Autoridades no deben obstruir inversiones como las de ‘Arena 1’

0
213
Autoridades no deben obstruir inversiones como las de ‘Arena 1’
Autoridades no deben obstruir inversiones como las de ‘Arena 1’

Espacio cerrado, con una capacidad de 23 000 personas, está ubicado en la Costa Verde del distrito limeño de San Miguel

Por: Pablo Carranza

– Señor Ramón Larrea, coméntenos sobre Arena 1, recinto de eventos y espectáculos que cumple este 2024 dos años de inauguración…

Bueno, contentos de trabajar ya dos años. En realidad, la historia es un poco más larga que eso. Nosotros en el 2018 nos acercamos al alcalde de San Miguel Eduardo Bless porque buscábamos un espacio para poder instalar el primer venue para hacer eventos grandes en Lima. No había un espacio como el que nosotros queríamos instalar. El alcalde tuvo la visión o compartimos la visión, él buscaba para San Miguel un espacio también de entretenimiento, hacer un Viña del Mar, un San Miguel del Mar, y lo que nosotros queríamos traer es una estructura de mucha tecnología y que permite tener un Coliseo cerrado para, para 23.000 personas. Era un anillo al dedo con sus planes. Tomamos un espacio que era un descampado muy desordenado, sucio, irregular, e hicimos una inversión importante, tres millones de soles para ponerlo listo para que pueda albergar el venue que queríamos montar. Sin embargo, tuvimos que suspender nuestras operaciones porque se construyó la extensión de la vía expresa de la Costa Verde, el tramo Escardó-Virú. Un año o dos meses después regresamos a trabajar y en marzo del 2020 vino la pandemia. Tuvimos que suspender dos años más. En ese periodo de marzo, abril y pico, mientras estábamos suspendidos, nosotros estábamos acá con 10 técnicos portugueses de una empresa, que es el proveedor de nuestra estructura. Tuvimos que dejarlos acá 45 días prácticamente, mandarlos en un viaje humanitario. Entonces, hemos tenido que pasar dificultades desde finales del 2018 hasta mayo del 2022. Creo que esto denota el liderazgo de ser los primeros en empezar esto en la Costa Verde. La resiliencia de esperarnos un buen tiempo sin poder operar. Inauguramos con el concierto de KISS, un concierto fantástico de una banda legendaria y de ahí en adelante, pues, hemos tenido ya 17 eventos del resto de ese año, 34 el 2023, y este año aspiramos a que Arena 1 pueda ser el venue de 55 eventos más.

– ¿Cuál es la ventaja de hacerla como una estructura cerrada?

Fuimos el primero y seguimos siendo el único venue cerrado para ese tamaño, para 23 mil personas. Y esto tiene una ventaja enorme, no solo porque es cerrado, sino porque el material del que está hecho Arena 1 permite absorber el sonido. Entonces nosotros no generamos contaminación sonora en la ciudad. Cualquier otro venue abierto tiene el sonido es multidireccional, sale para todos lados, entonces es difícil controlarlo. Ese ha sido el principal problema en Surco, en el Estadio San Marcos, en La Molina y efectivamente, ahí tenemos una ventaja comparativa importante. La otra es que efectivamente, habiendo sido los primeros y en un espacio tan amplio, pudimos escoger dónde ubicarnos, y escogimos un lugar que tenga el menor impacto de vecinos. Si se fijan bien, Arena 1 tiene el océano al costado.

 – ¿Cuántas plazas así, necesita Lima?

Bueno, se necesita una combinación de varios elementos. Primero, que es una inversión no menor. Segundo, que digamos, no tienes terrenos, espacios disponibles de suficiente tamaño para albergar este tipo de recintos, porque no sólo se trata del espacio en donde está el venue, se trata de todas las zonas de acceso, las zonas de amortiguamiento, un estacionamiento, y todas esas condiciones son las que permiten que la ubicación más del venue nos den una ventaja importante.

– ¿Es una empresa con capitales peruanos?

Sí, todos los capitales son peruanos. Yo soy ecuatoriano, tengo 20 años ya en Perú. Mi esposa, mis hijos son peruanos. Yo vine acá en el 2001 a manejar un banco. Mi background es más bien financiero. Y desde el 2015 que monté mi empresa, entre otras cosas, hacemos esto.

– Me imagino que no todo ha sido color de rosa. ¿Han enfrentado dificultades con las licencias?

