Una ola de frío extremo, con temperaturas alcanzando los 30 grados bajo cero, afecta a los Estados Unidos

0
514
Determinadas áreas del noroeste de Estados Unidos se encontraban en estado de alerta por una tormenta de hielo que se preveía hasta la mañana del miércoles.
Determinadas áreas del noroeste de Estados Unidos se encontraban en estado de alerta por una tormenta de hielo que se preveía hasta la mañana del miércoles.

Las autoridades se vieron obligadas a tomar medidas drásticas, incluyendo el cierre de escuelas, restricciones en el servicio de autobuses y la apertura de refugios, como respuesta a la ola de frío extremo

Estas acciones se implementaron con el objetivo de salvaguardar la seguridad y el bienestar de la población frente a las condiciones climáticas adversas.

Determinadas áreas del noroeste de Estados Unidos se encontraban en estado de alerta por una tormenta de hielo que se preveía hasta la mañana del miércoles. Esta situación planteaba la amenaza de agravar los perjuicios ya causados por un sistema invernal robusto que impactó la región de manera significativa durante el pasado fin de semana. Las autoridades estaban atentas a la evolución de esta tormenta de hielo, que podría incrementar los desafíos y las dificultades enfrentadas por las comunidades afectadas.

En la región suroeste del estado de Washington y el oeste de Oregon, que abarca ciudades como Portland, Salem y Eugene, se pronostica una acumulación de hielo que oscilará entre 6 y 25 milímetros, equivalente a 0.25 a 1 pulgada. Para el área de Seattle, se esperaba la presencia de lluvia helada.

Numerosos centros educativos permanecieron cerrados, se limitó la circulación de autobuses y se abrieron refugios para personas sin hogar. Las autoridades emitieron advertencias sobre las precarias condiciones de las carreteras y la posibilidad de nuevos cortes de energía, mientras equipos de trabajadores se esforzaban por restablecer el servicio para miles de usuarios que llevaban días sin electricidad.

Este pronóstico coincide con un período de clima extremadamente frío que afecta a gran parte de Estados Unidos, poniendo en riesgo el suministro eléctrico en algunas áreas. El martes, se experimentaron temperaturas gélidas en las Rocosas, las Grandes Llanuras y el centro-norte del país, con una sensación térmica de -34,4 grados Celsius (-30 Fahrenheit) que se extendió hasta la mitad del valle del Mississippi. En la costa este, ciudades como Nueva York y Filadelfia fueron testigos de fuertes nevadas.

Te puede interesar:

Putin usará el invierno boreal para dejar morir de hambre y frío a ucranianos