Ucrania rechaza el ultimátum ruso para entregar Mariúpol

0
725
Mariúpol
Mariúpol

El Gobierno de Ucrania y las autoridades locales de Mariúpol han rechazado entregar las armas del Ejército y abandonar la asediada ciudad, tal y como exige el ultimátum que Rusia ha lanzado el pasado domingo a las autoridades de la ciudad.

Esperaban que las organizaciones internacionales comenzaran a presionar a Ucrania dijo la viceprimera ministra de Ucrania.

La viceprimera ministra de Ucrania y ministra para la Reintegración de los Territorios Ocupados Temporalmente, Irina Vereshchuk, ha mostrado su rechazo a la propuesta rusa de entregar la ciudad de Mariúpol, después de recibir por parte de Rusia una carta de ocho páginas donde se condiciona la evacuación de civiles a que el Ejército ucraniano abandone la ciudad, según ha explicado.

«Son 8 páginas con un regreso a la historia y otro delirio. Enviaron la misma carta a la ONU, al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y esperaban que las organizaciones internacionales reaccionaran y comenzaran a presionar a Ucrania. Esto no sucederá, ya que el CICR y la ONU entienden que es una manipulación de Rusia y que está tomando personas como rehenes», ha asegurado Vereshchuk.

Por su parte, Ucrania ha exigido al Ejército ruso que «abra inmediatamente» un corredor para evacuar a civiles y poder llevarlos a la región de Zaporiyia, que está bajo control ucraniano, sin condicionarlo a la entrega de armas de las tropas que defienden la ciudad.

Leer también [Comisión de Fiscalización cita a Hugo Chávez]

«No podemos hablar sobre la entrega de armas. Ya hemos informado a la parte rusa al respecto», ha detallado la vice primera ministra, que ha explicado que ha escrito a las tropas rusas pidiendo «simplemente» abrir el corredor «en lugar de pasar tiempo escribiendo una carta de ocho páginas».

Asimismo, Vereshchuk ha acusado a las tropas rusas de secuestras y mandar a orfanatos rusos a 350 niños sin posibilidad de que las autoridades ucranianas mantengan la custodia de los mismos, algo que, la vice primera ministra ha calificado de “terrorismo”.