La angustia de los familiares de desaparecidos israelíes

0
276
La angustia de los familiares de desaparecidos israelíes
La angustia de los familiares de desaparecidos israelíes

Parientes y amigos buscan a toda prisa en centros policiales, hospitales y redes sociales pistas sobre el paradero de los desaparecidos en los atentados

Una familia llega al Centro de Información a las Familias del mayor hospital cerca de Gaza, Barzilai, en la ciudad israelí de Ashkelon. Con los ojos enrojecidos, los nervios a flor de piel y sin soltar sus teléfonos móviles, proporcionan el número de DNI de una hermana con la esperanza de obtener información sobre su estado. Sin embargo, la respuesta que reciben es que su nombre no aparece en la base de datos de desaparecidos.

Esta misma respuesta es la que han obtenido en otros tres hospitales desde el sábado, cuando las milicias en Gaza causaron la muerte de 900 personas, en su mayoría civiles, en lo que se convirtió en la jornada más mortal en los 75 años de historia de Israel. Desde entonces, Israel ha estado llevando a cabo una serie de bombardeos masivos en la Franja de Gaza, resultando en un total de 788 víctimas mortales hasta la fecha.

“No sabemos nada de ella desde el sábado. Nada. No hay teléfono al que no hayamos llamado y nadie nos da una respuesta”, asegura uno de ellos, David. La desaparecida estaba en el festival Nova, cerca del kibutz Reim y convertido en matanza: 260 muertos y decenas de secuestrados, hoy presumiblemente retenidos bajo tierra en Gaza. “Hemos hablado con todos los que fueron con ella al festival y nadie sabe nada. Todos se separaron cuando empezó la cosa”, dice antes de subirse al ascensor. Tampoco la han visto en los vídeos y fotos del lugar que circulan por medios y redes sociales.

Familias en vela

A pesar del estado de shock, Israel todavía no ha completado la recuperación de cadáveres ni la identificación de todas las personas fallecidas o secuestradas. El portavoz de las Fuerzas Armadas israelíes, Daniel Hagari, informó el martes que las familias de 50 secuestrados ya han sido notificadas, pero se estima que el número total de secuestrados es al menos 130. Además, cada día las autoridades continúan agregando nombres a la lista de víctimas mortales, solo después de expresar sus condolencias a las familias afectadas. Mientras tanto, el resto de las familias viven en una angustiosa incertidumbre sin saber si sus seres queridos están vivos o muertos.

Ahuva Mayzel, de 54 años, está en la angustiosa situación de no tener noticias de su hija Adi, de 21 años, desde que esta le informó apresuradamente por teléfono que un grupo de hombres armados había irrumpido en el festival y comenzado a disparar. Su única pista es una fotografía en la que se ve su automóvil, pero Adi no aparece en ella.

La preocupación constante de Ahuva es que, a medida que pasa el tiempo, las posibilidades de que su hija aparezca con vida en Israel disminuyen. Conforme avanza el proceso de identificación de cadáveres, cada hora que pasa hace que la posibilidad de que Adi esté secuestrada en Gaza, en manos de Hamás o la Yihad Islámica, sea cada vez más plausible. Esto ocurre en medio de continuos bombardeos aéreos y navales masivos, y después del anuncio realizado el lunes por la milicia islamista de que ejecutará a un civil cautivo por cada bombardeo israelí sin previo aviso. La incertidumbre y la angustia de Ahuva se intensifican a medida que transcurre el tiempo.

Lee sobre:

Terroristas amenazan matar rehenes

loading...