Reparto desigual de vacunas es uno de los motivos del surgimiento de la variante Ómicron

0
150
Tedros Adhanom Ghebreyesus
Tedros Adhanom Ghebreyesus

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, subrayó que la emergencia global por la nueva variante ómicron del coronavirus pone en evidencia que la crisis sanitaria mundial no ha terminado y la situación sigue siendo peligrosa y precaria.

África tiene sólo el 11% de su población inmunizada

Es un recuerdo más de que aunque algunos piensen que la COVID ha terminado, no es así, seguimos viviendo ciclos de pánico y olvido en los que avances conseguidos con gran esfuerzo pueden perderse”, señaló Tedros en la inauguración de una asamblea extraordinaria de la OMS para negociar un tratado de preparación ante pandemias.

El experto etíope afirmó que Sudáfrica y Botsuana, los primeros países que reportaron casos de la nueva variante, “debería ser agradecidos por ello, no penalizados”, en el sentido de que numerosos gobiernos han suspendido los enlaces aéreos con ésos y otros territorios de África austral.

El sistema actual desincentiva que los países alerten a otros de posibles amenazas”, lamentó Tedros a la vista de lo ocurrido con esos países, señalando que “eso demuestra que el mundo necesita un nuevo acuerdo de preparación para pandemias” en el que estas problemáticas cuestiones sean corregidas.

CoronavirusEl director general afirmó que todavía no se sabe si la variante ómicron está asociada a una mayor facilidad de contagio o reinfección, a casos más graves o a mayor resistencia a las vacunas, aunque subrayó que “científicos de todo el mundo están trabajando contrarreloj para responder a estas cuestiones”.

Añadió que “el mundo no debería necesitar una llamada de atención” como la que ha generado la variante para seguir alerta en una crisis que “pone a prueba la habilidad del mundo para prevenir y responder a futuras pandemias”.

Tedros destacó que la desigualdad en el reparto de vacunas sigue demostrando los errores de gestión en la actual pandemia, en la que “el 80 por ciento de las dosis en el mundo han ido a los países del g20″.

Leer también [Se emite una alerta epidemiológica por aumento de casos de Covid-19]

Los países de bajos ingresos, en su mayoría en África, apenas han recibido el 0,6 por ciento de todas las vacunas”, lamentó, advirtiendo que más de un centenar de naciones no han logrado aún el objetivo de inmunizar al menos un 40 % de su población, algo que la OMS quería lograr en todos los territorios antes de fin de año.

”Entendemos que cada gobierno tiene la responsabilidad de proteger a su gente, es natural, pero la igualdad en el reparto de vacunas no es un acto benéfico, es algo que interesa a todos los países porque ninguno puede salir de esta pandemia solo”, aseguró.

”Mientras continúe la desigualdad en las vacunas el virus tendrá oportunidades para extenderse y evolucionar en formas que no podemos predecir o prevenir”, advirtió el máximo responsable de la OMS.

 

VARIANTE RIESGO MUY ALTO PARA EL MUNDO

 La nueva variante ómicron del coronavirus presenta “un riesgo muy elevado” para el mundo, advirtió este lunes la Organización Mundial de la Salud (OMS) subrayando que hay todavía muchas incógnitas sobre esta variante, especialmente sobre el peligro real que representa.

La agencia de salud de la ONU dijo que la cepa del coronavirus descubierta por primera vez en el sur de África era una “variante muy divergente con un alto número de mutaciones, algunas de las cuales son preocupantes y pueden estar asociadas con un potencial de escape inmunológico y una mayor transmisibilidad”.

La probabilidad de una mayor propagación potencial de Omicron a nivel mundial es alta”, advirtió la OMS en una nota técnica.

Hasta la fecha, no se han reportado muertes relacionadas con la variante Omicron, agregó.

Pero incluso si la nueva variante no resulta más peligrosa o mortal que las anteriores, si se propaga más fácilmente provocará más casos y más presión en los sistemas de salud y, por lo tanto, más muertes, dijo la organización.

Si se produce otro aumento importante de Covid-19 impulsado por Omicron, las consecuencias pueden ser graves”, dijo, y concluyó que “el riesgo global general relacionado con la nueva variante de preocupación Omicron se evalúa como muy alto”.

Las incógnitas sobre esta variante siguen siendo numerosas, advierte sin embargo la organización: su contagiosidad, y si ésta es inherente a las mutaciones constatadas o al hecho de que la variante elude la respuesta inmunitaria; el nivel de protección de las vacunas anticovid existentes, y la gravedad de la enfermedad, es decir si la variante causa síntomas más graves.

La OMS dijo que los países deberían mejorar su vigilancia para tratar de obtener una visión general clara de dónde y qué tan rápido se está propagando.

También instó a la vacunación acelerada contra la Covid, especialmente entre las poblaciones vulnerables que aún no han recibido ninguna vacuna.

Pero advirtió contra la imposición de prohibiciones de viaje, por temor a que bloquear los viajes desde países donde se detectan nuevas variantes por primera vez podría ser injusto y disuadir la vigilancia.

Con la variante Omicron ahora detectada en varias regiones del mundo, la implementación de prohibiciones de viaje dirigidas a África ataca la solidaridad global”, dijo el director regional de la OMS, Matshidiso Moeti.

Una lista creciente de países ya ha impuesto restricciones de viaje en el sur de África, incluidos Gran Bretaña, Indonesia, Kuwait, los Países Bajos, Qatar, Arabia Saudita y los Estados Unidos.