A ver, a mí me corresponde, en realidad, hablar de los temas técnicos de los que yo conozco. Yo no soy abogado, no conozco el derecho municipal, y, de hecho, el convenio que nosotros tenemos con el distrito de San Miguel, establece el marco general de las cosas que hacemos. Eso nos exige que para cada evento que se hace en Arena 1 pases por una inspección, exista una reunión en donde participa la policía, fiscalización, defensa civil, el cliente que alquiló el espacio, y nosotros, para asegurar que los estándares de calidad de los eventos sean de lo mejor. Esa es nuestra relación en la zona. El mayor de mis respetos a DICAPI y a la Marina de Guerra del Perú, pero hasta donde yo entiendo, las licencias de funcionamiento las otorgan las municipalidades distritales. La nuestra es del ITSE, está vigente, y solamente en este caso la Municipalidad de San Miguel sería la que podría revocarnos esa licencia. Somos muy cuidadosos de los procesos, somos muy cuidadosos de las normas, y tenemos una muy buena relación con la municipalidad porque coordinamos todos los eventos. Entonces, por el lado de licencia, nuestra licencia está vigente y estamos funcionando. Creo que hay un segundo elemento que quiero aprovechar esta pregunta para resaltar, y es que en alguna parte alguna persona da a entender que San Miguel ha hecho un mal negocio, le ha hecho un flaco servicio a la ciudad al intercambiar ese espacio por unas cámaras y unas casetas de videovigilancia. El terreno que hoy por hoy está totalmente habilitado, no valía nada cuando nosotros entramos, requirió una inversión de 3 millones de soles. Esa inversión ya queda para la ciudad. Si nosotros no estuviéramos, eso queda. El cerco perimétrico es una base de concreto y que tiene una una malla costera de la empresa PRODAC, que es un producto especial diseñado para la costa tiene un costo de más de 200 mil dólares también, 8 mil metros cuadrados de gras sintético. Hemos habilitado el puente que baja del Parque Belén con una inversión de 400 mil soles. Nosotros invertimos en la ciudad y eso queda para la ciudad. Entonces, no creo que eso sea un mal cambio. Por otro lado, sí, entregamos cámaras, entregamos casetas, entregamos entradas para los eventos. Eso es un programa muy importante que tiene San Miguel porque permite que los vecinos se incorporen a la vida cultural, a la vida del entretenimiento de la ciudad. Finalmente está algo que es intangible pero muy, muy valioso. Los eventos que se han realizado en Arena 1 con KISS, como Karol G, Arctic Monkeys, o ferias inmobiliarias, Octoberfest, el Dota 2. Lima no tiene un espacio para albergar a 10 mil personas sentadas para una convención importante internacional. Ese tipo de infraestructura es la que necesita Lima. Entonces, en vez de criticarla, yo creo que habría que buscar que más inversiones de este tipo se pongan para que se cierre la brecha de infraestructura en Lima.

– ¿Porque alguien pondría en peligro a inversiones como la de Arena 1?

No existe ninguno y, honestamente, no conozco el detalle, no creo que sea bueno que especule sobre eso. Mi tarea es seguir haciendo las cosas bien. Hay mejoras que se vienen, es necesario. Nuestro objetivo es brindar la mayor calidad a nuestro cliente final, que es la persona que va a ver un evento y este lo más satisfecho de estar en Arena 1. La estructura es bien especial. Tiene una ingeniería realmente de primera. Estamos hablando de un espacio de 8,600 metros cuadrados. Son 70 metros de ancho por 95 de largo, 23 metros de altura y no tiene columnas. El objetivo de este tipo de venues, desde el punto de vista de ingeniería, es lograr que exista el mayor espacio disponible sin obstáculos visuales. Eso se logra con Arena 1. Otra cosa que se logra con Arena 1 que es una ventaja enorme es que las mismas estructuras permiten colgar de la estructura pesos. Nosotros podemos colgar 2 toneladas de peso. Eso permite nuevamente que no tengas que armar lo que en otro caso sería un gran soporte para tener que instalar estructuras intermedias o pantallas o refuerzos del escenario.

¿Hay algún otro obstáculo que se haya presentado?

Bueno, buscamos que haya un balance entre el número de eventos musicales y culturales. Estamos conscientes de que los eventos musicales son los que exacerban un poco más a la ciudad. Ahí apreciamos y agradecemos enormemente el apoyo de las autoridades porque permiten que el orden se mantenga. La habilitación del puente nos ayudó a que entre y salga gente directamente del puente. Eso disminuye el número de vehículos que tienen que llegar. Tenemos un estacionamiento para 700 vehículos y un convenio con Cabify que permite que los taxis también evacúen gente. Y tenemos para cada evento entre 10 y 20 buses gratuitos para hacer un circuito que saque gente de Arena 1 y lo lleve hasta San Miguel, hasta La Marina. De tal manera que tratamos de contribuir a aminorar el impacto de un concierto. Tambien queremos organizar ferias, convenciones y eventos corporativos, que igual nutren a la ciudad y dan una oportunidad de muchísimas fuentes de trabajo. Si nos ponemos a pensar, para armar un evento necesitas los técnicos de sonido, de iluminación, de pantallas, la gente que maneja toda la parte de energía, la gente que trae los baños y la limpieza, ¿cuánta gente se contrata para limpieza, la gente que produce y comercializa alimentos, cuidando todos los estándares de salubridad? Son miles de personas de una industria que hoy por hoy tiene dos venues en la Costa Verde. Hay un par de venues más chicos en el centro de Lima, están los dos estadios que a veces funcionan y a veces no, porque la prioridad es el deporte, claro. Y paro de contar.

 – ¿Ustedes animarían hacer otro tipo de venue parecido a Arena 1?

Ese es el sueño del alcalde de San Miguel. Esa es la razón por la cual coincidimos en esta visión de hacer Arena 1 en San Miguel. A unos pocos kilómetros de nosotros hay otro bello recinto, en Costa 21. Y en el medio está legado. En algún momento lo que tenemos que lograr es que todo esto esté conectado internamente y exista una ciudadela de entretenimiento. Nuestra segunda etapa, que está por comenzar a finales de este año, va a dotar al espacio libre que tenemos en Arena 1 de un parque de diversiones cultural. No quiero adelantarlo porque es una nota per se dónde la educación, la cultura, el arte, sumado al entretenimiento y la gastronomía, el deporte, van a estar muy cerca. Entonces, si llegamos a juntar todo esto, por supuesto que se puede hacer un Viña de Mar, uno Lollapalooza, en fin, todos los megafestivales. Quisiera hacer un llamado a las autoridades para que entiendan que la cultura es importante. Lima tiene una carencia de suficientes espacios en donde se pueden desarrollar estas actividades. Es una industria que da mucho empleo y que más bien deberían buscar colaborar para que esto se consolide y se desarrolle aún más.