Cómo logra Italia contener la segunda ola del coronavirus

0
140
Coronavirus en Italia
Coronavirus en Italia

Fue el epicentro de la pandemia de coronavirus en marzo, pero ahora Italia está conteniendo el embate de la segunda ola de la enfermedad mucho mejor que varios de sus vecinos europeos.

Las claves del éxito de un país que fue epicentro de la pandemia

Hace unos meses, el caso de Italia sorprendía al mundo por la rapidez con la que el virus se propagaba y se cobraba vidas. Ahora, las cifras que presenta Italia son mucho mejores, e incluso relativamente bajas para el contexto europeo. La comparación más obvia surge con España.

En la pasada primavera, ambos países iban de la mano, y lo que ocurría en Italia, en términos tanto de las alarmantes cifras de contagio y muertes como de las medidas adoptadas por las autoridades para contener la pandemia, se replicaban en España dos semanas después.

Mientras la tasa de incidencia acumulada en 14 días (el número de casos notificados en ese período de tiempo por cada 100.000 habitantes, número clave para determinar la velocidad a la que avanza el contagio) llega a los 33,5 en Italia, en España asciende a los 300,5, según los últimos datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés).

En Francia, la tasa de incidencia acumulada es de 185,8, mientras que en Reino Unido es de 69,3. En Alemania es de 25,8. La tasa de mortalidad por cada millón de habitantes en los últimos 14 días es de 2,6 en Italia, mientras que en España es de 22,9; en Francia, de 8,6; en Reino Unido 3,2 y en Alemania 0,7.

Leer también [Pilar Mazzetti: “Tenemos que aprender a vivir con el coronavirus ante un posible rebrote”]

Pese a que estas cifras sugieren que la epidemia se mantiene bajo control en Italia, las autoridades del país se mantienen cautas y evitan los comentarios triunfalistas.

De hecho, el primer ministro, Giuseppe Conte, ha pedido a los italianos en varias ocasiones que se mantengan vigilantes. Pero, en cualquier caso, la pregunta que surge para muchos es: ¿qué está haciendo bien Italia?

QUE ESTÁ HACIENDO BIEN ITALIA

Expertos consideran que no hay una sola respuesta, sino una combinación de factores: una reapertura gradual, buena capacidad para hacer tests y rastreo de contactos, medidas estrictas de seguridad y disciplina individual.

Confinamiento estricto y levantamiento progresivo de las restricciones

Italia fue el primer país occidental en ser golpeado por el virus, en un momento en que se sabía muy poco sobre el mismo y sobre su transmisión.

También fue el primer país occidental en adoptar medidas estrictas de confinamiento -primero a nivel regional y luego nacional (el 10 de marzo)-, que incluyeron restricciones a la movilidad y el cierre de los negocios (a excepción de supermercados y farmacias).

El confinamiento fue muy estricto en Italia“, recuerda en diálogo con BBC Mundo el epidemiólogo y profesor de la Universidad de Milán Carlo La Vecchia. “La epidemia se concentró esencialmente en Lombardía (norte). Cuando se decretó la cuarentena nacional, el centro y el sur del país no tenían un alto número de casos”.

Italia no fue de los primeros países en levantar las restricciones, y cuando lo hizo, a partir del 4 de mayo, lo hizo gradualmente, y eso, para La Vecchia, permitió un mayor control de la epidemia en los primeros meses del verano. En un primer momento sólo se permitió la movilidad a nivel regional, y aunque ahora ya se amplió a todo el territorio nacional, en los trenes, por ejemplo, hay límites de capacidad de ocupación.

Además, en Italia continúa vigente el estado de emergencia debido a la epidemia, que expira a mediados de octubre y otorga mayores poderes al gobierno central y a los regionales, lo que facilita tomar decisiones con mayor agilidad y reaccionar si hay un aumento de casos.

De hecho, por ejemplo, a mediados de agosto, cuando se registró un incremento en el número de casos, el gobierno ordenó el cierre de todos los locales de ocio nocturno y el uso de mascarilla obligatorio entre las 18.00 y las 6.00 horas en “cualquier lugar con riesgo de aglomeraciones”, incluidos bares, restaurantes y plazas públicas.

Y aquí también entra en juego algo que los expertos consultados por BBC Mundo consideran como un factor fundamental para explicar la actual situación del país: los italianos se tomaron en serio el cumplimiento de las medidas.

DISCIPLINA Y RESPONSABILIDAD DE LOS CIUDADANOS

Para Miglierini la razón es clara: la sociedad italiana no quiere volver a experimentar algo como lo que vivió el país el mes de marzo. “Hay gente que dice que el efecto de esos días en la población hizo a los italianos mucho más conscientes de los riesgos”, cuenta. “Los italianos se están cuidando para que eso no vuelva a pasar“.

El periodista considera que hay también una especie de “trauma colectivo” porque a Italia le tocó ser el primer país occidental en ser afectado de una manera muy fuerte por la pandemia.

Era un momento en el que no se sabía cuál era la transmisión, se sabía muy poco del virus, así que los italianos se sintieron un poco más expuestos en este sentido“, explica Miglierini. “Italia de eso no se ha logrado recuperar y hay mucho miedo de volver a ese escenario de pesadilla para la sociedad italiana”.