¿Quién mató a la bella Lucy Smith?

0
45
Lucy Smith
Lucy Smith

Han pasado setenta años y las causas de su muerte siguen siendo un misterio. Lucy Smith es la protagonista de un vals que hicieran famoso Los Embajadores Criollos, pero las nuevas generaciones ignoran quién fue. ¿Crimen pasional? ¿Suicidio? ¿O accidente? La policía de inicios de los 50 no pudo resolver el caso, que hasta hoy despierta curiosidad. El novio sigue siendo el principal sospechoso.

Los Embajadores Criollos se inspiraron en bella artista y le compusieron un vals

De madre boliviana y padre peruano, Lucy Smith Armer había nacido el 6 de junio de 1927 en La Paz. La familia decidió trasladarse a Lima cuando la niña tenía 3 años de edad.

Su muerte nunca se aclaró y, ni su novio ni el chofer del auto desde donde cayó, fueron sentenciados

Desde pequeña, Lucy deslumbró con su voz y sus dotes de artista. A los 9 años ganó un concurso organizado por Radio Internacional y debutó oficialmente en el programa Radio Club Infantil, conducido por Maruja Venegas, quien buscaba nuevos talentos.

Radio teatro

Lucy Smith

El teléfono de la radio no paraba de sonar. Llamaban para felicitarla y pedir que no dejen de presentar a “La vocecita de oro”. Otros llegaron para esperar su salida, ovacionarla y pedirle autógrafos.

Fue tan meteórico y rutilante su éxito, que Lucy formó su propia compañía y la llamó Radio Teatro Smith. Por esas épocas también brillaban Jesús Vásquez, Alicia Lizárraga, Esther Granados y otras figuras emblemáticas de la música criolla.

Un tal Carlos Espinoza, una suerte de gigoló que vivía cerca de la radio, puso sus ojos en ella y empezó a cortejarla. Lucy no tardó en caer en sus brazos y lo amó intensamente.

Cuando la relación ya estaba avanzada, el tipo se volvió indiferente y hasta tosco con ella. Por eso, el romance no era bien visto por los compañeros de Lucy.

Día fatal

Sepelio de Lucy Smith
Sepelio de Lucy Smith

La fatalidad empezó el 31 de diciembre de 1949. Lucy se despidió de sus compañeros en la radio y se fue a recibir el Año Nuevo con sus padres en su casa del jirón Leticia, cerca del Parque Universitario.

Luego de la 1 de la madrugada, Lucy y su enamorado Carlos partieron a una fastuosa fiesta que se celebraba en el Country Club de San Isidro. En el local fue recibida como estrella y todos se querían tomar una foto con ella. Sin embargo, su compañero se mostraba esquivo a los flashes de los fotógrafos.

En ese ajetreo, Lucy se encontró con Willy Delgado, un exenamorado al que no veía hacía tiempo. El joven la invitó a bailar y ella aceptó.

De pronto apareció Carlos Espinoza y le lanzó un furibundo derechazo a Willy. Se armó una trifulca en el salón de baile y Lucy entró en shock.

Carlos y Lucy forcejearon y, rodeados por los mozos y los demás asistentes, avanzaron hasta la puerta. La pareja abordó el taxi Chevrolet modelo 1936, que era conducido por Nicolás Rimachi Morales.

Detenidos

En el carro siguieron los jaloneos. Ella quería que la lleven a su casa y Carlos insistía en ir a la suya. Mientras el auto seguía en marcha, fortuitamente se abrió la puerta y Lucy cayó a la pista en la calle Guillermo Marconi, en San Isidro.

La subieron al auto y el chofer se detuvo en la Asistencia Pública, que funcionaba en el jirón Washington. Carlos la registró con el nombre falso de Lucía Gonzales y, dada su gravedad, la llevó luego al hospital Dos de Mayo.

De allí llamó a la madre de Lucy, quien llegó a los pocos minutos y trasladó a su hija a la clínica Maison de Santé. Ya era demasiado tarde, la joven artista murió a las 4.30 de la tarde. El parte médico indicaba: traumatismo encéfalo craneano ocasionado por precipitación violenta.

La policía recibió dos versiones de los hechos. El taxista dijo que había sido un accidente, pero Carlos adujo que Lucy se lanzó con la intención de suicidarse. Incluso llegó a mencionarse que habrían intentado violarla y por eso se tiró del vehículo. Ambos quedaron detenidos en la comisaría de Orrantia del Mar y luego fueron conducidos a la Dirección de Investigaciones. Semanas después quedaron libres y nunca más prestaron declaración del caso. La muerte de Lucy Smith quedó impune.

“Lucy Smith” – Los Embajadores Criollos

¡Qué tristeza y qué dolor,
siento yo en mi corazón!
Al saber la desaparición
de la estrella de la radio,
que en vida se llamó: Lucy Smith.

En las alas del misterio
emprendiste raudo vuelo;
la aurora parecía, salpicada de tristezas,
el sol con sus rayos de oro, al cielo se la llevó…
En el cielo hay una estrella, una estrella muy hermosa
que en la tierra deja seres que no cesan de llorar…