Las fuerzas rusas bombardean un complejo residencial en Kiev

0
226
Las fuerzas rusas bombardean un complejo residencial en Kiev
Las fuerzas rusas bombardean un complejo residencial en Kiev

En el día 19 desde el inicio de la invasión rusa, la capital ucraniana fue golpeada por fuertes ataques de artillería después de un fin de semana de fuertes combates en los suburbios de la ciudad. Los servicios de emergencia ucranianos dicen que un ataque aéreo ruso golpeó un bloque de apartamentos de nueve plantas en el distrito de Obolon, en el norte de la ciudad y a 10 kilómetros del centro.

EL ASEDIO CONTRA KIEV CONTINÚA A LA PAR QUE SE INTENSIFICAN LOS ENFRENTAMIENTOS EN EL OESTE DE UCRANIA

Según las autoridades, al menos una persona murió como resultado del ataque y otras tres tuvieron que ser trasladados al hospital. Otras nueve personas fueron tratadas en el lugar del suceso y 15 residentes se salvaron de lo ocurrido.

El ataque tuvo lugar el lunes temprano por la mañana cuando las tropas rusas se acercaban a la capital. Las imágenes muestran un edificio en llamas mientras los bomberos se apresuran a socorrer a los residentes y sacarlos junto con sus pertenencias.

“Salimos del apartamento y vimos que la escalera ya no estaba allí, todo estaba en llamas”, le dijo Maksim Korovii a la agencia Reuters, describiendo cómo él y su madre se escondieron inicialmente, pensando que las fuerzas rusas estaban derribando la puerta.

“No sabíamos qué hacer. Así que salimos corriendo al balcón. Conseguimos ponernos la ropa que teníamos a mano y nos abrimos paso de balcón en balcón y al final bajamos por la entrada del edificio de al lado. Ahora estamos tratando de recuperar algunas de nuestras cosas con la ayuda de los bomberos”.

Una persona murió y seis resultaron heridas después de que los restos de un misil ruso derribado golpearan una calle residencial en otra zona de Kiev, en el distrito de Kurenivka, dicen las autoridades ucranianas.

El gobierno de la capital informó además que la planta de aviones Antonov fue bombardeada.

Rusia niega haber atacado a civiles y describe sus acciones como una “operación especial” para desmilitarizar y “desnazificar” Ucrania. Occidente lo considera un pretexto sin fundamento para invadir el país.

 

Rusia y Ucrania retoman negociaciones para un alto al fuego

Rusia y Ucrania retomaron el lunes la cuarta ronda de negociaciones, en esta ocasión por videoconferencia, para intentar buscar una salida negociada a una guerra que ya se prolonga 19 días. Según ha señalado el negociador ucranio Mijailo Podoliak en Twitter, las autoridades de Kiev han acudido a la cita, que continuará el martes, para reclamar un alto el fuego, la retirada inmediata de las tropas rusas de su territorio y garantías de seguridad.

“Se ha hecho una pausa técnica en las negociaciones hasta mañana” para que los grupos de trabajo puedan “aclarar definiciones”, ha añadido Podoliak. Este nuevo contacto entre las dos partes en conflicto tiene lugar después de que un bombardeo a primera hora de este lunes en el barrio de Obolon en Kiev dejara al menos una persona muerta.

Las partes están expresando activamente sus posiciones, que ya han sido aclaradas, la comunicación es difícil, pero continúa”, ha explicado Podoliak, para quien “la razón de las discordancias” obedece a los sistemas políticos “muy diferentes” que tienen ambos países.

Ucrania es un país que mantiene el diálogo libre en la sociedad y un consenso obligatorio. Rusia practica, en definitiva, la supresión de su propia sociedad”, ha agregado. Pese a ello, negociadores de ambas partes han detectado algún pequeño avance. “Los rusos no están haciendo más ultimátums y escuchan nuestras propuestas”, ha dicho Podoliak. Por su parte, Leonid Slutsky, presidente del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma, ha destacado desde la parte rusa un “progreso substancial” en la marcha de las negociaciones.

Leer también [Economía ucraniana caería un 10% este año]

El presidente ucranio, Volodímir Zelenski, señaló la noche del domingo que sus representantes estaban negociando un posible encuentro con el mandatario ruso, Vladímir Putin. “Nuestra misión es clara: hacer todo lo que sea posible para asegurar una reunión entre los dos presidentes”, dijo en un vídeo.

Asimismo, destacó que una de las exigencias de Ucrania es la apertura de corredores humanitarios para las ciudades sitiadas. Según afirmó, más de 130.000 personas han sido evacuadas en los últimos seis días, pero lamentó que todavía quede mucha gente atrapada en enclaves como Mariupol, en el sureste del país.

La alcaldía de esta ciudad ha señalado que unos 160 coches con civiles han podido salir el lunes de la localidad. La información ha sido confirmada por la viceprimera ministra de Ucrania, Irina Vereshchuk, quien también ha criticado que Rusia continúa bloqueando la entrada de ayuda humanitaria.

Uno de los residentes de Mariupol que ha logrado escapar del asedio y comunicarse con sus allegados en otro municipio del país ha explicado que el corredor humanitario ha estado abierto hasta las 17.00, hora local, pero que la mayor parte de la población de Mariupol no ha sido informada de la posibilidad de abandonar la localidad. De acuerdo con esta fuente, las fuerzas del Kremlin han vetado que la población saliera de la ciudad en autobuses y solo han permitido el uso de coches particulares.