Cúrcuma: potente antiflamatorio y anticancerígeno

0
111
cúrcuma
cúrcuma

La cúrcuma, también denominada azufre de Indias, es una planta muy apreciada porque ofrece una gran versatilidad gastronómica y se le atribuyen propiedades medicinales contra el cáncer, el colesterol alto o la artrosis, entre otras enfermedades. Es nativa del suroeste de la India y pertenece a la misma familia que el jengibre.

Polvo posee propiedades protectoras para aliviar diversos males

Al rallar y desecar su rizoma -tallo que crece por debajo de la tierra y en horizontal- se obtiene un polvo amarillo o naranja que contiene entre un 2 y un 5% de curcumina, compuesto al que se achacan los beneficios para la salud. Ese polvo amarillo no debe confundirse con el curry, que contiene curcumina, pero es una mezcla de más especias.

 

PROPIEDADES

Propiedades medicinales de la cúrcuma:

  • Posee facultades antibacterianas.
  • Es una especia con potentes propiedades antiinflamatorias.
  • La cúrcuma es fuente de nutrientes y sustancias como vitaminas C, E y K, niacina, sodio, calcio, potasio, cobre, magnesio, hierro y zinc.
  • Mejora el proceso digestivo
  • Posee actividad hepatoprotectora.
  • Promueve la cicatrización y la reparación de tejidos.
  • Estimula el sistema inmunitario.
  • Tiene efecto hipoglucemiante.
  • Tiene actividad hipolipidémica.
  • Se considera un excelente antioxidante.

 

BENEFICIOS

Alivia el malestar estomacal:

La cúrcuma es un remedio natural muy efectivo para el malestar estomacal. Al tener propiedades antiinflamatorias, previene la acidez y calma el ardor de estómago, así como los trastornos digestivos en general. Está recomendado para personas con falta de apetito, dispepsia, gastritis o digestión lenta. Los principios activos de esta especia favorecen la producción de jugos gástricos y pancreáticos, lo que ayuda a su vez a equilibrar el pH de estos órganos.

También es recomendada para evitar los gases que se producen en el intestino.

Trata trastornos hepáticos:

Gracias a la curcumina, la cúrcuma es un excelente tónico biliar. Incluso, el resto de sus componentes hepatoprotectores sirven como coadyuvantes para eliminar piedras en la vesícula biliar y favorecer el drenaje hepático. Al tener propiedades antiinflamatorias, es recomendada para personas con ictericia, cirrosis hepática y trastornos de vesícula.

Ayuda a tratar el cáncer:

Sorprendentemente, el rizoma de esta planta contiene, al menos, diez componentes anticancerígenos, entre los que sobresalen, la curcumina y los betacarotenos. Estos elementos tienen propiedades protectoras ante varios tipos de cáncer, entre los que se encuentran el cáncer de colon, de piel, de mama y el cáncer del duodeno. Además, ayuda notablemente al organismo a resistir los efectos de los medicamentos debilitantes y de tratamientos fuertes como la quimioterapia.

Es un potente antiinflamatorio:

Los curcuminoides que tiene la cúrcuma le confieren grandes propiedades antiinflamatorias, llegando a ser casi tan efectivo como algunos medicamentos antiinflamatorios, pero sin los efectos secundarios de los mismos. Por esta razón, es recomendada para trastornos en los que exista inflamación, como trastornos menstruales, enfermedad de Crohn, enfermedades del intestino, colon irritable, colitis, artritis, síndrome del túnel carpiano, obesidad, etc.

Funciona como un antidepresivo natural:

Desde hace miles de años, la medicina tradicional china usa a la cúrcuma para tratar la depresión, la tristeza y la infelicidad. El extracto de cúrcuma, o lo que es lo mismo, la cúrcuma en polvo estimula el sistema nervioso, activa el sistema inmunitario y despierta el estado de ánimo. Es ideal para reducir los niveles de estrés, ya que produce un aumento de serotonina. Por esta razón, es muy utilizada en personas con depresión estacional o emocional, así como con otros trastornos relacionados.

Leer también [Conoce más acerca de las bondades nutricionales que tiene el aguaje]

CONSUMO

Es preciso que la cúrcuma se adquiera únicamente en tiendas de confianza. Ahora bien, su uso en polvo, aceite, tinturas, cápsulas, jarabes y complementos alimenticios se ha popularizado; aunque como toda terapia alternativa requiere de la opinión de especialistas de la salud.

  • Aceite de cúrcuma: Suele aplicarse externamente sobre la piel inflamada, como repelente de insectos y en masajes sobre miembros doloridos a consecuencia de inflamaciones reumáticas y contracturas musculares.
  • Complementos alimenticios: Por sus propiedades antinflamatorias, antioxidantes y antimicrobianas, ayudan en la formación del tejido conectivo, mantenimiento de los huesos y protección de las células frente al daño oxidativo.
  • Cremas para dolores articulares: En combinación con otros componentes naturales como el árnica y el harpagofito alivia las molestias articulares.