El ‘modus operandi’ de cárteles mexicanos para vender fentanilo a menores por Snapchat

0
646
El ‘modus operandi’ de cárteles mexicanos para vender fentanilo a menores por Snapchat
El ‘modus operandi’ de cárteles mexicanos para vender fentanilo a menores por Snapchat

Estados Unidos enfrenta actualmente una crisis de salud pública nunca antes vista relacionada al creciente consumo de fentanilo que cárteles mexicanos fabrican y trafican a través de la frontera.

Así lo reveló la operación “Última Milla” encabezada por la DEA

En su afán de frenar las actividades delictivas de organizaciones criminales como el Cártel de Sinaloa o el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) puso en marcha la operación “Última Milla” a lo largo de un año.

Fueron más de mil 400 investigaciones las que dieron como resultado la incautación de casi 44 millones de píldoras de fentanilo en el país de las barras y las estrellas, no obstante, las diligencias de la agencia de seguridad estadounidense también apuntaron a un nuevo factor de riesgo para la comercialización de drogas sintéticas: las redes sociales.

Plataformas como Facebook, Messenger, TikTok, Snapchat, WhatsApp, Telegram, Signal, Wire y Wickr fueron mencionadas en las investigaciones de la operación “Última Milla” como los medios a través de los cuales cárteles mexicanos ofrecen sus mortales productos. Al respecto, una investigación periodística realizada por la periodista Laura Sánchez Ley expuso el modus operandi de las organizaciones criminales a través de una de estas populares redes sociales.

 

Snapchat: el gancho de menores de edad

Aunque el pico de popularidad de Snapchat se dio durante los últimos años de la década de 2010, actualmente la red social se ha convertido en una de las más eficaces herramientas que cárteles mexicanos tienen para ofrecer y comercializar las drogas sintéticas que poco a poco han comenzado a ganar terreno entre consumidores.

Pero no solo eso, de acuerdo con información de la periodista Laura Sánchez Ley publicada en una entrega para Milenio, actualmente las organizaciones criminales se han dado a la tarea de reclutar menores de edad que sepan hacer uso completo de la plataforma digital y que cuenten con visas fronterizas -o greencards- que les permitan cruzar a Estados Unidos de forma desapercibida para las autoridades mexicanas y del país vecino.

Es a través de “historias” de la red social, las cuales pueden durar tan solo unos minutos, que los jóvenes traficantes publican fotografías de las drogas que poseen con la finalidad de enganchar algún cliente que este en búsqueda tanto de la droga sintética como tal o de algún medicamento como oxicodona.

Y es que, como anteriormente se ha reportado, una de las estrategias que cárteles mexicanos han adoptados para envenenar con fentanilo a Estados Unidos es precisamente la falsificación de medicamentos que únicamente pueden venderse con receta médica.

Leer también [Ucrania pierde 300 soldados y aviones Su-24 y MiG-29]

Testimonios y documentos judiciales consultados por la periodista Laura Sánchez Ley dieron cuenta de que cárteles de la droga han reclutado a menores de edad de entre 15 y 20 años para traficar drogas sintéticas a través de la frontera. Tras un meticuloso cuestionario, los integrantes del crimen organizado determinan quiénes son aquellos que cumplen el perfil requerido para contratarlos.

De este modo, según la investigación periodística, menores de edad cruzan constantemente la frontera legalmente, pero con cargamentos de drogas sintéticas como fentanilo o metanfetaminas que posteriormente entregan para que sean distribuidas en localidades como Los Ángeles o San Diego.

Además de que dicho modus operandi pone en riesgo a los jóvenes reclutados, la periodista apuntó que el uso de redes sociales vulnera a aquellos usuarios que recurren a las plataformas en búsqueda de apoyo para problemas como, por ejemplo, depresión. Y es que, de acuerdo con datos publicados en la entrega de Milenio, algunos de los usuarios de redes sociales que murieron tras consumir fentanilo que obtuvieron a través de redes sociales, en realidad pensaron que estaban comprando analgésicos o antidepresivos.