Asesino brasilero recibió 128 años de prisión por sus crímenes

0
126
Rodrigues Filho
Rodrigues Filho

Pedro Rodrigues Filho, asesino serial brasileño, conocido como Pedrinho Matador en su país; se hizo conocido por la condena de 128 años que le impuso la justicia brasileña por el asesinato de 71 de personas, en 1973.

Asesinó a 71 personas y a 43 de sus víctimas las mató cuando estuvo en prisión

Lo curioso es que las víctimas que escogía eran, generalmente, criminales cuyos delitos eran impunes. Filho tenía un alto sentido de justicia, por lo que buscaba asesinar a aquellas personas que él consideraba moralmente inferiores.

Cuando cumplió su condena, en el 2003 (ya que el sistema judicial brasileño no permite que una persona pase más de 30 años en la cárcel), no sabían si liberarlo o mantenerlo en prisión; debido a que, durante su condena, había asesinado a más de 50 criminales, incluyendo a su propio padre. Por ello, fue enjuiciado nuevamente y sentenciado con 945 años de cárcel, la pena más alta de la historia de Hispanoamérica.

En el 2007 salió finalmente en libertad, por temas estrictamente legales, y actualmente se encuentre libre.

Leer también [Marido mató a golpes a Julia Wallace pero nunca fue a prisión]

CADENA DE MUERTES

Pedro Rodrigues Filho (Santa Rita do Sapucaí, Minas Gerais, 17 de julio de 1954), conocido como Pedrinho Matador, es un asesino en serie brasileño que entre 1967 y 2003 mató a 71 personas, incluyendo a 43 reos cuando ya estaba en prisión.

Pedrinho Matador perseguía y mataba a narcotraficantes, violadores, asesinos y pedófilos. Tiene mucho en común con el escurridizo asesino en serie de Miami, conocido como “El carnicero de Bay Harbor”: también provenía de una familia disfuncional y comenzó con sus horrores siendo muy joven.

La madre durante el embarazo de Pedro recibió una golpiza tan severa que bebé sufrió una lesión en el cráneo producto de una patada en el vientre que le dio su padre. En este complicado contexto, nunca fue a la escuela y comenzó su vida en el crimen a los 14 años. Aprendió a leer ya en la cárcel.

EL COMIENZO DE UNA VIDA DELICTUAL

En la entrevista de la Revista Época, Pedro contó que la primera vez que sintió ganas de matar fue a los 13 años, cuando tuvo una pelea con su primo mayor. En esa oportunidad, lo empujó a una prensa de caña de azúcar. Casi lo asesina.

A los 14 años cometió su primer asesinato: mató al alcalde de la ciudad después de que su padre fuera despedido de su puesto de vigilante de una escuela bajo sospecha de robar comida del almuerzo.

Su deseo de venganza se extendió también al hombre que Pedro pensaba que era el verdadero responsable del robo. A ambos les disparó con la escopeta de su abuelo.

Posteriormente, huyó a Mogi das Cruzes, en el Gran São Paulo donde comenzó a robar narcos y matar a traficantes.

LOS DELITOS

Pronto conoció a María Aparecida Olympia, apodada Botinha, y luego de que floreciera el amor, comenzaron a vivir juntos. Botinha quedó embarazada, pero perdió al bebé cuando fue ejecutada por el líder de una pandilla rival. Rodrigues logró escapar para cobrar venganza.

Enfurecido por esto, Filho cometió una masacre durante una boda organizada por el líder de la pandilla, donde él y algunos amigos mataron brutalmente a siete personas e hirieron a otras 16.

Meses después de la masacre, descubrió que el novio de su prima favorita la había dejado embarazada, pero que se había negado a casarse con ella; y le disparó en venganza.

Más tarde, Filho se enteró de que su padre estaba en prisión por asesinar y descuartizar a su madre con un machete. Pedro Rodriguez Filho visitó a su padre en la cárcel y lo mató de 22 puñaladas. Después del asesinato, le arrancó el corazón y le dio una mordida.

HOMICIDIOS EN PRISIÓN

Rodriguez Filho continuó asesinando a muchos criminales y finalmente fue arrestado el 24 de mayo de 1973. Después de su arresto, Pedrinho fue puesto en un automóvil con otro criminal, un violador, a quien asesinó más tarde.

Durante su encarcelamiento, continuó matando a personas en prisión, cobrando la vida de 47 reclusos. A veces mataba a los presos por su pasado como asesino de criminales, lo que provocó que la mayoría de la población carcelaria lo odiara.

En un ataque de otros reclusos, Pedrinho Rodriguez Filho fue emboscado. Sin embargo, el plan no salió según lo esperado y mató a tres de sus atacantes e hirió a los otros dos.

PUESTO EN LIBERTAD

Filho casi fue liberado de prisión en 2003, pero la solicitud de liberación fue rechazada debido a sus asesinatos dentro de la prisión.

Fue puesto en libertad oficialmente el 24 de abril de 2007, pero fue arrestado nuevamente en su casa el 15 de septiembre de 2011 y condenado por disturbios y encarcelamiento falso.

Admitió que su única motivación para ser liberado fue el hecho de que tenía una novia fuera de la cárcel. Posteriormente fue sentenciado a 128 años de prisión por estos cargos.

Debido a que Brasil derogó el decreto que declara que los psicópatas diagnosticados pueden ser detenidos indefinidamente, y el hecho de que la pena máxima de prisión de Brasil es de 30 años, Pedrinho Matador fue puesto en libertad en 2018, tras 42 años de cárcel.

Hoy, a los 67 años y fuera de los muros de hormigón de la Penitenciaría de São Paulo, se convirtió en orador, lanzó un libro y tiene un documental.

Además, cuenta con 184.000 suscriptores en su canal de YouTube (PedrinhoEXMatadorePabloSilva), donde comenta sobre delitos cometidos por otros. Recientemente, habló sobre la masacre de Ceilândia.