Confirman  que opositor de Putin fue asesinado

0
620
Nikolai Glushkov
Nikolai Glushkov

Luego de tres años en los que se pensaba que NikolaiGlushkov, conocido empresario que criticaba al presidente ruso Vladimir Putin, se había suicidado en 2018, un nuevo estudio forense confirmó que en realidad fue asesinado. Así lo determinó el Tribunal Forense del Oeste de Londres tras validar pruebas.

SU EXJEFE SE SUICIDÓ EN 2013 Y POR ESO SE PENSABA QUE HABÍA COMETIDO EL MISMO ACTO, PERO LAS AUTORIDADES LLEGARON A LA CONCLUSIÓN DE UN HOMICIDIO

El millonario empresario de 68 años tenía que acudir el 12 de marzo al Tribunal de Comercio para defenderse de una acusación en su contra. Su hija Natalia acudió a su vivienda de New Malden para acompañarlo a la sesión, pero, al ingresar al predio, descubrió el cadáver de su padre.

A los pocos minutos llegaron los doctores para analizar la escena. Dominic Biel, uno de los paramédicos que estuvo presente, indicó en la investigación que el deceso era “sospechoso”. También recordó que su compañero Denis Trushin dijo “No toquen nada hasta que venga la policía, alguien lo mató”.

Tras varios meses de diligencias sobre lo sucedido, las autoridades llegaron a la conclusión que la muerte de Nikolaise hizo pasar como un si él mismo hubiese atentado contra su vida. El juez de instrucción, ChinyereInyama, no tiene dudas sobre una evidente “participación de terceros” en el fallecimiento.

“(Las heridas) son consistentes con una sujeción del cuello y que el agresor estaba detrás de la víctima… No hay lesiones que sugieran un forcejeo o sujeción prolongada con el tercero y no hay lesiones de naturaleza defensiva en las extremidades superiores”, detalla el informe patológico del caso.

Ganó mucho dinero, pero la quiebra le afectó

Durante 1990 trabajó para Aeroflot y LoogoVAZ, compañía de autos perteneciente a Boris Berezovsky. Gracias a ello pudo generar una fortuna, la cual perdió tras entrar en quiebra. Es por ello que fugó al Reino Unido, pero lo condenaron a cinco años de cárcel por delitos de fraude y blanqueo de capital.

Al terminar con la pena en 2004 viajó nuevamente al último país que visitó para recibir asilo político. Tiempo después compareció en un tribunal para declarar en contra de RomanAbramovich, pues su exjefe aseguraba que este le había estafado con cinco millones de dólares y la justicia nunca llegó a darle la razón.

Hasta el 2013, Berezovski se encontraba lejos de la vida pública, pero lo encontraron sin vida en la casa de su expareja, en Berkshire. Los oficiales investigaron exhaustivamente la escena de su muerte y finalmente determinaron que se trató de un suicidio, versión que tuvo dudas al principio.

Glushkov fue condenado nuevamente en 2017 por corrupción en Rusia, pues habría robado 123 millones de dólares. La sentencia fue de ocho años de prisión, pero decidió apelar para intentar demostrar su inocencia. Fue en ese proceso que repentinamente lo encontraron sin vida en su domicilio.

Su deceso se volvió conocido a nivel internacional después de que Theresa May, Angela Merkel, Donald Trump, entre otras autoridades, culparan al presidente Putin de intervenir en el intento de asesinato. Sin embargo, hasta el momento solo se estableció que se trata de un asesinato.

Otras muertes repentinas y misteriosas

La periodista Heidi Blake revela en su libro “Desde Rusia con Sangre” otras muertes que sucedieron repentinamente. Uno de ellos fue Alexander Litvinenko, un empresario que escapó al Reino Unido por negarse a ejecutar una orden de matar a Berezovsky. Bebió té mezclado con polonio 210 y murió.

Gareth Williams era un espía que trabajaba para la milicia británica. Lo encontraron muerto en una mochila deportiva con un candado en la ducha de un departamento en Londres. Un desertor del país afirmó que las agencias de inteligencias rusas lo mataron porque no quiso convertirse en agente doble.

Nadie creía que Scot Young había caído sorpresivamente de una ventana del quinto piso de una vivienda en el exclusivo barrio de Marylebone, Londres, en 2014. Mucho menos su hija Sasha, quien está segura que lo mataron unos agentes rusos con los que tenía millonarios negocios.