Mujer de 69 años viajó gratis por todo el mundo durante 19 años

0
60
Marilyn Hartman
Marilyn Hartman

Marilyn Hartman (69) es una mujer mayor estadounidense de apariencia amable y tranquila que pasó los últimos 19 años viajando gratis en aviones a varias partes del mundo. Sin embargo, sus engaños fueron descubiertos para finalmente capturarla en el Aeropuerto Internacional O’Hare sin opción a fianza.

La detuvieron cinco veces en total desde 2014. En 2019, se salvó de permanecer presa por ser una persona vulnerable a la COVID-19

Tras su captura, la indefensa adulta no se consideraba como una “mente maestra del crimen”. Conoce todos los trucos para poder tomar vuelos sin necesidad de gastar dinero. Si algo le salía mal, solo atinaba a sonreír y pedir disculpas por equivocarse para volver a intentarlo hasta que le salta todo bien.

Empezó en el año 2002, cuando los controles se intensificaron debido a la tragedia de las Torres Gemelas en 2001. Pese a ello, se las ingenió para poder subirse a los vehículos. Caminaba entre los demás pasajeros hasta pasar los controles necesarios para llegar a la sale de espera y continuar con su plan.

Acto seguido,transitaba por la aeronave y agarraba uno de los asientos que ella pensaba que no usaría ninguna persona, en esos momentos esperaba a que el viaje transcurra tranquilo. “La primera vez que pude pasar, volé desde Chicago a Copenhague… La segunda vez que volé a París”, detalló Marilyn.

Leer también [El Papa baja el sueldo a los religiosos en el Vaticano]

Con su astucia pudo acceder a unos 30 viajes en total. En Estados Unidos pudo llegar a estados como Seattle, Phoenix, Filadelfia, Jacksonville, entre otros. Sin embargo, desde hace siete años se encuentra bajo la mira de las autoridades, quienes le dieron medidas de libertad condicional, las cuales violó.

Lo que tengo que decir es que nunca he podido subirme a un avión sola. Siempre me dejaron pasar. Me refiero a que pude pasar por las líneas de seguridad sin una tarjeta de embarque“, contó la anciana con mucha inocencia, pero eso no le servirá para evitar que pague por sus cuestionables actitudes.

Su primera intervención ocurrió en 2014

Durante 12 años seguidos no tuvo ningún inconveniente con la justicia hasta que llegó el mes de agosto de 2014. Los responsables del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles la detuvieron porque la ampayaron luego de tomar un vuelo desde San José hin haber comprado un boleto por el servicio.

El juez de su caso la dejó en libertad condicional por tratarse una mujer mayor y un delito no tan grave. Marilyn no había aprendido la lección. Al día siguiente volvió a ingresar a un avión sin pagar y nuevamente la descubrieron, por lo que la justicia ordenó que pase seis meses de prisión para que escarmiente.

Su tercera intervención se produjo cuando ella viajó de Minnesota a Florida, pero la policía no la detuvo en el aeropuerto. Esperaron a que la fémina acuda hasta un hotel de lujo, procedió a registrarse y en esos momentos montaron el operativo por acusación de suplantación de identidad, entre otros delitos.

Pidió disculpas, pero no eran del todo verdaderas. Cuatro años después la detuvieron en el aeropuerto de Heathrow, Inglaterra. Los oficiales solo atinaron a devolverla a casa y la sentenciaron a 18 meses de libertad condicional y asesoramiento sobre salud mental para evitar que siga con sus malas mañas.

Durante el mes de octubre de 2019 ocurrió lo mismo en O’Hare, Chicago. No contaba con ningún boleto y no respetó la libertad condicional. Se le ordenó permanecer en una prisión sin derecho a fianza, pero la pandemia de la COVID-19 la salvó porque se trataba de una persona vulnerable por la edad.

Admiran la simplicidad con la que operaba

Para Jeff Price, experto en seguridad de la aviación, es “alucinante” que la detenida pueda continuar con sus fechorías una y otra vez. Más aún porque ella se basa en la simplicidad ante grades equipos tecnológicos de seguridad que tienen los aeropuertos en Estados Unidos.

Son los tipos de planes poco sofisticados que suelen ser los más exitosos“., comentó sobre el modus operandi de Marilyn Hartman. Fue por el rastreador geográfico del monitor electrónico que lleva en el arresto domiciliario que las autoridades la descubrieron el martes pasado.

Soy bipolar. Y esto es algo que he rechazado durante años. Cuando tomé el avión, no estaba feliz. No estaba ‘Oh, voy aquí o allá’, en realidad estaba en un estado mental deprimido… Quiero la oportunidad de disculparme con las personas que he lastimado”, aseguró la mujer.