacada con dos estacas de cinco pulgadas, las cuales llegaron a su cerebro y le ocasionaron múltiples convulsiones y vómitos. Fue diagnosticada con un traumatismo intracraneal, una fractura de la bóveda del cráneo y un edema cerebral. En un inicio fue trasladada a un centro hospitalario de la provincia de Satipo, del departamento de Junín, colindante con Ucayali y luego evacuada al Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN) de San Borja, donde se encuentra actualmente.

Leer también [¡Atención Jubilado! Después de semana santa inicia el pago de la ONP]

El pronóstico para la menor no es nada alentador. Por la brutalidad de la agresión de la que fue víctima por resistirse a ser abusada sexualmente, podría quedar con graves secuelas para el resto de su vida. “Secuelas como ceguera, no podría caminar, ni comer”, señaló la directora del nosocomio.